2
Publicado el 4 Septiembre, 2017 por ACN en Medio ambiente
 
 

Elguea, bendecido por la naturaleza

Luz María Martínez Zelada

Corralillo, Villa Clara, 3 sep (ACN) Las propiedades benéficas para la salud de las aguas de Elguea son conocidas desde mediados del siglo XIX y, según la leyenda, debido a una extraña enfermedad de la piel, un esclavo liberado las descubrió casualmente.

Cuentan que los dueños de la dotación sintieron temor de la trasmisión del padecimiento al resto de los negros y liberó al enfermo, quien se mantuvo en esas tierras y reapareció, al tiempo, completamente curado gracias a los manantiales de aguas calientes, donde se bañó.

Entonces la familia Elguea, propietaria de los predios construyó en el sitio un pequeño hospedaje, ubicado a 11 kilómetros de la localidad de Corralillo, y en la primera mitad del siglo XX, el balneario ya era conocido en toda Cuba.

turismodesaludencuba.over-blog.com

En la zona se hallan aguas y fangos con alto grado de cloro, sodio, magnesio, sales de bromo, bajo contenido de radón y sulfuro, prescritos, entre otros males, para el mejoramiento del estrés, respiratorios, circulatorios neurológicos y del sistema osteomuscular.

La explotación de los yacimientos curativos contaban con una pobre infraestructura para quienes los visitaban, hasta que en 1960 se inició la construcción de las primeras 33 cabañas, acueducto, vías de acceso, así como también piscinas y pocetas termales, en sustitución de las rústicas que allí existían.

A fines de 1979 quedó inaugurado un hotel de más de un centenar de habitaciones, que facilitó el desarrollo de un turismo de salud, incrementado con la terminación de un área de piscinas de curaciones y atención profesional.

Cuidados de belleza y tratamientos para mejorar la calidad de vida en general, basados en el empleo de las aguas y fangos minerales-medicinales forman parte de la realidad de ese sitio, bendecido por la naturaleza.


ACN

 
ACN