0
Publicado el 8 Marzo, 2017 por ACN en Nacionales
 
 

Enfrenta la acuicultura cubana una intensa sequía

En la relación de los territorios más afectados durante los tres últimos años aparecen las provincias de Ciego de Ávila, Santi Spíritus y Guantánamo, impedidas de producir en sus estaciones de alevinaje
La sequía y sus efectos en la acuicultura.

La Empresa Pesquera de Santiago de Cuba presentó un año 2016 bueno, con la captura de peces de agua dulce por encima de las mil 590 toneladas. (Foto: Escambray.cu).

Por MARÍA ANTONIA MEDINA TÉLLEZ

Con el estímulo de concluir el 2016 con resultados estables, la acuicultura en Cuba comienza este año con nuevas metas para contribuir a la alimentación del pueblo, a pesar de la intensa sequía.

Jesús Rodríguez, jefe acuícola del Grupo Empresarial de la Industria Alimentaria, dijo en la ciudad de Santiago de Cuba, que en tres años las provincias más afectadas son Ciego de Ávila, Santi Spíritus y Guantánamo, impedidas de producir en sus estaciones de alevinaje.

La idea fundamental es generar más semillas para los embalses que tienen agua y ayudar a los territorios carentes, como Santiago de Cuba apoyando a los guantanameros con peor situación en la cosecha de alevines para alcanzar su potencial productivo en 2017.

Rodríguez describió un programa de desarrollo que resiste la escasez del líquido con el cultivo extensivo e intensivo de tencas, clarias, tilapias y el maricultivo que asegura la continuidad en el desarrollo productivo de especies apreciadas en el consumo nacional y la exportación.

Durante el balance del trabajo desarrollado por la Empresa Pesquera de Santiago de Cuba (PESCASAN) se conoció que la anterior fue una buena etapa por encima de las mil 590 toneladas en captura de peces de agua dulce.

Alberto Clavijo, director de PESCASAN, dijo que resultaron importantes los indicadores en la producción industrial distribuidas principalmente en masa cocida, croquetas, tronchos hamburguesas y salados, que mucho benefician a la población en la búsqueda de opciones alimentarias.

El respaldo de la elaboración es básico para que las capturas lleguen a la población con valor agregado y, aunque hoy no existen las mejores condiciones tecnológicas, se procesa un 90 por ciento, por lo cual hay que ser más disciplinados en la organización del proceso industrial, enfatizó Clavijo.

De momento se aprovechan las dos presas con más volumen de las 11 que tiene el territorio -Protesta de Baraguá con el 57 por ciento de capacidad y Carlos Manuel de Céspedes el 42 por ciento-, así como las 48 micropresas, todas bajo el plan de enfrentamiento a la sequía rectorado por el Gobierno provincial.

A inicios de 2017 el ritmo de producción es positivo y augura alentadores resultados en la parte acuícola no así en la captura estatal en plataforma, sacudida por la técnica naval, artes de pesca, y mantenimientos, señaló Manuel Fariñas, rector de la actividad en PESCASAN.


ACN

 
ACN