2
Publicado el 6 Abril, 2021 por Yamila Berdaye en Le contesta Bohemia
 
 

Podría ser clave

Dormir acompañado de su perro influye en el descanso necesario, sugerencia de Damaris León, de La Habana
Podría ser clave

Un diario del sueño podría ayudar al médico a determinar qué es lo que nos trae con insomnio. (Foto: pordentro.com).

A cargo de YAMILA BERDAYE

Varios estudios científicos apuntan que si estás cansado, estresado, dormir o descansar con tu perro-mascota podría mejorar la calidad del sueño. Por otra parte investigaciones del Centro del Sueño de la Clínica Mayo, en Scottsdale, EE.UU. abordan el asunto e informan que tal acto conlleva a que el estado emocional alcance un buen equilibrio, incluso creen podría evitar el mal humor y aportar confianza en sí mismo.

Los resultados revelaron que de las 962 mujeres encuestadas, el 57 por ciento dormía con sus parejas; el 55 por ciento, con sus perros y el 31 con su gato. Arrojó además, que cuando se comparte la noche con la pareja humana o gato puede que se esté intranquilo, pero dormir con su perro resulta placentero.

“Muchos dueños ven a sus mascotas como miembros de la familia y los incorporan en tantos aspectos de su vida como sea posible, debido a que los seres humanos pasan considerable tiempo durmiendo, el deseo del dueño de una macota es tener animales cerca en la noche y es comprensible”. Comentan los investigadores.

El objetivo del estudio es observar cómo este tipo de cercanía afectaba la calidad del sueño. Ahora se sabe, que si se tiene una mascota y jamás se ha dormido con ella, podría ser el momento de probar qué se siente pasar la noche con el mejor amigo.

De cualquier manera, los médicos al referirse al insomnio dicen que este es una combinación de factores con índole médica, psicológica, personales y que varían de una persona a otra. Los hábitos de vida poco saludables como falta de rutina para irse a la cama, hiperactividad física, ver televisión o navegar por Internet justo antes de irse a dormir podrían ser factores condicionantes a la hora de conciliar el sueño.

De acuerdo con la Fundación Nacional del Sueño de EE.UU., descansar puede resultar más fácil cuando se aparta más o menos media hora del día para hacer una actividad relajante, justo antes de dormir, por ejemplo: leer un libro.

Asimismo, especialistas en estas lides comparten algunos consejos que pueden dejar atrás el no dormir o hacerlo con dificultad si se aplican de manera correcta, por ejemplo; ordenar el dormitorio, mantenerlo tranquilo y oscuro a la hora exacta del descanso, porque el cuerpo necesita oscuridad para liberar la hormona melatonina, que a su vez ayuda a dormir. Apagar todo: celular, computadora, la luz azul de la PC no ayuda en la producción de melatonina. También es bueno tener un colchón confortable, cómodo. Practicar la higiene del sueño, que significa no hacer nada durante el día que pueda inhibir la pausa en la noche, hay que evitar siestas y tratar de acostarse-levantarse a la misma hora todos los días. Igualmente, podría ayudar un baño con agua caliente o escuchar música relajante.

Enfatizan en evitar una comida inconmensurable en la noche, especialmente si son alimentos pesados o picantes, que puedan causar acidez o cualquier otro problemas estomacal. No beber café después del mediodía, una investigación del año 2017 encontró que la cafeína reduce el tiempo y la calidad del sueño, en algunas personas.

Confirman además que parte de lo que nos mantiene despiertos por la noche es el estrés de estarlo, así que hay que resistirse a la tentación de ver la hora a cada rato, porque trae ansiedad. Si quedamos sin dormir por más de media hora, ya sea cuando nos acostamos por primera vez o si se despierta en el transcurso de la noche, lo mejor es levantarse, ponerse cómodo en otro lugar con un libro o algo de música y solo regresar a la cama cuando se esté cansado para de esta manera asociar cama con sueño.

Y ante la interrogante: ¿por qué se vuelve más difícil dormir a medida que se envejece? Responden que habría que registrar los hábitos de sueño durante más o menos 15 días, incluso escribirlos y luego buscar patrones cambiables, tal vez hacer ejercicios físicos, pero si aun así persiste el insomnio lo recomendable es visitar al médico para saber qué es lo que está mal a la hora del necesario descanso.


Yamila Berdaye

 
Yamila Berdaye