0
Publicado el 26 Junio, 2015 por Caridad Carro Bello en En Cuba
 
 

Agricultura con vientos a favor

Se trabaja por el autoabastecimiento en varias producciones.

El programa de desarrollo de la Isla de la Juventud prevé el autoabastecimiento del territorio en varias producciones, incluidas las hortalizas

Por CARIDAD CARROBELLO
Fotos MARTHA VECINO

Todos llegan temprano y se hace silencio alrededor de una mesa ovalada. Los clic de la cámara fotográfica “rompen el hielo” entre los asistentes al encuentro solicitado por los reporteros de BOHEMIA.

Ramón Mirabal, director de la Empresa de Logística perteneciente al Ministerio de la Agricultura, ha convocado a su grupo de dirección para explicar cómo se desarrolla en la Isla de la Juventud la venta de insumos sin subsidio a los productores agropecuarios.

Aclara que este experimento empezó en este municipio especial el 2 de junio de 2014 y tuvo como antecedente otra experiencia realizada en la provincia de Sancti Spíritus, con el fin de acercar los recursos a la base productiva.

“Nosotros hicimos primero una localización de las cooperativas y demás entidades agrícolas, para luego establecer las unidades comerciales en cada lugar donde las primeras se concentraran.

Decidimos abrir tres centros: uno en Gerona, otro en La Fe y el tercero en La Demajagua. De conjunto atienden a 25 bases productivas, más las dos empresas agropecuarias del territorio.

“Hoy se comercializan en estos lugares: piensos, productos agroquímicos, neumáticos de tractores y de otros equipos dedicados a la labor en el campo, botas de cuero y de goma, camisas y pantalones de trabajo, alambre de púas, sacos, cajas plásticas, sogas, guantes, mochilas de fumigación, partes y piezas de tractores, entre otras ofertas.

“A esos centros se destinan también elaboraciones y servicios de instituciones de la agricultura como Labiofam, y las empresas de Sanidad Vegetal, y de Semillas, para así cubrir diversas necesidades de los productores”.

Cuentas favorables

Punto de venta de insumos agrícolasHay un despegue en las ventas directas de los insumos por parte de la Empresa de Logística. De enero a mayo de 2014, la entidad registró cinco millones de pesos como resultado de la comercialización; a partir de junio y hasta abril del presente año, la cifra creció hasta sobrepasar los 36 millones.

Explica Mirabal que, aunque ese resultado lo deben al incremento de los precios de algunos artículos, los agricultores opinan que no son tan caros: el machete y la lima cuestan diez pesos; una mochila, 97 pesos, y es de gran valor para el agricultor.

Sin embargo, otros productos resultan menos fáciles de adquirir debido a su alto costo, como por ejemplo el fertilizante. Pero hay varias facilidades para obtenerlos.

“Se da la posibilidad de que el productor compre en efectivo, en moneda nacional. Antes en las tiendas de este tipo solo se admitían cheques o transferencias de entidades; también está la opción de que, tanto las unidades productoras como las personas naturales, pueden operar con un cheque bancario.

“A nuestras tiendas tienen acceso las Cooperativas de Créditos y Servicios (CCS), Cooperativas de Producción Agropecuaria (CPA), Unidades Básicas de Producción Cooperativa (UBPC), granjas, y cualquier individuo que posea el certifico de tenencia de tierra.

“Para adquirir fertilizantes o productos químicos con el fin de combatir las plagas, es preciso presentar la recomendación de los especialistas de suelos o de control de sanidad vegetal, respectivamente. Y en el caso de los medicamentos para los animales se requiere presentar la receta del veterinario”, aclara Mirabal.

Pero el experimento en el municipio especial no consiste solo en vender insumos, sino en cubrir el máximo de las necesidades agropecuarias. Y al respecto el director de la Empresa de Logística sugiere visitar la Unidad Empresarial de Base (UEB) Libertad de América, además del centro donde realizan los análisis de suelos y los controles de sanidad vegetal.

Resucitar “dinosaurios”

El trabajo se prepara con tiempo de antelación y adecuadamente

“Captamos la demanda de un año hacia otro, y así vamos conociendo con antelación cuáles son los productos solicitados por los agricultores”, aseguran directivos de la Empresa de Logística

Lucido Durán Vargas está al frente de la UEB Libertad de América. “Aquí brindamos 28 servicios. Tenemos un taller de reparación de equipos ligeros y pesados y otro de maquinado, así como el de pailería para la rehabilitación de gradas y otros implementos de roturación de tierra.

“Contamos con una brigada de servicios técnicos especializados que va hasta las formas productivas para montar o reparar los termos de refrigeración de la leche, las máquinas de riego, los molinos de viento, las cercas eléctricas”, precisa.

El sol del mediodía castiga bien fuerte. Pero Durán no cree en el calor que el astro rey genera, y luego de pasar por delante de los equipos recién llegados mediante el programa Más Alimentos, dirigido a potenciar la producción de granos en el país, propone recorrer todos los talleres.

Como en la obra literaria Viaje a la semilla, queda atrás el futuro representado por la moderna tecnología y de pronto se da vuelta hacia el pasado. Un tractor 892, de no se sabe cuántos años de antigüedad, recibe atenciones de José Luis Varona, mecánico, y de Yornadi Aguilar, operador, quienes aseguran devolverlo pronto “listo para la pelea”.

El esfuerzo de resucitar a este “dinosaurio” de los campos no es único. “Aquí contamos con compañeros innovadores muy valiosos; hace poco pusieron de alta una grada pesada. Se le hizo también una adaptación a una picadora T150K, la cual requería de un rodamiento difícil de resolver y se le ajustó otro gracias a la creatividad de los trabajadores”, añade el jefe de la UEB.

Muy cerca del taller de reparación de equipos ligeros y pesados se encuentra el de maquinado, donde el cliente Efraín Julián, de la empresa ganadera del territorio, observa cómo un equipo esculpe el platillo solicitado para una turbina de riego. Dice que sus encargos siempre los hace a este taller por la calidad y la rapidez del trabajo.

A los productores les ofertan insumos y les prestan servicios

A los productores, además de ofertarles insumos, se les brindan servicios como los realizados en los talleres de la UEB Libertad de América

Roberto Córdova, jefe de maquinado, señala que el centro brinda servicios a la agricultura y a otras entidades. “Hicimos recientemente 300 tuercas con 300 tornillos para la empresa de acueducto, porque se están renovando las redes hidráulicas en la Isla de la Juventud”, ejemplifica.

Por su parte, el responsable del taller de pailería, Rafael Córdova, expresa que en su área reparan y dan mantenimiento a implementos agrícolas como gradas y arados.

“Aquí se presentan muchos problemas con los rodamientos y piezas; por lo tanto, ya estamos acostumbrados a crear aditamentos y hacer otras innovaciones para estos equipos, que en su mayoría datan de los años 70, 80, y más viejos aún”.

El también presidente de la organización de base de la Asociación Nacional Innovadores y Racionalizadores (ANIR) en la UEB, añade con orgullo: “Contamos con 56 trabajadores asociados, quienes se dedican a resolver cualquier tipo de problema en los talleres. En 2014 le ahorraron a la empresa más de 300 mil dólares”.

Entre la tierra y las hojas

Asesoría por parte del personal calificado

Especialistas de sanidad vegetal determinan qué enfermedades padecen los cultivos y aconsejan las sustancias para aplicar

En un laboratorio, luego de estudiar una muestra de suelos, varios especialistas valoran los posibles abonos orgánicos que recomendarán a un campesino con tierras de textura arenosa y baja fertilidad.

Antes el territorio pinero no contaba con un complejo de prestación de servicios como este, por lo que los análisis debían hacerlos en la provincia de Pinar del Río, y los resultados demoraban un buen tiempo.

Manuel Ángel Aguilar, especialista de suelos, refiere que ahora los análisis solo tardan 15 días, y no solo sirven para determinar cuáles fertilizantes (químicos o biológicos) se aplicarán, sino también en qué cantidad y con qué frecuencia deben emplearlos los agricultores. De este modo, los clientes salen beneficiados en lo económico, porque solo aplican la cantidad de productos recomendada. El muestreo se debe hacer cada tres o cuatro años.

Otra contribución a los productores se relaciona con los estudios de sanidad vegetal, actividad radicada en el mismo edificio. Una muchacha ataviada con bata blanca y guantes quirúrgicos aguza su mirada frente al microscopio. Debe detectar cuál plaga aqueja a una muestra de tabaco traída por un productor.

Adalberto Arrue apunta que en varios laboratorios trabajan especialistas en cada cosecha, así como en protección de las plantas de modo general. Añade que antes de la aplicación del experimento en la Isla de la Juventud, las unidades productivas completaron las plazas de los técnicos fitosanitarios; a estos se les capacitó y sus firmas fueron registradas en los tres centros comercializadores de insumos.

La calidad, aliada imprescindible

Los especialistas ayudan a determinar cuán fértiles son los suelos

Entre las ayudas brindadas a los productores está determinar el nivel de fertilidad de los suelos. Este equipo informa sobre la cantidad de fósforo presente en la muestra

Algunas cosas deben mejorar todavía, a juicio de quienes asisten a los centros de ventas de insumos agrícolas. El campesino Genny Columbié opina que los frontiles y los yugos para los bueyes están muy caros; “no se van a vender nunca en la vida”, sentencia.

Por otra parte, Jorge Smith, presidente de la CCS Rodolfo Carballosa, dice que las baterías Taíno no han salido buenas; tampoco, las botas de agua con suelas amarillas. Otros productos sí tienen aceptación, valora.

Sobre la calidad de las nuevas ofertas, Iraudis Cosme, comprador general de la Empresa de Logística en el municipio especial, responde: “Los productos importados salen mejores que otros de producción nacional. Por ejemplo, las limas fabricadas en Guantánamo no pueden compararse en calidad con las traídas desde el exterior; y el machete elaborado en empresas de Acinox tiene mucho que mejorar para parecerse al brasileño.

“Las mochilas de fumigación tienen gran aceptación, al igual que el neumático con cámara, importados ambos; los clientes solo se quejan del otro tipo de goma sin cámara.

“Queremos hacer una buena comercialización, tanto de los productos comprados en otros países como de los cubanos. Pero la industria nacional debe saber que sus limas, machetes, picos, no gozan de buena reputación y por lo tanto necesita ser más competitiva.

Incrementos en las cosechas de tomates y frutas para la industria

En la agroindustria crecen las elaboraciones, gracias al incremento de las cosechas de tomates y frutas

“El pienso nacional recibe gran demanda, pero cuando en las fábricas del país no está completa la materia prima, se atrasa el abasto. El día en que se estabilice esta producción habrá que ofertar este producto por categorías específicas, de acuerdo con la etapa de crecimiento de cada tipo de animal”, acota Iraudis, recogiendo el sentir de muchos productores.

En el centro comercializador de Nueva Gerona, Yunior Infante y Darwin Fonseca, de la UBPC ganadera Carlos Reyes, sostienen que con el pienso porcino traído desde Batabanó no hay problemas. Pero otra es la situación cuando lo trasladan desde Cienfuegos: está vencido y provoca diarreas y muertes a los animales.

Yunior dice que su queja la puso en un acta suministrada por control de la calidad de la Empresa de Logística, con el compromiso de ocuparse del asunto. “Ese alimento animal a veces tiene hasta bichos, y lo venden al mismo precio que si estuviera bueno. Una tonelada de pienso porcino cuesta dos mil 260 pesos”.

Pero más en desventaja se declara Genny Columbié, campesino con tierras otorgadas en usufructo por el Decreto Ley 259. Él cría cerdos, y al no tener un convenio porcino con el Estado, le es imposible asegurar el alimento. Declara adquirirlo, dicho en buen cubano, “por la izquierda”.

“Los pequeños agricultores necesitamos que también nos vendan el pienso de manera legal; hoy tienen prioridad los productores bajo convenio y una parte de ellos mismos lo revende entre 150 y 200 pesos el saco, esa es la pura verdad”.

Oferta vs. demanda

Jorge Smith, presidente de CCS Rodolfo Carballosa (izquierda), junto al productor Ricardo Escobar

Jorge Smith, presidente de CCS Rodolfo Carballosa, y el productor Ricardo Escobar (a la derecha) sostienen que las crías porcinas mejoran con la compra directa de los piensos

Iraudis sostiene que es básico lograr una relación estrecha entre oferta y demanda, y a su lado Roberto González, director de la Unidad Empresarial de Base de Suministros Agropecuarios, agrega que en las asambleas de las formas productivas “estamos conociendo de primera mano las opiniones”.

Según ambos, hay muchos criterios favorables sobre las ventas sin subsidio. Pero es preciso hacer valer el contrato para reclamar la mayor calidad a los productores nacionales. A la par, se requiere una comunicación constante con ellos.

“Con el experimento vamos atando cabos. En un futuro, como parte del Programa de Desarrollo de la Isla de la Juventud, mejoraremos el servicio brindado hasta llegar incluso a la puerta de la finca, como decimos por aquí”, sostiene Iraudis.

Acota este especialista que “todavía nos falta la logística necesaria para evitar que los productores tengan que conseguir el transporte para comprar grandes volúmenes de pienso u otros artículos en los centros comercializadores, pero ya los clientes de La Demajagua no tienen que ir hasta Nueva Gerona, sino a la unidad de ventas de su zona, y eso es un avance”.

Impactos

En la cooperativa Rodolfo Carballosa han logrado ser más eficientes en el uso del pienso

En la cooperativa Rodolfo Carballosa se ha encontrado la fórmula de la eficiencia: ahora se gasta menos pienso por cada cerdo, y sin embargo los animales engordan más

Varios entrevistados coinciden en que se puede hablar de resultados, a pesar del corto tiempo transcurrido en la implementación del experimento de venta directa de insumos a los productores.

Mirabal busca entre sus documentos y dice: “La actividad porcina entregó el pasado año 300 toneladas de carne a comercio y gastronomía; también crecieron los acopios de leche de vaca, huevo y frijol. Solo ha faltado elevar las producciones en los cultivos varios. Hoy se trae el plátano y la malanga de otros lugares del país”.

Tomás Betancourt López, director general de la Empresa Agroindustrial de la Isla de la Juventud, destaca que, “al cierre de 2014, fue muy buena la cosecha en tomate: de 800 toneladas planificadas logramos mil 137; y este año también el acopio estuvo por encima.

“Aunque ha habido demora en la entrada de la materia prima para la elaboración de bidones y otros recipientes destinados a envasar el puré de tomate, estamos pensando suministrar las latas de 3.8 litros, y los bidones de 208 litros para la venta en las tiendas a partir de 2016.

“La comercialización habrá que rediseñarla, porque ya algunas producciones exceden el consumo. Es el caso del boniato: aportamos 12 contenedores para Pinar del Río, el turismo en la capital y Varadero”. Según Betancourt López, excepto en las otras cosechas vianderas ha habido un despertar; y de melón hay cinco mil toneladas planificadas este año, “y habrá para comer y para llevar”.

Los centros comerciales brindan asesoría

Los tres centros comerciales de la Isla de la Juventud cuentan con dos técnicos, uno agrónomo y otro veterinario, quienes capacitan y orientan a los clientes en sus compras

Señala además que a las personas se les está dando la tierra en usufructo por el Decreto Ley 300, y ya no tienen que preocuparse por los recursos para empezar a trabajar.

“Por lo tanto, considero que este es un buen año para la consolidación de la agricultura en nuestro municipio. El mayor despegue lo veremos a partir de 2016, pues con el proceso inversionista para el desarrollo tendremos más sistemas de riego, termos para la leche, maquinaria agrícola, entre otros. Estamos pensando además en el avance de la industria para procesar pulpas y conservas”.

Sobre la producción que más crece, la de cerdo, añade el directivo agroindustrial: “El plan para 2015 es de dos mil 700 toneladas. Aunque aún no satisface la demanda, pensamos que el incremento productivo nos permitirá mantener el precio de la libra entre 15 y 18 pesos”.

Con los productores

Para obtener una tonelada de carne porcina antes en la Isla de la Juventud se empleaban 4.8 toneladas de pienso y ahora solo 3.8; ya el animal logra un engorde estable y eso se debe al suministro estable del alimento. El dato lo aporta el director general de la Empresa Agroindustrial del municipio.

Para comprobarlo, los reporteros de BOHEMIA van hasta la CCS Rodolfo Carballosa. Con un enorme sombrero y pedaleando una bicicleta, nos recibe Jorge Smith, el presidente. “Desde que podemos comprar el pienso en los centros comercializadores, se ha logrado mayor eficiencia en el empleo del alimento. Aquí la alimentación de los cerdos mantiene una relación de menos de cuatro toneladas de pienso por una de carne.

“Nuestra cooperativa ha aumentado sus producciones de cerdo; en 2013 entregamos 80 toneladas; en 2014 el salto fue grande, unas 200. Tenemos metas más altas para el presente año”, sostiene Smith.

Gracias a esta bonanza, campesinos como Ricardo Escobar, de la misma CCS, ahora piensan en invertir para mejorar sus resultados. Este porcicultor tiene alrededor de 800 animales a los que cuida como oro y empezó a construir una nave para 150 reproductoras. Así va a sobrepasar las 300 toneladas de carne, sin tener que comprar la pre-ceba estatal.

Escobar lleva nueve años dedicado a la crianza de cerdos y también se destaca con los conejos. Considera que la vía para adquirir los medicamentos veterinarios se ha vuelto más engorrosa; antes era directamente con Labiofam, pero el trámite ahora se demora por la receta para poder comprar. Sin embargo, confía en que ese mecanismo “se irá engrasando lo más pronto posible”.

En el organopónico de cultivos semiprotegidos Las Celias, el administrador Marcelo Soto, y Yamisleidis Rodríguez, jefa de producción de la UEB granja urbana, informan que ellos compran insumos en los centros comercializadores.

Añade Yamisleidis: “La agricultura urbana está dentro del Plan de Desarrollo Integral del municipio, y se nos incluye en el experimento con el fin de obtener insumos como carretillas, botas, guatacas, mochilas de fumigación, ropa de trabajo, para los 24 organopónicos semiprotegidos y 16 huertos intensivos del territorio”.

¿Hay carne de puerco?

Hay un impacto positivo en la producción, pero aún quedan irregularidades

El experimento ha tenido un impacto positivo en la producción de carne de cerdo y en los precios, pero en el recorrido se pudo constatar que el abastecimiento no es permanente en algunos lugares y que existen mercados como este, donde se dice que ponen un monto en la tablilla pero cobran otro

En el mercado El Bosque no hay cerdo el día de la visita de los reporteros de BOHEMIA. Juan Victoriano Moya Castillo, administrador, asegura que allí traen derivados de res, carne de puerco en banda, en pernil, paleta, lomo y barrigada, carnero, conejo, y pollo.

Pero ¿por qué solo había jamonada ese domingo en la mañana? “El gobierno abastece a otros puntos de comercio, igual que a varios centros de trabajo”, justifica Moya, y explica que aquí la venta es controlada, para evitar el acaparamiento de los revendedores.

Pero Evidelia Pérez, consumidora, afirma que hace rato no ve cerdo en este lugar; solo jamón, jamonada y masa de carne de pollo. Roberto Moreno, otro vecino, precisa que el puerco no está abundante como se dice. Sonia Mustelier, jubilada, apunta que ha intentado comprarlo, y se ha dado por vencida.

“Grupitos de personas compran por sacos y luego nosotros no alcanzamos” -denuncia Sonia-, aunque el administrador del mercado, asegura que existe control.

En la placita El Berro, sí están en venta algunas piezas de cerdo y la población se apura para comprarlas. Claribel Serpa, subdirectora de Recursos Humanos en una consultoría jurídica, espera alcanzar al menos dos libras. “Esta oferta la ponen en la pizarra a 18 pesos pero te la cobran a 20 o a más. El Estado debería controlar que no existan irregularidades de este tipo por parte de los vendedores.

“Hoy con la familia en casa no hay otra salida que comprarlo a cualquier precio. He oído decir que en la Placita Micro 70 sí cobran 18 pesos y te pesan bien el cerdo, pero quién va hasta allá”, se lamenta Claribel.

Para seguir avanzando

La venta de medicamentos veterinarios es por receta médica.

Los medicamentos veterinarios requieren la presentación de la receta; es una disposición que precisamente pretende proteger la salud de los animales

Juan Manuel Escalona, vicepresidente del Consejo de la Administración Municipal Isla de la Juventud, atiende tanto el comercio como la actividad agroalimentaria.

Al narrarle lo visto en varios mercados, explica que en La Ideal, en el territorio 13 de Marzo, el cerdo está permanente. Pero otras placitas o puntos de venta son abastecidos por las cooperativas.

“Nosotros concentramos las ventas en las fiestas pineras, el inicio del verano y otras festividades; por eso en momentos intermedios como este no se ve mucho el producto, no obstante que para 2015 hay expectativas de sobrecumplir la cifra de entrega a la gastronomía y el comercio, que en 2014 fue de 300 toneladas.

“Cerdo hay, y lo que más se destaca es la rebaja de precio. A finales de 2014 se vendió durante 15 días a 16 pesos y hasta a 14. Pero la gente compraba para sacarlo del territorio, y tuvimos que regular esto en los aeropuertos y las embarcaciones, a solo una pieza de puerco y alrededor de 22 libras por persona”, añade.

Centro comercializador de la Isla de la Juventud.

La industria nacional deberá potenciar el surtido y la calidad de los productos que irán incorporando a estos centros comercializadores en el municipio especial

Dania Melba Hernández Ríos, directora de la Empresa de Producción de Alimentos, indica que en la industria procesadora hubo un impacto positivo con el incremento de la producción porcina. El peso promedio de los animales subió a 105 kilogramos en pie, alrededor de 25 más que en 2013.

“Y la frecuencia estable de la entrega ahora garantiza realizar el sacrificio de los animales hasta cuatro días a la semana. Por eso se instala en el matadero una caldera de mayor capacidad”.

Dania llama la atención sobre un punto antes neurálgico: “Lo único que podía frenar el incremento del cerdo era la refrigeración; ahora está a punto de realizarse una inversión para un pequeño túnel de congelación y una cámara de mantenimiento”.

Refiriéndose a otro tema, Escalona apunta que la mayor queja de los agricultores sobre el experimento de venta directa de insumos son los precios de los fertilizantes en relación con la ganancia que les dejan algunas cosechas, sobre todo de viandas. No están convencidos de la ventaja de gastar primero y resarcir la inversión obteniendo más producción, ni tampoco están acostumbrados a trabajar con créditos para los cultivos vianderos.

Agrega que el experimento ha tenido buen impacto en las crías de ovino-caprinos y de aves. Y concluye con una buena noticia: “Tenemos autorizada la venta directa de pollos de los diferentes productores en los mercados. Eso lo agradecerá mucho nuestro pueblo”.


Caridad Carro Bello

 
Caridad Carro Bello