0
Publicado el 18 Agosto, 2020 por Redacción Digital en Medio ambiente
 
 

En China

Estatua gigante de Buda afectada por severas inundaciones

Aunque equipos de rescate levantaron diques con sacos de arena, las aguas de los ríos cercanos llegaron esta mañana hasta los pies del coloso y los cubrieron por completo
Buda de Leshan

Buda de Leshan

El famoso Buda de Leshan, una estatua gigante ubicada en la suroccidental provincia de Sichuan, por primera vez en 70 años sufre el embate de inundaciones que afectan hoy la demarcación y la mantienen bajo extrema alerta.

Aunque equipos de rescate levantaron diques con sacos de arena, las aguas de los ríos cercanos llegaron esta mañana hasta los pies del coloso y los cubrieron por completo.

El hecho genera inquietud y conllevó a activar la más alta fase de contingencia por desastres naturales, pues una antigua creencia local indica que cuando eso sucede, toda la ciudad quedará inundada.

La estatua es la mayor pieza antigua de su tipo en todo el mundo y también la más grande representación en piedra de Buda.

Su construcción tardó 90 años en completarse y fue idea de un monje llamado Haitong, preocupado por los remolinos e inundaciones que regularmente provocaba la confluencia de los ríos Ming, Qingyi y Dadu con elevado saldo mortal en la ciudad, entonces un importante centro de comercio fluvial.

Según cuenta la historia, el religioso creía que esos desastres eran obra de un espíritu maligno que habitaba en las aguas y por eso decidió levantar una estatua gigante de Buda para expulsarlo y acabar con los problemas.

Al concebir la arquitectura de la efigie, ideó un sistema de drenaje para el agua de lluvia, un edificio de madera en la parte superior que lo protegía y una forma de excavar la roca y el barro de la montaña que llenó el cauce y ayudó a tranquilizar los ríos.

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura la incluyó en su listado de tesoros patrimoniales en 1996.

Sichuan lleva una semana con aguaceros incesantes que le dejaron las peores inundaciones desde 1949 y más de 147 mil damnificados.

Las aguas de al menos 41 ríos, muchos de ellos tributarios del Yangtsé, anegaron ciudades enteras, poblados rurales, terrenos agrícolas y la infraestructura vial. (Prensa Latina)


Redacción Digital

 
Redacción Digital