0
Publicado el 16 Octubre, 2017 por ACN en Historia
 
 

Un nombre que honra: Amancio Rodríguez

Amancio Rodríguez Herrero, uno de los líderes azucareros cubanos más antiimperialistas y defensor de la clase obrera, cumple este 16 de octubre 100 años de nacido. Las ideas por las cuales luchó son una realidad, desde hace casi seis décadas
Busto del líder sindical Amancio Rodríguez Herrero esculpido por Rafael Ferreiro. (Foto: Rafael Aparicio/Radio Maboas)

Busto del líder sindical Amancio Rodríguez Herrero esculpido por Rafael Ferreiro. (Foto: Rafael Aparicio/Radio Maboas)

Por Nayda Sanzo Romero

El 16 de octubre de 1917 nace el líder sindical Amancio Rodríguez Herrero, en el poblado de Cuatro Caminos, del barrio de Cascorro en la provincia de Camagüey.

Militante del Partido Comunista de Cuba, encabezó el sindicato del central Francisco y luchó contra los abusos de la compañía azucarera.

El 18 de septiembre de 1949, fue asesinado junto con el también dirigente obrero José Oviedo Chacón, por pistoleros a sueldo del gobierno proimperialista de turno.

Tras la intervención del ingenio en 1960, los trabajadores pidieron que la chimenea de esa industria llevara el nombre de Amancio Rodríguez, y en su honor así se denomina un municipio en la provincia de Las Tunas. (ACN)

En el centenario de Amancio

Amancio Rodríguez, la promesa cumplida. (Foto: tiempo21)

Amancio Rodríguez, la promesa cumplida. (Foto: tiempo21)

Amancio Rodríguez Herrero, uno de los líderes azucareros cubanos más antiimperialistas y defensor de la clase obrera, cumple este 16 de octubre 100 años de nacido. Las ideas por las cuales luchó son una realidad, desde hace casi seis décadas.

De padres españoles, vio la luz primera en el poblado de Cascorro, en la provincia de Camagüey, donde desarrolló su infancia y parte de su adolescencia. Pero en 1933 su familia decidió mudarse para la colonia La Lomita, en el Central Francisco Sugar Company.

En ese lugar, con solo 16 años, Amancio se dedicó a las labores agrícolas para después trabajar como gruero y pesador de caña, así
como también despachador en la bomba de gasolina del ingenio, con el objetivo de ayudar a su familia, víctima de la pobreza imperante antes de 1959.

Su vínculo con la clase más oprimida en la Cuba neocolonial, hizo que desde muy joven participara activamente en las luchas obreras como militante del Partido Comunista de Cuba y desde la directiva del sindicato de los azucareros del central, donde era reelecto cada año como Secretario General.

La lucha contra los abusos de la compañía del dulce al amparo del gobierno de Carlos Prío Socarrás, hizo que él y sus compañeros fueran perseguidos constantemente y se enfrentaran a 33 pleitos judiciales, ganándolos en su totalidad.

En 1948, los corruptos vendidos a la patronal al mando de Eusebio Mujal Barniol, se apropiaron del local del sindicato para tratar de imponer una dirección que respondiera a los intereses de los explotadores, pero los obreros no cedieron y siguieron apoyando a la dirección unitaria.

Amancio se convirtió en una amenaza para la empresa norteamericana propietaria del central, y Mujal y sus incondicionales planearon su asesinato, posteriormente consumado por Rafael González Marrero, conocido por El Burro.

El  central  “Amancio Rodríguez”.

El central “Amancio Rodríguez”.

En asamblea convocada por los mujalistas el 18 de septiembre de 1948, con el pretexto de unificar el movimiento obrero del central y sus colonias, se produce un tiroteo y caen mortalmente heridos Amancio Rodríguez Herrero y su compañero de lucha y amigo José Oviedo Chacón.

Lázaro Peña, líder de la clase obrera en la Isla, al asistir al sepelio de ambos sindicalistas expresó: “Algún día este crimen será vengado y cuando esto ocurra este central llevará el nombre de Amancio Rodríguez”.

Al intervenir el gobierno revolucionario el Central Francisco Sugar Company, el seis de agosto de 1960, los obreros allí reunidos decidieron honrar la memoria de su líder nombrando al ingenio y su batey como él.

Perteneciente a la provincia de Las Tunas desde 1976, este municipio recuerda al gran combatiente de la clase obrera con el trabajo diario de hombres y mujeres, que cada año acuden al cementerio de la localidad a rendirle merecido homenaje.

En recordación del centenario de su nacimiento, este 16 de octubre tendrá lugar en el batey donde cayó asesinado por defender los derechos de los azucareros, un acto de masas. (Por Danielle Laurencio Gómez, ACN)


ACN

 
ACN