0
Publicado el 15 Septiembre, 2017 por ACN en Medio ambiente
 
 

Fuertemente afectados Manglares en la región norte espirituana

Los manglares cumplieron una función primordial en la protección del litoral, se pretende su recuperación paulatina, ya que también son imprescindibles frente a la erosión eólica y el oleaje, además de servir de hábitat a especies de aves, peces, moluscos y crustáceos, entre otras
Fuertemente afectados Manglares en la región norte espirituana.

El Parque Nacional Caguanes recobrará su esplendor poco a poco. (Foto: escambray.cu).

Por TANIA RENDÓN PORTELLES

Más de cuatro mil hectáreas de mangles fueron afectadas en el Parque Nacional Caguanes, área localizada al norte de la provincia de Sancti Spíritus y perteneciente a la Reserva de la Biosfera Bahía de Buenavista.

Según confirmó a la ACN Leonel Díaz Camero, delegado del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente en el territorio espirituano, este principal recurso ecológico y escudo protector de las costas sufrió el embate del huracán Irma, y para su recuperación habrá que emplear, de acuerdo con cifras preliminares, unos 50 millones de pesos.

Díaz Camero señaló que este sistema manglar –que protegía gran parte de la región norte de Sancti Spíritus– era uno de los que mejor salud gozaba en Cuba, pues cubría alrededor de 100 metros de línea de costa.

Los manglares cumplieron una función primordial en la protección del litoral, apuntó el experto, quien aseguró que se pretenden recuperar paulatinamente, ya que son imprescindibles también frente a la erosión eólica y el oleaje, además de servir de hábitat a especies de aves, peces, moluscos y crustáceos, entre otras.

Asimismo, explicó que la infraestructura del parque se vio dañada grandemente, como la Estación Biológica de Cayo Caguanes, donde se realizan los monitoreos de protección de esta zona, una de las áreas más pobladas por las comunidades indígenas hace más de dos mil años, evidenciadas en grabados prehistóricos (pinturas rojas y negras) que aún se pueden observar allí.

Dijo además que se contabilizan unos 500 flamencos muertos en los diferentes sistemas de cayos de piedra con que cuenta Caguanes (siete en total), y alrededor de tres toneladas de peces; en tanto detalló que todavía se realizan monitoreos de las iguanas y otras plantaciones que también presentan daños.

Hasta el momento ha sido difícil llegar a Cayo Caguanes porque las lagunas tienen todavía un nivel alto de agua, y por tierra el camino se encuentra obstruido por la cantidad de árboles caídos, apuntó el delegado.

También, añadió que el Área Protegida Jobo Rosado, ubicada también en la zona norte espirituana, se vio fuertemente afectada tras el paso del huracán, y su bosque natural perdió gran parte de la vegetación secundaria, aunque aún se hace una evaluación de la magnitud de los daños en este lugar, acotó.

El especialista ambiental refirió que las pequeñas playas del norte espirituano y que se encuentran alrededor de los cayos de piedra desaparecieron prácticamente, y puntualizó que en cuanto a los recursos económicos (embarcaciones y medios tecnológicos) no hubo pérdidas, gracias a las medidas de protección puestas en práctica por el organismo. (ACN).


ACN

 
ACN