0
Publicado el 2 Junio, 2016 por ACN en Nacionales
 
 

Aumenta la superficie boscosa de Monte Ramonal

El resultado se aprecia en la diversidad genética que existe, con más de 320 especies de plantas, junto a hongos, musgos y líquenes, al tiempo que sirve de reservorio a 85 especies de aves, de ellas 10 endémicas
Como en otros bosques de Cuba, en Monte Ramonal trabajan por el rescate de la flora y la fauna.

Monte Ramonal es el único en Cuba que integra la Red Mundial de Bosques Modelos, condición que reconoce el trabajo que se realiza. (Foto: juventudrebelde.cu).

La superficie boscosa del área protegida Monte Ramonal, en el norte de Villa Clara, supera las tres mil hectáreas (ha), resultado de un sistemático trabajo de reforestación a partir de especies endémicas cubanas.

Domingo Ballate, especialista de la Empresa para la Protección de la Flora y la Fauna, en la provincia, explicó a la ACN que el programa comenzó en 1990 y la primera acción fue recuperar las condiciones agrícolas del suelo, depauperado porque llevaba mucho tiempo destinado a la crianza de ganado mayor.

Refirió el experto que desde el comienzo decidieron que la primera especie que debían rescatar era la caoba endémica de Cuba, amenazada de extinción y que requiere de mucha atención para sobrevivir, además de tener un crecimiento muy lento.

Paralelamente insertamos otras plantas nativas hasta lograr la diversidad programada y convertir el lugar en un fragmento de los bosques que cubrían la mayor parte del territorio insular antes de iniciada la tala y comercio de madera después de la llegada de los españoles, comentó.

Ballate significó que el resultado se aprecia en la diversidad genética que existe, con más de 320 especies de plantas, junto a hongos, musgos y líquenes, al tiempo que sirve de reservorio a 85 especies de aves, de ellas 10 endémicas.

Dijo que actualmente están representadas las cuatro formaciones vegetales: el bosque siempre verde mesófilo, el semidaciduo mesófilo y el semidaciduo micrófilo en suelos temporalmente inundados, además del de ciénaga con las particularidades propias del área.

Destacó que es el único en Cuba que integra la Red Mundial de Bosques Modelos, condición que reconoce el trabajo que se realiza.

Yirien Cabello Acosta, técnica forestal de Monte Ramonal, comentó a la ACN que la germinación de las semillas es por métodos tradicionales, al igual que el crecimiento de las plántulas.

Los viveros son grandes, con una capacidad superior a las 50 mil posturas en un año, y en todos los casos la asistencia sanitaria se realiza con sustancias orgánicas, agregó.

Señaló que actualmente están dedicados a la erradicación de las especies invasoras, principalmente marabú y zarza americana, un trabajo difícil, porque esas plantaciones se eliminan a mano, con el chapeo de la zona, y no está permitido usar sustancias químicas, ni prender fuego para eliminar los residuos.

José Luis Espinosa Vélez, jefe del Grupo de Guarda Bosques, comentó que hace más de una década no se reportan incendios forestales.

Los vecinos tienen un rol importante porque se agrupan en brigadas de las llamadas “fuerzas eventuales”, las que tienen asignadas varias tareas, entre ellas el aviso inmediato ante cualquier sospecha y el mantenimiento de las trochas, agregó.


ACN

 
ACN