0
Publicado el 19 Enero, 2021 por Redacción Digital en Mundo
 
 

Represión policial en Guatemala devuelve a miles de migrantes hondureños

 

Represión en Guatemala a caravanistas migrantes hondureños/ Foto en Prensa Latina

Represión en Guatemala a caravanistas migrantes hondureños/ Foto en Prensa Latina

A fuerza de golpes y gases lacrimógenos, el grueso de la caravana de hondureños migrantes comenzó  a desmoronarse desde el pasado domingo en Guatemala, según pudo verse en imágenes televisadas y reportes noticiosos de agencias y redes sociales

Tras el cansancio de varios días a pie y la represión de las fuerzas policiales y el Ejército de Guatemala, miles de hondureños se resignan hoy a emprender el camino de vuelta.

El kilómetro 177, Vado Hondo, en el departamento guatemalteco de Chiquimula, se convirtió en el epicentro de una nueva crisis humanitaria.

Otro violento enfrentamiento ayer, con las fuerzas antimotines, acabó con un cierre temporal del transporte de carga.

Zona casi de guerra

Estos acontecimientos ocuren en una zona casi de guerra, ocupada por una marea humana desesperada por llegar a su destino final, Estados Unidos.

La nueva golpiza de las fuerzas castrenses, obligó a retroceder a la frontera El Florido. Así, alrededor de nueve mil personas tuvieron que salir por el mimo lugar desde donde habían ingresado de forma ilegal a Guatemala el viernes 15 de enero

Lo anterior fue confirmado por el Instituto de Migración (IGM) en un parte oficial, en el cual indicaron que del 14 al 18 de enero registraron mil 827 migrantes procedentes de Honduras, El Salvador y Nicaragua, de ellos, mil 401 fueron retornados y 786 remitidos a esa dependencia.

Del total, mil 489 son adultos y 338 menores de edad acompañados, según la dependencia, que negó hasta ahora solicitudes de refugio en territorio nacional.

De acuerdo con el IGM, ‘las personas están siendo retornadas de manera ordenada y con prioridad para la atención a grupos vulnerables’.

Otros siguen rumbo a la frontera con México, pero podrán avanzar muy poco ante la cantidad de retenes y puestos de control para cerrarles el paso y disuadirlos como consta en el plan interinstitucional montado para enfrentar este nuevo éxodo masivo.

‘Solo queremos pasar’

La mayoría de los migrantes entrevistados expresaron su decepción con la forma en que fueron reprimidos, pues ‘no estábamos robando, solo queremos pasar’, dijeron.

En Vado Hondo permanecían unas cuatro mil personas antes del desalojo de la víspera y otras 800 que se dispersaron por un pueblo vecino fueron detectadas y devueltas.

El Gobierno de Alejandro Giammattei decretó el jueves último Estado de prevención en siete departamentos, una medida que justificó ante el riesgo de contagios de la Covid-19.

Sin embargo, el exceso de fuerza generó tensiones con Honduras, pues esta le reclamó investigar los hechos y Guatemala la acusó de incumplir acuerdos recientes para contener la caravana anunciada desde inicios de enero.

  • Con información de Prensa Latina

Redacción Digital

 
Redacción Digital