0
Publicado el 29 Marzo, 2018 por Redacción Digital en Extraño
 
 

Un anciano era el jefe de los asaltabancos subterráneos

Capturada en Madrid la violenta banda de los cinco ladrones de las alcantarillas. Se trata, según la Policìa, de "conocidos y peligrosos" atracadores "extremadamente violentos"
Auto de la Policìa nacional española/ elpreiodico.com

(Foto: elperiodico.com)

Cualquiera podrìa pensar que un anciano de 76 años que se pasó la vida trabajando en el subsuelo de Madrid, era un viejito pacífico y abuirrido de su antiguo oficio de pocero. Pero en la realidad ese no es el caso de Antonio O. S., quien gracias a sus conocimientos del alcantarillado público planificó y ejecutó al frente de una peligrosa banda audaces robos a bancos, con escapes casi perfectos.

La labor del anciano expocero de profesión, y recalificado como asaltabancois era precisamente facilitar toda a información ecesaria sobre el subsuelo de Madrid, que concocía como la palma de su mano, para huir por el alcantarillado después de perpetrar los robos

Pero al que lo velan no escapa, y tras pacientes pesquisas la Policía española acaba de capturar a los cinco miembros de la violenta banda de los cinco ladrones de las alcantarillas

Según informa la Jefatura Superior de Policía, se trata de “conocidos y peligrosos” atracadores “extremadamente violentos” que han sido arrestados en Fuenlabrada, Humanes y en la capital y a los que se les atribuye el atraco en julio del año pasado a un banco en el madrileño barrio de Salamanca, cuando tras apoderarse de 50.000 euros huyeron con éxito por el alcantarillado.

La Policía recuerda que la banda accedió a ese banco a primera hora de la mañana a través de un enoorme huevoco que realizaron desde las alcantarillas municipales y una vez allí, esperaron a que llegara el primer empleado, pues habían estudiado durante semanas los horarios de los trabajadores.

Cuando  llegó el trabajador bancario, le intimidaron y obligaron a desconectar la alarma y desbloquear los retardos de los cajeros automáticos y cajas fuertes, lo que les permitió sustraer más de 50.000 euros de la entidad bancaria y huir nuevamente por el butrón, dejando al empleado maniatado con bridas para evitar que pidiera auxilio.

Pasados unos minutos, los atracadores se desplazaron por el alcantarillado de la ciudad hasta que estuvieron a una distancia lejana de la sucursal y allí salieron a la vía pública para no levantar sospechas y no ser detectados por la Policía.

Los ladrones habían llevado a cabo una “compleja preparación del atraco”, que incluyó vigilancias previas sobre la oficina objetivo y “un estudio pormenorizado” del alcantarillado público. También durante el desarrollo del robo, uno de los miembros se encargó de controlar el exterior del banco.

Después de meses de investigación, los agentes descubrieron que se trataba de cinco “conocidos y peligrosos” atracadores, ya que dos de ellos habían sido detenidos en el 2013 por idénticos hechos y dos estaban fugados de la cárcel y en busca y captura por diversos delitos.

Finalmente, los ladrones han sido detenidos en la ciudad de Madrid, Fuenlabrada y Humanes, donde también se registraron sus pisos y encontraron dos armas de fuego y abundante material para cometer el atraco, como un sistema hidráulico, mascarillas, guantes, gafas de protección, ganzúas y linternas.

Nada, que como ya se ha dicho, el crimen no paga. El viejo pocero y sus peligrosos compinches de asaltabancos subterráneos van a tener tiempo para comprenderlo.

(Con información de elPeriódico)


Redacción Digital

 
Redacción Digital