3
Publicado el 21 Octubre, 2016 por ACN en Nacionales
 
 

Cual avispero, Cuba se levanta contra el bloqueo

Se trata de, sin teque ni rimbombancia, sumar cuantas iniciativas, con creatividad y frescura, puedan surgir en estas jornadas patrióticas, en las que cada cubano se sienta convencido de por qué vota contra el bloqueo y el imperialismo

avispero-feuPor Fidel Rendón Matienzo

Foto: Martha Vecino

Convocados por sus respectivas organizaciones de masas, políticas y sociales, a nivel de barrio, centros laborales y estudiantiles y de bases campesinas o cooperativas, cientos de miles de cubanos protagonizan por estos días combativas y patrióticas jornadas contra el bloqueo y el imperialismo.

El 26 de octubre en la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas la comunidad internacional, una vez más, condenará el cerco económico, comercial y financiero impuesto desde hace más de 50 años contra la Mayor de las Antillas, por lo cual es un buen momento para desarrollar en todo el paí­s, tal cual avispero, cuantas acciones movilizativas, de esclarecimiento y de reafirmación revolucionaria sean posibles.

La reciente directiva presidencial de Barack Obama, si bien reconoce la independencia, la soberaní­a y la autodeterminación de Cuba, y el interés de continuar desarrollando los ví­nculos con el gobierno de la Isla y la cooperación en áreas de interés mutuo, no deja de ser injerencista, en tanto el nuevo paquete de medidas para modificar algunos aspectos del bloqueo benefician más a ese paíss que a la nación cubana.

Como bien ha reiterado por estos dí­as Josefina Vidal, Directora General de Estados Unidos del Ministerio de Relaciones Exteriores, la realidad es que el mandatario norteamericano no ha agotado todas sus prerrogativas ejecutivas para contribuir de manera decisiva al desmontaje y desmantelamiento de la genocida polí­tica, cuando apenas le quedan tres meses de su mandato.

En estos temas hay mucha tela por donde cortar, por lo cual resulta vital hacer una disección o análisis casuí­stico en el seno de las familias, a nivel de colectivo laboral o estudiantil, y sobre todo, tener claridad del alcance de cada paso de Washington hacia Cuba, máxime cuando la directiva de Obama puede devenir una guí­a para el futuro escenario del próximo inquilino de la Casa Blanca.

Por tanto, si tan importante es rechazar, condenar y exigir el fin del bloqueo, con los argumentos que demuestran por qué es el principal obstáculo al desarrollo del paí­s y a la calidad de vida de su gente, también resulta necesario recordar las intenciones injerencistas del imperialismo, sus planes subversivos (ahora con métodos sutiles), su interés en apoyar el sector no estatal y la negativa a devolver el territorio ilegalmente ocupado con una base naval, en Guantánamo.

Entonces habrá muchas maneras de expresar -y reafirmar- los principios de este pueblo, no solo con mí­tines, barrio-debates o asambleas sindicales, estudiantiles, de cederistas, federadas y campesinos sino también a través del arte, la cultura, el deporte, la recreación, de los medios y las redes sociales.

En fin, se trata de, sin teque ni rimbombancia, sumar cuantas iniciativas, con creatividad y frescura,  puedan surgir en estas jornadas patrióticas, en las que cada cubano se sienta convencido de por qué vota contra el bloqueo y el imperialismo. (ACN)


ACN

 
ACN