0
Publicado el 30 Noviembre, 2017 por Maryam Camejo en Mundo
 
 

INGLATERRA

El Brexit: un camino de disputas

Las negociaciones para concretar el divorcio ya están a las puertas de entrar en su segunda fase
Theresa May, el Brexit y la UE/ (Foto: Legal Loop)

(Foto: Legal Loop)

Por MARYAM CAMEJO

Con la cita marcada para el 29 de marzo a las 11 de la noche, el Brexit sigue intentando abrirse paso para llegar a la fecha. Sobre las negociaciones ya revolotea el fantasma de que es posible no llegar a un acuerdo final, y Londres ha declarado estar preparada para cualquier eventualidad.

Casi se cierra ya la primera fase de la separación con Bruselas, pero comenzar una segunda etapa depende de progresos en dos áreas fundamentales: una factura del divorcio dispuesta a pagar por Reino Unido, y la frontera física con Irlanda. Estos puntos, además de los derechos de los trabajadores, han sido los ejes hasta el momento, para tomar decisiones.

La fase por llegar definirá los acuerdos comerciales entre Londres y los 27 miembros restantes de la Unión Europea (UE). Está previsto para los días 14 y 15 de diciembre una cumbre europea donde los jefes de Estado y de Gobierno de los Estados miembros del club comunitario, decidirán si se han logrado suficientes progresos en la primera etapa y si se puede comenzar a negociar la futura relación entre ambas partes.

Sin embargo, el presidente francés Emmanuel Macron, tras un encuentro con la primera ministra británica, Theresa May, declaró que no cambiará el proceso de decisión y no se abrirá la negociación posterior hasta que las negociaciones fijadas para la primera fase estén claras.

May declaró que Inglaterra está dispuesta a pagar 45 mil y 55 mil millones de euros, lo que todavía está por debajo de los 60 mil millones de euros que solicita Bruselas.

Otra cuestión fantasma en las últimas negociaciones ha sido el rumor de los medios de prensa de que el gobierno planea que la Corte de Luxemburgo siga vigente para los ciudadanos británicos tras el divorcio. A causa de esto, el portavoz oficial de la primera ministra aclaró que en lo que respecta al Tribunal Europeo de Justicia, su jurisdicción sobre los ciudadanos comunitarios que residen en el Reino Unido se terminará una vez concluya el período de transición de dos años tras el Brexit.

De acercar la vista a la mesa de conversaciones, cualquiera puede ver que las discusiones están más enfocadas en los asuntos de gran escala, como dinero y fronteras, temas que deben bajar a las calles del pueblo inglés para definir cómo repercute en sus vidas, y cómo hacerlas mejores tras el Brexit, de ser posible.

May y su gabinete deberán cubrir gastos en áreas internas de los que se encargaba la UE. En ese caso está el financiamiento a proyectos de investigación científica y programas de universidades. El gobierno prometió a la comunidad científica que concederá el mismo dinero que otorgaba el Consejo Europeo, pero es de conocimiento público que las promesas no siempre pueden ser cumplidas.

Encima, hay que prestar atención a otros puntos críticos, así como afirmó el líder de la oposición laborista, Jeremy Corbyn, cuando dijo que “la previsión del crecimiento baja, la productividad baja, los salarios siguen bajando ¿Cómo se puede hablar de una economía fuerte a la luz de estos números?”. Y es válido agregar que es una economía sujeta a cambios profundos y estructurales con el proceso del Brexit.

El objetivo central del gobierno británico es comenzar lo más rápido posible a negociar el acuerdo comercial y frenar la salida de las empresas del suelo inglés, por el temor y la incertidumbre suscitados por el proceso. May debe presentar su oferta de pago de manera oficial, acompañado de un calendario que garantice la entrega del dinero a las arcas de la Unión. Una vez vencido ese punto, y los estancamientos en los que todavía se encuentran cuestiones como derecho a la reunificación familiar o la portabilidad de las prestaciones sociales, podrá el Brexit iniciar conversaciones que aseguren mantener a flote la economía del Reino Unido


Maryam Camejo

 
Maryam Camejo