0
Publicado el 13 Octubre, 2017 por Prensa Latina en Mundo
 
 

Negado Trump certificar que Iran cumple acuerdo nuclear

De acuerdo con Trump, si no se llega a un arreglo con el legislativo y los aliados del país, él podría entonces dar por terminado el Plan Integral de Acción Conjunta (Jcpoa, por sus siglas en inglés), que el resto de los miembros -Rusia, China, Reino Unido, Francia y Alemania- considera efectivo
Trump autoritario. (Foto: Socialismo o Barbarie)

(Foto: Socialismo o Barbarie)

Washington, 13 oct (PL) El presidente estadounidense, Donald Trump, se negó hoy a certificar el cumplimiento por Irán del acuerdo nuclear alcanzado en 2015 con seis potencias mundiales, en el anuncio de una nueva estrategia sobre el país persa.

El mandatario, quien desde su etapa como candidato republicano ha calificado de desastroso el pacto, pidió a su administración trabajar con el Congreso para arreglar los defectos que desde su punto de vista tiene el mecanismo.

De acuerdo con Trump, si no se llega a un arreglo con el legislativo y los aliados del país, él podría entonces dar por terminado el Plan Integral de Acción Conjunta (Jcpoa, por sus siglas en inglés), que el resto de los miembros -Rusia, China, Reino Unido, Francia y Alemania- considera efectivo.

La decisión del presidente de revisarlo se da una semana después de que la portavoz de la Unión Europea (UE) Catherine Ray insistiera en que el pacto ‘es una solución duradera a largo plazo para el tema nuclear iraní’, reconocido por el Consejo de Seguridad de la ONU y que ‘está funcionando’.

Según recordó la vocera en conferencia de prensa, la alta representante para la Política Exterior de la UE, Federica Mogherini, ha dicho claramente que el acuerdo no puede renegociarse.

Luego de presumir hace dos días de la ‘inmensa’ capacidad nuclear de su país, y decir que quiere modernizarla y rehabilitarla, el mandatario republicano señaló que darán una serie de pasos importantes para asegurar que Irán ‘nunca obtenga un arma nuclear’.

Según el republicano, la ejecución de la estrategia comprende nuevas sanciones contra el Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI), división élite el ejército iraní a la que el jefe de la Casa Blanca acusó de apoyar al terrorismo.

Estoy autorizando al Departamento del Tesoro a sancionar aún más a todo el CGRI y aplicar restricciones a sus funcionarios, agentes y afiliados, manifestó en la presentación de su hoja de ruta.

‘Insto a nuestros aliados a que se unan a nosotros para tomar medidas enérgicas para frenar el continuo comportamiento peligroso y desestabilizador de Irán, incluidas sanciones minuciosas fuera del acuerdo que apuntan al programa de misiles balísticos, agregó.

En correspondencia con el acta de revisión del convenio, el Congreso exige que el presidente de Estados Unidos certifique cada 90 días que Irán mantiene su compromiso con el mecanismo, un aval que Trump ya dio dos veces antes y que tenía como plazo hasta el domingo para volver a considerar.

La negativa a certificarlo da ahora al legislativo un plazo de 60 días para decidir sobre los problemas que Trump le ve al Jcpoa y evaluar la reimposición de sanciones levantadas cuando se alcanzó el trato.

El anuncio sucede aun cuando el secretario norteamericano de Estado, Rex Tillerson, reconoce que Teherán está cumpliendo técnicamente con lo expresado en el pacto.

Para justificar la medida, Washington insiste en que Irán no respeta ‘el espíritu’ del Jcpoa y le achaca muchas debilidades, al tiempo que subraya la amenaza que la nación persa representa para sus intereses en el área.

Trump contra Iran. (Foto: The Tundra Tabloids…)

(Foto: The Tundra Tabloids…)

La Casa Blanca estadounidense difundió hoy la nueva estrategia del presidente Donald Trump sobre Irán, la cual busca ”neutralizar” lo que Washington considera una ”influencia desestabilizadora” de la nación persa en la región.

El enfoque dado a conocer este viernes, y al que Trump se referirá en la tarde durante una alocución, se difunde tras ‘nueve meses de deliberaciones con el equipo de seguridad nacional y conversaciones con el Congreso’, y muestra el mismo tono amenazador mostrado por el mandatario en la ONU el pasado mes.

Solo dos días después de presumir de la ‘inmensa’ capacidad nuclear de su país, y decir que quiere modernizarla y rehabilitarla, el mandatario republicano señaló como meta central de la nueva hoja de ruta el negar a Teherán ‘todos los caminos hacia un arma nuclear’.

Con ese objetivo, el documento difundido hoy asegura que revitalizarán ‘alianzas tradicionales y asociaciones regionales como baluartes contra la subversión iraní’ y trabajarán para negar fondos a lo que Washington califica de ‘acciones malignas’ por parte de ese gobierno.

De tal modo, ataca directamente al Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI), división élite el ejército iraní, al que acusa de extorsionar la riqueza del pueblo y de representar una de las amenazas más peligrosas para la estabilidad regional y los intereses de Estados Unidos.

Según el texto, el CGRI ha tratado de socavar la lucha contra el grupo extremista Estado Islámico con la influencia sobre grupos militantes en Iraq, un día después de que el Parlamento del país persa destacara el papel clave de la división élite en la lucha contra terrorismo.

El documento no especifica la decisión sobre el pacto nuclear alcanzado entre Irán y seis potencias mundiales en 2015, sobre el cual Washington deberá certificar a más tardar el 15 de octubre si se está cumpliendo o no por parte de Teherán.

Medios locales adelantaron que Trump no anunciará una retirada del mecanismo, pero se rehusará a certificar su cumplimiento, y dará un plazo de 60 días al Congreso para revisar el tema, lo cual eventualmente podría conducir a una salida del acuerdo.

Si bien no aclara la decisión sobre este punto, la estrategia considera que las actividades de Teherán ‘han socavado severamente cualquier contribución positiva a la paz y seguridad regional e internacional que el Plan Integral de Acción Conjunto (JCPOA) trató de lograr’.

Pese a que el resto de las naciones que integran el JCPOA -China, Rusia, Reino Unido, Francia y Alemania- defienden el convenio y lo consideran efectivo, la Casa Blanca acusa a Teherán de explotar lagunas en el acuerdo y poner a prueba la resolución.

La estrategia no pasa por alto las críticas habituales de Trump al gobierno previo, al plantear que la administración de Barack Obama (2009-2017) tuvo un enfoque miope sobre el tema y permitió el incremento de la influencia iraní en el área.


Prensa Latina

 
Prensa Latina