0
Publicado el 22 Abril, 2020 por Redacción Digital en Mundo
 
 

Denuncian en Bolivia guerra sucia del régimen de facto contra el MAS

El exministro de Economía durante el Gobierno de Evo Morales, aseguró que un eventual voto castigo por la mala gestión de la crisis sanitaria en el país andino, evidentemente, no recaería en el MAS sino en el gobierno de facto, que ha mostrado “contradicciones e incoherencias”.
Denuncia en Bolivia guerra sucia del régimen de facto contra el MAS

foto: PL

Luis Arce, candidato presidencial por el Movimiento Al Socialismo (MAS), de Bolivia , acusó al gobierno de facto de Jeanine Áñez de atacar a su partido para ocultar los errores en el manejo de la pandemia por el coronavirus.

“Hay una estrategia de guerra sucia contra el MAS, porque ven que tenemos respaldo mayoritario de la población, somos la primera fuerza a nivel nacional y tratan de involucrarnos en temas sin tener ninguna prueba”, reveló Arce.

El exministro de Economía durante el Gobierno de Evo Morales, aseguró que un eventual voto castigo por la mala gestión de la crisis sanitaria en el país andino, evidentemente, no recaería en el MAS sino en el gobierno de facto, que ha mostrado “contradicciones e incoherencias”.

“Nosotros (MAS) no sabíamos de esta pandemia y este gobierno sí; en enero la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró emergencia internacional”, dijo el candidato, gran favorito para las elecciones presidenciales en las encuestas de intención de voto previas a la crisis sanitaria.

La estrategia del gobierno golpista, continúa Arce, es culpar al MAS de todo lo que ocurre para encubrir la ineficacia, la falta de capacidad e improvisaciones.

Arce precisa que la “guerra sucia” incluye denuncias de que el MAS habría financiado a grupos de bolivianos a los que no se les dejó ingresar al territorio nacional por la frontera con Chile. Pero esa denuncia de injerencia del MAS en los incidentes en la frontera quedó desmentida cuando el mismo gobierno de facto autorizó el ingreso de los connacionales, previo a la cuarentena, afirmó.

También acusan al MAS de una supuesta falta de política sanitaria de la pasada administración. La presidenta Áñez achaca con frecuencia las dificultades para prevenir y controlar la pandemia a la “mala herencia” dejada por el MAS, dice Arce, pero recuerda que el actual gobierno paralizó tanto un masivo plan de construcción de hospitales como el Sistema Universal de Salud lanzado por Morales a principios de 2019.

Añade que la gestión de la pandemia de COVID-19 es responsabilidad del gobierno de Áñez, pero no busca vacunas, no habilita centros de atención ni hace la compra de respiradores a tiempo.

Las decisiones sanitarias de Áñez son “más políticas y proselitistas” y advierte que el MAS seguirá haciendo propuestas sobre la pandemia porque tiene una visión de política social que, según Arce, está fuera de los objetivos del Gobierno.

(HispanTV)


Redacción Digital

 
Redacción Digital