0
Publicado el 18 Abril, 2020 por AFP en Medio ambiente
 
 

Ambicioso proyecto

Nubes artificiales para proteger la Gran Barrera de Coral

La acidificación del mar amenaza una tercera parte de las barreras de coral | La Prensa

La acidificación del mar amenaza una tercera parte de las barreras de coral | La Prensa

Un grupo de científicos han puesto en marcha un ambicioso proyecto para ‘iluminar las nubes’ sobre la Gran Barrera de Coral de Australia para proteger a los arrecifes del cambio climático.

El experimento pretende enfriar el agua en torno a los corales para lo que se utiliza una especie de ventilador montado en un barco, similar a los cañones de nieve artificial, que lanza cristales de sal al aire con el fin de reflejar la luz del sol.

Los resultados de las pruebas son ‘muy muy alentadores’, dijo el viernes el director del proyecto Daniel Harrison, de la Universidad Southern Cross.

‘Toda la investigación es teórica, por lo que tratar y tomar agua salada y convertirla en estos núcleos de nubes de condensación es pionero’, explicó a la AFP.

Harrison subrayó que pese al éxito de las pruebas, se necesitarán cuatro años más de investigación para probar la teoría.

El aumento de las temperaturas causado por el cambio climático está afectando la salud de los arrecifes de coral de la Gran Barrera, el mayor sistema de corales del mundo.

El experimento lo realizó la universidad y el Instituto de Sídney de Ciencia Marina el mes pasado, poco antes de conocerse los resultados de un gran estudio científico que ha puesto en evidencia que los corales han sufrido el mayor proceso de blanqueamiento de la historia.

La decoloración de los corales se produce cuando estos se estresan por los cambios de temperatura del agua, lo que les lleva a la expulsión de algas, privándoles de sus brillantes colores.

Es la tercera decoloración masiva en los últimos cinco años, lo que hace temer que los corales puedan sufrir daños irreversibles.

Para que tenga un impacto significativo en los corales, el experimento a gran escala necesitaría ser 10 veces más grande, lo que implicaría el uso de grandes turbinas, dijo Harrison.

Pero ‘si funciona tan bien como esperamos, podríamos reducir el estrés del blanqueamiento en torno al 70%… potencialmente cerca del total de la mortalidad’.

La eficacia de esta técnica podría ayudar a reducir significativamente la temperatura de los océanos, según el investigador.

Esto significa que el proceso podría ser similar a poner el arrecife en respiración asistida mientras se soluciona

(fuente: AFP)


AFP