0
Publicado el 8 Marzo, 2016 por Prensa Latina en Mundo
 
 

Recuerda Correa consecuencias de gran crisis bancaria

Hace 17 años comenzó una de las peores crisis de la historia del país cuando los bancos congelaron los depósitos y se produjo así la mayor incautación de bienes privados de la historia de Ecuador
Rafael Correa, presidente de Ecuador.

Rafael Correa, presidente de Ecuador. (metroecuador.com.ec)

Quito, 8 mar.- El presidente Rafael Correa recordó hoy el llamado feriado bancario en Ecuador que provocó la salida de dos millones de migrantes en pocos años, ante la suspensión de todas las operaciones financieras en 1999.

De acuerdo con el mandatario, un día como hoy hace 17 años comenzó una de las peores crisis de la historia del país cuando los bancos congelaron los depósitos y se produjo así la mayor incautación de bienes privados de la historia de Ecuador.

Nos robaron parte de nuestras riquezas porque incautaron los depósitos a 10 mil sucres por dólar y lo devolvieron un año después a 25 mil sucres por dólar, relató y ejemplificó que con esa tasa de conversión un millón de sucres representaban 100 dólares, la suma devuelta al año a ese propietario fue apenas de 40 dólares.

Correa advirtió que los 60 dólares robados de esa cantidad no se empleaban en escuelas, ni centros de salud, sirvieron para el salvataje bancario y los protagonistas de esas acciones son los mismos que se quejan del gasto público de su gobierno en obras necesarias para el pueblo.

Además, en el transcurso del año de feriado bancario nadie podía tocar su dinero y esto trajo como consecuencia un aumento de los suicidios, según advirtió el gobernante, pues ancianos se suicidaban porque no tenían para pagar el médico, y padres de familias porque no tenían cómo llevar el pan a la boca de sus hijos.

Se gastaron cerca de seis mil millones de dólares para salvar a banqueros pillos, nosotros necesitamos 900 escuelas del Milenio para completar todas las que requerimos, con esa plata se pudieron haber construido mil 200 escuelas del Milenio en esa época, comentó.

Ahí nadie hablaba de gasto público, porque era para ellos, para los ricos, para los de siempre, lamentó el jefe de Estado durante la inauguración de una escuela del Milenio en la provincia amazónica de Orellana, en la región centro norte de Ecuador.

El mandatario calificó el feriado bancario de una de las mayores tragedias nacionales de la historia y enfatizó en sus consecuencias, entre ellas, produjo dos millones de migrantes en pocos años.

Esa migración causó más daño que una guerra, familias destrozadas, la sociedad destrozada, ese modelo al que nos quieren hacer volver lo único que exportó fue seres humanos, aseveró.

También, Correa reconoció que esos migrantes nunca se olvidaron de su Patria y con mucho sudor lograban unos euros o unos dólares y los mandaban al país.

Al decir del Presidente, economista de profesión, esas llamadas remesas de emigrantes fue lo que sostuvo a Ecuador después de la crisis, porque no se exportaba ni se producía.

Nada produjo el país hasta que llegó la Revolución Ciudadana, señaló en alusión al proyecto político que impulsa desde su llegada a la presidencia en 2007 y que ha posibilitado una transformación del país en los más diversos ámbitos.(PL)


Prensa Latina

 
Prensa Latina