0
Publicado el 25 Junio, 2018 por Redacción Digital en Mundo
 
 

‘Altísimo nivel’ de seguimiento a huelga general en Argentina

Este lunes 'el descontento ha desbordado el encuadramiento sindical', y pequeños comercios, pequeños propietarios y ciudadanos 'se están manifestando en contra de los efectos que se están produciendo como resultado del desorden económico' al que ha llevado el Gobierno de Mauricio Macri
Huelga general en Argentina/ PL

(prensa-lationa.cu)

Buenos Aires, 25 jun.- La Confederación General del Trabajo (CGT), la principal central sindical de Argentina, destacó hoy el ‘altísimo nivel’ de seguimiento que tuvo este la huelga general que convocó para este lunes en todo el país.

‘Las medidas instrumentadas en los últimos tiempos están afectando seriamente no solamente a los trabajadores sindicalizados, sino a las pequeñas y a las medianas empresas, a los comercios, a las economías regionales y a los sectores más vulnerables del país’, afirmó Juan Carlos Schmid, uno de los tres líderes de la CGT.

En una conferencia de prensa en la sede del sindicato en Buenos Aires, aseguró que este lunes ‘el descontento ha desbordado el encuadramiento sindical’, y pequeños comercios, pequeños propietarios y ciudadanos ‘se están manifestando en contra de los efectos que se están produciendo como resultado del desorden económico’ al que ha llevado el Gobierno de Mauricio Macri.

Schmid hizo referencia así a la incertidumbre que sufrió el mercado de cambios en los últimos meses por la devaluación del peso respecto al dólar, lo que llevó al Gobierno a solicitar un crédito al Fondo Monetario Internacional (FMI) que se concretó hace pocos días por el valor de 50.000 millones de dólares.

‘Se está desarrollando un paro con un altísimo nivel de acatamiento’ en todo el país, insistió el líder sindical antes de destacar que una huelga general ‘significa el fracaso del diálogo social’ y de la política.

En ese sentido, aseguró que la CGT decidió llamar al paro después de haber ‘agotado’ todas las instancias institucionales para tratar de encontrar alternativas.

‘No nos vamos a resignar a que el ajuste pase sobre nuestras espaldas. El Gobierno tiene que corregir su programa económico (…), que lo está llevando al desastre’, agregó.

Por su parte, Héctor Daer, otro de los integrantes del triunvirato de la central, hizo hincapié en que desde que Macri llegó al poder en diciembre de 2015 hasta hoy ‘hubo una inflación del 95 %’.

‘No somos los trabajadores los culpables de ese proceso, fueron favorecidos impositivamente los sectores que más ganan y más tienen’ y ‘nosotros seguimos siempre tributando’, apuntó.

Asimismo, Carlos Acuña, el tercer líder, afirmó que tras el que es el tercer paro que la CGT celebra contra la gestión actual, el Gobierno tiene una ‘nueva oportunidad’ para ‘reconocer y tener la humildad y sensibilidad de lo que está pasando en el país’.

Argentina amaneció este lunes con calles desiertas, cortes de carreteras en los accesos a las principales ciudades, especialmente Buenos Aires, y sin transporte público, un paro al que se han sumado también sectores como el de la recolección de residuos, estaciones de servicio y centros educativos públicos, entre otros.

También adhirieron los trabajadores aeronáuticos, lo que dejó un total de 594 vuelos cancelados y afectó a unos 71.000 pasajeros.

En una entrevista con un medio digital, Macri criticó este lunes que las huelgas generales ‘no contribuyen a nada’ y ‘no suman’. (EFE)

Sesienten los efectos del paro

Paro nacional en Argentina contra las medidas económicas de Mauricio Macri. / Foto: Página 12

Paro nacional en Argentina contra las medidas económicas de Mauricio Macr/ Foto: Página 12

La popular avenida 9 de julio desolada y los principales accesos a Buenos Aires cortados, son las imágenes hoy recurrentes del paro nacional de la Confederación General del Trabajo (CGT), que se siente en la capital y varias partes de país.

 

Desde horas tempranas, pese a las bajas temperaturas, sindicatos, partidos de izquierda y agrupaciones sociales bloquean el puente Pueyrredón, que conecta a la ciudad bonaerense de Avellaneda con Buenos Aires, la autopista del oeste que une a la capital con La Plata y la Panamericana, otra de las principales rutas.

En cada una de ellas se observa la presencia de efectivos policiales que bordean el área.

El tercer paro que encabeza la CGT desde que asumió el gobierno de Mauricio Macri en diciembre de 2015 se siente con fuerza. No hay clases, los hospitales también están en huelga, los bancos cerrados y no hay transporte de ningún tipo, ni vuelos, ni taxis, ni colectivos ni metro.

Varias columnas de manifestantes se reunirán en horas del mediodía en la zona del Obelisco porteño para un acto en el que demandarán frenar el ajuste económico, los despidos en el sector estatal y rechazar el préstamo financiero del FMI.

A la medida de fuerza se sumaron las otras dos centrales obreras más importantes del país la CTA y la CTA Autónoma, varios movimientos sociales y la Asamblea de Pequeña y Mediana Empresa y empresas nacionales con un llamado ‘persianazo’, consistente en cerrar las ventanas de los locales todo el día.

Con rechazo unánime al nuevo modelo económico nacional, entre otras cosas, la CGT decidió encabezar la protesta nacional tras el veto presidencial a la ley antitarifazos, aprobada en el Congreso, que pedía retrotraer a 2017 y congelar el precio de los servicios básicos.

Aunque el Gobierno intentó dialogar con los voceros de la central obrera e incluso otorgar un cinco por ciento más de aumento al techo del 15 por ciento de las negociaciones salariales, no hubo acuerdo.

Según trascendió en medios de prensa locales, desde el Ministerio de Hacienda señalaron que el costo del paro traería hoy pérdidas por más de 28 mil millones de pesos. (PL)


Redacción Digital

 
Redacción Digital