0
Publicado el 22 Abril, 2020 por Redacción Digital en Medio ambiente
 
 

Cambio climático

Sigue marcando récords el dióxido de carbono en la atmósfera pese al confinamiento

La OMM reclamó este miércoles que los países muestren la “misma determinación y unidad” en la lucha contra el cambio climático que contra la pandemia de la covid-19.
Sigue marcando récords el dióxido de carbono en la atmósfera pese al confinamiento

foto: El periódico de la energía

Las medidas de confinamiento en el mundo para evitar el avance de la pandemia de la Covid-19 pueden suponer una “reducción temporal de las emisiones de gases de efecto invernadero”, pero no deben sustituir “la acción climática continuada”, advirtió la Organización Meteorológica Mundial (OMM).
Coincidiendo con el Día de la Tierra, que este año cumple medio siglo, este organismo vinculado a la ONU,. difundió un informe sobre los datos climáticos del periodo comprendido entre 2015 y 2019 en el que se apunta a que “todos los indicadores” están mostrando una “aceleración del cambio climático en los últimos cinco años”.

“El clima extremo ha aumentado y no desaparecerá debido al coronavirus”, ha alertado a través de un comunicado Petteri Taalas, secretario general de la OMM.

Aunque se están dando reducciones de las emisiones de efecto invernadero por el frenazo de la economía, la concentración en la atmósfera del principal de estos gases —el dióxido de carbono (CO2)― siguió aumentando durante este año, según los datos difundidos por la OMM.

“Las concentraciones atmosféricas de CO2 en el observatorio Mauna Loa, en Hawai, siguen en niveles récord en lo que va del año”, subraya la organización. Este observatorio es el de referencia en el mundo por tener la serie histórica de mediciones directas más antigua (comenzó en 1958). Pero además hay una serie de estaciones repartidas por el mundo que también están mostrando que los niveles en la atmósfera de dióxido de carbono no se reducen.

Uno de esos observatorios citados por la Organización Meteorológica Mundial es el de Izaña, en la isla española de Tenerife. Su director, Emilio Cuevas, confirma que esa concentración de dióxido de carbono —que ellos monitorizan desde los años ochenta― sigue aumentando pese al confinamiento.

¿cómo es posible? “Muchas veces se confunde contaminación con gases de efecto invernadero”, apunta Cuevas. “Aunque en París, Madrid y Barcelona se aprecie una mejora de la calidad del aire tremenda [es decir, una reducción de la contaminación], eso no ocurre con los gases de efecto invernadero”, añade.

Por ejemplo, en el caso de la calidad del aire, en las 80 ciudades más grandes de España los niveles de dióxido de nitrógeno —un contaminante vinculado principalmente al tráfico que afecta a la salud de los seres humanos— se redujeron un 51% durante las tres primeras semanas de confinamiento respecto a las mismas tres semanas de 2019, según un análisis del diario EL PAÍS.

Sin embargo, en el caso de los gases de efecto invernadero, un estudio de Goldman Sachs apunta a que este año se cerrará con una caída del 5,4% de las emisiones de dióxido de carbono relacionadas con la energía, que suponen dos tercios del total de lo expulsado por el hombre. Es una caída histórica, mas no suficiente para que se puedan frenar las concentraciones en la atmósfera.

“Son reducciones muy pequeñas, no ocurren en todo el planeta y se producen en periodos cortos”, señala Cuevas. “Globalmente, la bajada de emisiones no ha sido tan grande como se puede imaginar.

Lo que sí ha caído mucho es el nivel del tráfico; sin embargo, seguimos calentando nuestras casas, muchas industrias siguen trabajando…”, abunda Carlo Buontempo, director del Servicio de Cambio Climático de Copernicus, el programa de observación de la Tierra de la Comisión Europea.

Además, no existe una relación lineal entre las emisiones y la concentración en la atmósfera.

Según el IPCC —el grupo de expertos en cambio climático de la ONU—, alrededor de un 50% de las emisiones directas de dióxido de carbono relacionadas con la actividad del ser humano acaban acumuladas en la atmósfera. El resto se reparte a parte iguales entre lo que absorben los océanos y lo que queda retenido en la vegetación.

Buontempo apunta asimismo que hay “fenómenos” independientes “de las emisiones directas y que son consecuencia de que la temperatura ha subido”. Se refiere, por ejemplo, al deshielo de turberas en regiones árticas, que hace que se liberen grandes cantidades del carbono que almacenan estas capas.

Por eso la OMM y los especialistas insisten en que para frenar el cambio climático hace falta mucho más que las reducciones puntuales que ha causado la pandemia.

“Tenemos que aplanar tanto la curva de la pandemia como la del cambio climático”, ha afirmado Taalas. El problema es que la curva de la concentración de dióxido de carbono está lejos de aplanarse. “Al contrario, la concentración crece a un mayor ritmo”, advierte Cuevas.

Indicadores climáticos

En comparación con 1970, cuando se celebró el primer Día de la Tierra para concienciar sobre los problemas medioambientales, la acumulación de dióxido de carbono en la atmósfera es ahora un 26% mayor, recordó la OMM. Y los indicadores climáticos apuntan claramente hacia un calentamiento global. “La temperatura global media ha aumentado en 0,86 grados desde entonces, y es 1,1 grados más caliente que en la era preindustrial”, añade la fuente.

También ese calentamiento se ha acelerado en los últimos años.

Por el Día de la Tierra, el programa Copernicus difundió su evaluación climática anual, que apunta a que 2019 fue el año más cálido jamás registrado en Europa. “Se batieron muchos récords de temperaturas en muchas partes de Europa, no solo en el sur, donde estamos más acostumbrados a ver estas anomalías, sino también en Francia, en Alemania, en Austria”, detalla Buontempo.

Este especialista italiano recalca que “hay un calentamiento difuso bastante claro en todos los continentes y en toda Europa”, que lleva a que se superen récords casi cada año. En el caso de Europa, explica Buontempo, “11 de los 12 años más calientes se han registrado desde el año 2000”. “Las temperaturas van subiendo de manera clara y uniforme en todos los sitios”, resume.

Por eso, la OMM reclamó este miércoles que los países muestren la “misma determinación y unidad” en la lucha contra el cambio climático que contra la pandemia de la covid-19.

Esta organización pidió, en concreto, que los paquetes de estímulo que se pongan en marcha ayuden “a que la economía vuelva a crecer de forma más verde”. Porque, según advierte la OMM, en anteriores crisis los planes de recuperación han ido asociados a un incremento de emisiones de gases de efecto invernadero muy importantes.

(fuente: EL País)


Redacción Digital

 
Redacción Digital