0
Publicado el 25 Agosto, 2020 por Irene Izquierdo en Galerías
 
 

Contrastes admirables de la Naturaleza

Para los cubanos, el fin de la semana anterior y el comienzo de esta, transcurrió con la inquietud de dos tormentas tropicales. Marco y Laura, como dragones, arrojaban vientos y lluvias, sobre todo, sobre todo ella, que en principio tenía la intención de desplazarse a lo largo de la Isla caribeña

Contrastes de la naturalezaPor IRENE IZQUIERDO

Fotos: OMARA GARCÍA MEDEROS y ARIEL LEY ROYERO

Contrastes admirables tiene la Naturaleza. Es cierto que manifiesta “perretas”, a los que las humanos nos hemos acostumbrado, porque nosotros mismos tenemos la culpa de esas reacciones terribles, adversas.

Para los cubanos, el fin de la semana anterior y el comienzo de esta, transcurrieron con la inquietud  de dos tormentas tropicales. Marco y Laura, como dragones, arrojaban vientos y lluvias, sobre todo, sobre todo ella, que en principio tenía la intención de desplazarse a lo largo de la Isla.

Pero la Naturaleza ha sido tan dadivosa con los seres humanos, que apenas apreciamos esa bondad.

Cada gesto suyo de protesta, nos detiene y tenemos que mirarla, y hasta preparamos para enfrentar su ira. Esta puede manifestarse en tsunamis, volcanes, terremotos deslaves y ciclones tropicales…

Y los hombres, previendo los daños que pueden ocasionar los desastres naturales, establecen planes. En ellos contienen toda la estrategia para salvar vidas y recursos  materiales.

ContrasteSi en lugar de una tormenta tropical, que de por sí deja algunos daños, hubiera sido un ciclón, mayor preocupación. Los huracanes -Cuba tiene experiencia en ello-, son altamente peligrosos.

En medio de la batalla que libramos contra el coronavirus SARS Cov-2, causante de la COVID-19, Marco y Laura nos desvelaron. Y reitero: principalmente ella, que cubrió al país de gris, provocó lluvias y vientos fuertes, y causó daños.

Pero este martes, y en contraste, mientras se decretaba la Fase Recuperativa, la Naturaleza, con un velo de lluvia tenue sobre su rostro, nos mostraba la sonrisa de un bello amanecer. Así es de caprichosa.


Irene Izquierdo

 
Irene Izquierdo