0
Publicado el 19 Enero, 2016 por Prensa Latina en Mundo
 
 

Al desnudo manejo por EE.UU. de oposición contra Evo

Examen de un documento de reconocidas instituciones estadounidenses en función de los más reaccionarios intereses en la nación boliviana
El presidente Evo Morales reiteró ante las cámaras de la televisión nacional que Bolivia está dispuesta a retomar las relaciones con Estados Unidos solo si éste cumple con las normas de respeto internacional

El presidente Evo Morales reiteró ante las cámaras de la televisión nacional que Bolivia está dispuesta a retomar las relaciones con Estados Unidos solo si éste cumple con las normas de respeto internacional (Foto: telesurtv.net)

El llamado “Plan Estratégico para Bolivia”, que incluye 23 acciones concretas orientadas a derrocar al gobierno del presidente Evo Morales, fue diseñado por el “Instituto Interamericano para la Democracia”, uno de cuyos directivos es Carlos Sánchez Berzaín, político boliviano que escapó a Estados Unidos bajo cargos de asesinato por su participación en la masacre de octubre de 2003 en el gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada.

Ese “Instituto”, conforme a un documento al que tuvo acceso Prensa Latina, tiene también como directivos a los contrarrevolucionarios de origen cubano Carlos Alberto Montaner y Armando Valladares y recibe fondos del gobierno de Estados Unidos, país desde donde opera y financia a políticos latinoamericanos de ultraderecha junto a otras entidades auspiciadores.

En el referido documento se afirma que “la democracia en nuestra América Latina está en peligro (…) secuestrada por gobiernos populistas, antisistema y caudillistas que prohíben, violan y amedrentan el pensamiento liberal”, pero no se menciona que todos fueron electos en votaciones libres reconocidas por la oposición en esos países.

Reconocen que este “Plan Estratégico” fue “consensuado con dignos representantes de la oposición al régimen de Evo Morales” y recomienda como sus portavoces a “Rubén Costas, Luis Revilla, Félix Patzi, Samuel Doria, Fernando Tuto Quiroga y Manfred Reyes”, y su primera meta es impedir la repostulación de Morales el 21 de febrero.

Entre sus acciones llaman a “generar emoción” con mensajes “que retomen problemas sociales para provocar descontento social” e incrementar preocupación por la inflación y costo de alimentos, utilizando medios escritos, radiales y televisivos, internet con sitios web, blogs, SMS y las redes sociales.

Claramente orientan desde Estados Unidos a “crear masivas corrientes de opinión contrarios a los gastos y despilfarros sociales”, en alusión a “los bonos, aguinaldos y la mala administración de la economía”, ignorando que Bolivia tiene el mayor crecimiento de Suramérica y ha reducido notablemente la pobreza.

En consecuencia con esa línea, la oposición boliviana en su campaña por el No en el referendo cumple el llamado del documento a “mantener e incrementar denuncias de corrupción y responsabilizar directamente al régimen de supuestas ineficiencias y negligencias en combatirla”.

Otro de los 23 puntos orienta a la oposición a “apoyar la normalización de las relaciones de Bolivia con Estados Unidos”, para restar fuerza a las denuncias sobre la injerencia norteamericana y “justificar el contacto directo entre nuestras fuerzas afines en el exterior”,

Estimular la división es otra de las directrices del documento, tanto “entre sectores obreros, sindicales y del régimen, mediante la asignación de recursos a varios de sus líderes”, y reforzar las divisiones de las fuerzas populares en coordinación con los dueños de medios de comunicación privados.

Para el incremento de fondos a la oposición antes del referendo, orientan “gestionarlo ante el Departamento de Estado y su Oficina de Negocios en Bolivia, con organismos internacionales y la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID)”.

También les indica para buscar fondos contactar con las instituciones de Estados Unidos “Fundación Nacional para la Democracia (NED), Instituto Nacional Demócrata para Asuntos Internacionales, Oficina de Iniciativas Transitorias y el Instituto Republicano Internacional”.

El “Plan Estratégico” ordena a la oposición “mantener e incrementar la campaña contra la injerencia venezolana y cubana, para afectar la imagen y restarle apoyo popular al gobierno”, así como difundir materiales impresos y audiovisuales que expandan sus matrices de opinión.

En este documento hasta le dicen la consigna a utilizar: “Cambiemos hacia una Alternativa Democrática”, y llaman a deslegitimar conceptos “que el régimen quiso perpetuar en la conciencia ciudadana tales como nacionalización y redistribución de la riqueza”.

Igualmente pretenden deslegitimar logros reales de estos 10 años y piden manipular los conceptos de “recuperación de los recursos naturales estratégicos, inversión social, fortalecimiento de empresas públicas con políticas estatistas y gratuidad de servicios públicos”.

Plantean deslegitimar “los movimientos populares o sociales, el engaño de la falsa democracia participativa y el denominado socialismo comunitario productivo”, conscientes en su llamado de que es el apoyo popular quien sustenta, defiende y hace avanzar la Revolución Boliviana.

Sin tapujos, piden a la oposición cooptar periodistas bolivianos afines y contratar “reporteros de medios internacionales”, de algunos periódicos estadounidenses, europeos, agencias de noticias y cadenas de televisión que mencionan directamente.

Invitan a promover opiniones de líderes del Club de Madrid en favor de estas ideas y extender por todos los medios “la imagen de una grave crisis política e institucional en Bolivia”, y “visibilizarlo como un país con perseguidos, presos y exiliados políticos”.

Conocedores de las divisiones opositoras, llaman a “coordinar y unificar las tareas específicas que ejecutarán los representantes de partidos en Bolivia”, pero aclaran que será “en alianza con otras fuerzas opositoras al régimen en el exterior”.

Por último, en alusión a preparativos de un eventual golpe de Estado, el documento llama a “contactar con grupos de militares en servicio activo y en condición de retiro, ya identificados, para ampliar la campaña dirigida a restarle prestigio al gobierno dentro de las Fuerzas Armadas”.

Y por si hubiera dudas, concluyen: Es vital preparar a los militares para que a partir de un escenario de crisis y conflictividad social interna, encabecen la insurrección contra el régimen, o al menos que apoyen una intervención extrajera o un levantamiento civil”.

En este documento de reconocidas instituciones estadounidenses en función de los más reaccionarios intereses en esta nación, no es válido el refrán de que “al entendido por señas”, pues aquí ordenan a los opositores los pasos a seguir y les dicen cómo y con quienes darlos.

Esta clara injerencia en los asuntos internos de un país independiente y soberano como Bolivia, compite por un lugar en los Records Guiness.

Relaciones con EE.UU. solo si éste cumple con las normas de respeto internacional

El presidente Evo Morales reiteró ante las cámaras de la televisión nacional que Bolivia está dispuesta a retomar las relaciones con Estados Unidos solo si éste cumple con las normas de respeto internacional, reportó también Prensa latina desde La Paz.

Morales expresó la disposición de reanudar los vínculos diplomáticos con Estados Unidos siempre y cuando sus representantes “no vengan a conspirar como lo hicieron antes y cumplan con las normas internacionales de respeto mutuo”.

El goberrnante reiteró que mientras haya respeto y transparencia en la relación no hay problemas para que en cada capital se abran sus respectivas embajadas.

Desde 2008, cuando el gobierno del presidente Morales expulsó al embajador Philip Goldberg por injerencia en asuntos internos, las relaciones entre ambos países se tornaron complejas hasta la actualidad.

Hace apenas unas semanas el encargado de negocios de Estados Unidos, Peter Brennan, dio a conocer que trabajará en 2016 para concertar una reunión al más alto nivel entre los presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y Morales, para mejorar las relaciones diplomáticas.

Sin embargo, existen factores que pudieran entorpecer los trámites, pues desde el Norte varios opositores al gobierno de Morales gestan planes de desestabilización como el denominado “Plan Estratégico para Bolivia”, cuyo contenido se glosa en el reporte de Prensa Latina.


Prensa Latina

 
Prensa Latina