0
Publicado el 12 Octubre, 2020 por Prensa Latina en Historia
 
 

Día de la rebeldía indígena por su tierra y naturaleza

12 de octubre, Día de la rebeldía indígena

Ilustración en Prensa Latina

Por Marta Denis Valle*

Más de 500 años después del polémico descubriendo del denominado Nuevo Mundo, descendientes de los pueblos originarios del continente americano mantienen en alto su sentimiento de rebeldía, en defensa de su tierra y naturaleza.

La llegada de la primera expedición de Cristóbal Colon (1451-1506), el 12 de octubre de 1492, a la isla de Guanahaní, en las Lucayas o Bahamas, es un suceso celebrado durante decenios como fiesta nacional de España, con el calificativo de Día de la Raza, un término ambiguo.

A bordo de tres carabelas (la Pinta, la Niña y la Santa María), la tripulación de 90 hombres pasó a la historia como los primeros que partieron del hoy llamado viejo continente en busca de una nueva ruta de navegación al Oriente, en sentido contrario a lo acostumbrado hasta entonces.

Según sus cálculos, si efectivamente la Tierra es redonda, navegando hacia el poniente, llegarían a la India, Cipango (Japón) y Catay (China), las tierras de las especias, donde se afirmaba existían grandes riquezas.

Nunca pensó Colón en la existencia de un continente desconocido por el resto del Mundo y por ello llamó indios a los habitantes (aruacos) de las pequeñas islas que fue encontrando, error nunca enmendado.

El 17 de abril de 1492 había firmado con los Reyes Católicos Isabel y Fernando las denominadas Capitulaciones de Santa Fe en las que le otorgan los oficios de Almirante de la Mar Océana (vitalicio y hereditario) y de Virrey y Gobernador de todo lo que descubra.

EN NOMBRE DE LOS REYES

Colón tomaba posesión de las tierras al otro lado del Océano Atlántico en nombre de los Reyes; existen cuadros famosos sobre este hecho, realizados según la imaginación de los autores.

En el trayecto fue bautizando a otras islas: Santa María de la Concepción, Fernandina, Isabela, Cayo Fermoso e Islas de Arena; el 27 de octubre avista a Cuba, donde desembarca al siguiente día y la nombra Juana.

El 6 de diciembre descubre a Haití (La Española) y el día 25 funda Villa Navidad, con los restos de la Santa María que había encallado.

El 15 de marzo de 1493 regresó a España donde fue recibido con grandes honores.

En otras expediciones (1493, 1498 y 1502), reconoció las Antillas Menores y Mayores y parte del litoral continental caribeño.

Durante su cuarto y último viaje descubrió el Cabo Gracias a Dios (Nicaragua) y reconoció la costa centroamericana hasta el punto más estrecho del Istmo de Panamá (región que denominó Veraguas).

Muy enfermo regreso a Sevilla, el 7 de noviembre de 1504, y murió en Valladolid, España, el 20 de mayo de 1506, pobre y abandonado, aferrado a la idea de haber encontrado un nuevo camino hacia las tierras de las especias.

Las nuevas tierras fueron bautizadas América, nombre del célebre navegante italiano Américo Vespucio (1454-1512), quien recorrió (1499-1500) la costa norte del continente, al servicio de España, y bajo bandera portuguesa (1502 a 1504) desde la Patagonia hacia arriba.

SANGRIENTA CONQUISTA DE AMERICA

Millones de indoamericanos resultaron exterminados por la codicia de los conquistadores.

Con distinto grado de desarrollo, habían florecido en el continente las culturas de los mayas, los aztecas y los incas, mientras diversas comunidades estaban todavía en la etapa recolectora y cazadora, como las antillanas, con algo de agricultura.

Las Antillas estaban pobladas por pacíficos moradores comprendidos dentro del tronco lingüístico de los aruacos, que pasaron de isla a isla, procedentes de la zona del Orinoco, en la actual República Bolivariana de Venezuela.

El tronco étnico aruaco se ubica en lo profundo del continente americano, en la región amazónica, de donde grupos sucesivos –durante un largo período histórico– navegaron por sus afluentes hasta la desembocadura del río Orinoco y de allí a las islas del actual Mar Caribe.

La colonización forzosa empezó en esta región y luego se extendió al resto del continente llamado después americano.

PRIMERAS VÍCTIMAS

Las primeras víctimas fueron los pueblos originarios en La Española, Cuba, Puerto Rico y enclaves menores, sometidos a condiciones infrahumanas de explotación y las guerras de exterminio; su desaparición como tales ocurrió en el primer siglo de colonización; se estima fueron aniquilados más de un millón de indoantillanos.

La conquista de México (1519-1521) por Hernán Cortes quien salió de Cuba en febrero de 1519, y la de Perú (1531-1533), por Francisco Pizarro, ponen en contacto a los expedicionarios con incontables riquezas que usurpan a cualquier precio.

Muy corto fue el ciclo del oro en Las Antillas (1494-1525); cuatro mil kilógramos (de 1503 a 1510), nueve mil 153 kg (e 1511 a 1520) y cuatro mil 489 kg (de 1521 a 1530), según se ha podido constatar.

En general de 1503 al 1660 los envíos a España sumaron 181 toneladas de oro y 16 mil 887 de plata, indican registros históricos. Los galeones cargados de oro y plata americanos conmovieron la vida económica y social de Europa en el siglo XVI, animaron las guerras durante varios siglos y sólo cuando se apagaron los destellos de esos metales preciosos pudieron aflorar otras grandes e imperecederas riquezas, asediadas ahora por otros enemigos.

RIQUEZAS AMERICANAS

Como la conquista y colonización fueron acontecimientos nada pacíficos, el conocimiento de la flora y fauna americanas ocurrió prácticamente, en primer término, para mitigar el hambre y la sed.

Aún se conservan bosques tropicales vírgenes y una rica biodiversidad de flora y fauna; cuenta con grandes reservas de minerales y de agua; la existencia de todos los climas, así como el abrazo de los dos grandes océanos mundiales.

Su río Amazonas es el más caudaloso, profundo y ancho del Mundo (más de seis mil kilómetros de longitud y una cuenca de más de seis millones de kilómetros cuadrados de superficie); beneficia a Brasil, Perú, Ecuador, Bolivia y Venezuela.

Tiene otros numerosos ríos y cataratas; el Titicaca (el lago más elevado de la tierra); también el Aconcagua (el pico más alto de América), cadenas montañosas a lo largo de su geografía; áqué decir de las infinitas y hermosas playas del Caribe!

La civilización universal dispone de centenares de productos americanos (maíz, cacao, papa o patata, tomate, yuca, maní, guayaba, piña, chiles y otros), incluidos el famoso tabaco que Colón descubrió en Cuba.

*La autora es historiadora, periodista y colaboradora de Prensa Latina


Prensa Latina

 
Prensa Latina