0
Publicado el 20 Octubre, 2018 por Pedro Antonio García en Historia
 
 

20 de octubre de 1948

Sabino Pupo

“No existe dinero que pueda comprar la vergüenza de los campesinos”

Sabino PupuCon el ascenso a la presidencia de Carlos Prío, continúa la política de represión y asesinatos a los líderes sindicales y campesinos. Siete días después de la entrada del nuevo mandatario a la mansión de Refugio #1, cae asesinado Aracelio Iglesias. El 20 de octubre siguiente, matones de una compañía azucarera yanqui, con la complicidad de las autoridades, ultiman al dirigente agrario Sabino Pupo. Nacido en 1895, en una familia campesina colaboradora de los mambises, desde niño se dedica a las faenas agrícolas. Marcha en 1943 a Camagüey con su esposa y una numerosa prole y se establece en tierras realengas de Camalote, cerca de Nuevitas. Pronto él y sus vecinos sufren el asedio de la Manatí Sugar Company que ambiciona esas áreas de cultivo. Los campesinos, para defenderse, se organizan en asociaciones, y en la de Camalote, Pupo es elegido para su dirigencia. Un testaferro de los yanquis le ofrece un cheque en blanco para que traicione a sus compañeros y la respuesta es tajante: “No existe dinero que pueda comprar la vergüenza de los campesinos”. Suben la apuesta: ahora le ofrecen una inmensa finca y 50 000 pesos. “Si me entregan el mismo central Manatí, no lo cambio por el prestigio mío y de mi familia ni el derecho de los campesinos a la tierra”. Pupo recaba el apoyo de los sindicatos de Nuevitas, de otras asociaciones campesinas. Logra campañas de solidaridad. Su prestigio crece. El 20 de octubre de 1948, mientras recogía unas reses sueltas, asalariados del monopolio foráneo lo asesinan a balazos. La justicia de la época enmascara el homicidio con el eufemismo de una riña tumultuaria y los asesinos salen absueltos. (P.A.G.)


Pedro Antonio García

 
Pedro Antonio García