3
Publicado el 5 Septiembre, 2020 por Yasset Llerena en Galerías
 
 

La Habana de las piedras y el Hombre

Texto y Fotos: Yasset Llerena.

La Habana ha sido siempre una urbe de inspiración. Los encantos de su inconfundible arquitectura, particularmente, atraen la atención del caminante… Adentrarse en la vieja ciudad es encontrar entre muros añejos, columnas coloniales y adoquines por donde ha transitado el tiempo, la esencia de cinco siglos de historia.

Desde los años 80 pude apreciar la inmensidad de la capital, en la apasionada e  inigualable palabra del Historiador de la Ciudad, el Doctor Eusebio Leal Spengler. Luego, en su habitual espacio televisivo Andar La Habana, llevado como de la mano por su sabiduría y su voz, anduve calles, plazas, fortalezas… Conocí infinidad de lugares testigos de épocas memorables. Un verdadero deleite para apreciar la cotidianidad habanera y cuánto de tradición y misterio posee.

Hoy retornan sus pasos, se redescubren las huellas de Eusebio. El hombre generoso y su Habana se resisten a dejar de andar.

Quiera el destino serle también leal, y que algún día vuelva a estar en una vieja calle, hecho arcilla o metal. Pero si así no fuere, como expresó la poetisa Fina García Marruz: “Cuando lo olviden los hombres, todavía lo recordarán las piedras.”

Antiguo Convento de San Francisco de Asís, convertido en bella sala de conciertos y Museo de Arte Sacro, sitio emblemático de la ciudad.

Antiguo Convento de San Francisco de Asís, convertido en bella sala de conciertos y Museo de Arte Sacro, sitio emblemático de la ciudad.

Detalle de piezas del museo más importante de La Habana Vieja, donde se gestaron las obras de restauración y conservación del Centro Histórico.

Detalle de piezas del museo más importante de La Habana Vieja, donde se gestaron las obras de restauración y conservación del Centro Histórico.

La Plaza Vieja, espacio en que el tiempo parece haber detenido su marcha para deleite de cada transeúnte.

La Plaza Vieja, espacio en que el tiempo parece haber detenido su marcha para deleite de cada transeúnte.

La Giraldilla, símbolo de la capital y leyenda de amor, desde lo más alto del Castillo de la Real Fuerza a la espera de la nave que nunca regresó.

La Giraldilla, símbolo de la capital y leyenda de amor, desde lo más alto del Castillo de la Real Fuerza a la espera de la nave que nunca regresó.

Surtidores de luz que a través de los siglos han abierto paso a la vida nocturna habanera decoran el entramado urbano entre bombillas amarillas y blancos led.

Surtidores de luz que a través de los siglos han abierto paso a la vida nocturna habanera decoran el entramado urbano entre bombillas amarillas y blancos led.

El estilo ecléctico que estrenó el siglo XX cubano prevalece entre las estrechas calles tropicales capitalinas.

El estilo ecléctico que estrenó el siglo XX cubano prevalece entre las estrechas calles tropicales capitalinas.

Cuando la tarde se vence, las torres del recién restaurado Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso adquieren nueva dimensión y anuncian nuevo ciclo.

Cuando la tarde se vence, las torres del recién restaurado Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso adquieren nueva dimensión y anuncian nuevo ciclo.

Las columnas, verdadera constante del entorno colonial, testigos centenarios de cada caminante que se le acerca a la espera de alguien o a la caza de alguna sombra.

Las columnas, verdadera constante del entorno colonial, testigos centenarios de cada caminante que se le acerca a la espera de alguien o a la caza de alguna sombra.

El Capitolio de La Habana, una de las obras que más le apasionó al Historiador de la Ciudad y vistió de gala para la celebración del quinto centenario de la urbe.

El Capitolio de La Habana, una de las obras que más le apasionó al Historiador de la Ciudad y vistió de gala para la celebración del quinto centenario de la urbe.


Yasset Llerena

 
Yasset Llerena