1
Publicado el 22 Enero, 2018 por ACN en Nacionales
 
 

Manzanillo rinde homenaje al General de las Cañas

Decenas de personas peregrinaron, acompañadas por la banda de conciertos municipal, desde el local en el cual fue depositado el cuerpo del luchador azucarero tras su muerte hasta la estación de ferrocarril donde le dispararon por la espalda
Rindió homenaje Manzanillo al General de las Cañas.

En la terminal de ferrocarriles de la ciudad de Manzanillo, donde le dispararon por la espalda, el pueblo de la localidad conmemoró el aniversario 60 del asesinato de Jesús Menéndez, líder de los trabajadores azucareros.

Por MAITÉ RIZO CEDEÑO

Foto: ARMANDO ERNESTO CONTRERAS TAMAYO

El pueblo de Manzanillo, ciudad en la que fue asesinado el 22 de enero de 1948 Jesús Menéndez, líder de los trabajadores azucareros cubanos, homenajeó hoy con banderas, cantos y flores al General de las Cañas en el aniversario 70 de su deceso.

Decenas de personas peregrinaron, acompañadas por la banda de conciertos municipal, desde el local en el cual fue depositado el cuerpo del luchador azucarero tras su muerte hasta la estación de ferrocarril donde le dispararon por la espalda.

En nombre de los jóvenes del sector azucarero, Elisabeth Mendoza Almarales aseguró que el mejor monumento a Jesús Menéndez es convertirse en excelentes técnicos y profesionales, y trabajar de forma eficiente en la zafra.

Hoy el pueblo es dueño de sus recursos y de su destino, y las nuevas generaciones tenemos la responsabilidad de fomentar el avance de la economía, a pesar del bloqueo impuesto por Estados Unidos, destacó Mendoza Almarales, graduada de la carrera de Explotación del transporte.

José Antonio Pérez, secretario general del Sindicato de los Trabajadores Azucareros en el país, recordó el origen humilde y la trayectoria revolucionaria del líder sindical, nacido en el pueblo de Encrucijada, en la antigua provincia de Las Villas.

Resaltó entre las conquistas alcanzadas por Menéndez en beneficio de los trabajadores, la creación del retiro azucarero, la participación de los técnicos y obreros en las negociaciones, el aumento de los salarios a los ferroviarios y el patronato de higienización de los bateyes.

Esos logros no eran soluciones definitivas, pero en la lucha por alcanzarlas los trabajadores se organizaban, adquirían conciencia de clases y golpeaban los intereses de los explotadores, subrayó.

La lucha constante en favor de los desprotegidos fue el motivo para que Menéndez creara en 1939, junto a Lázaro Peña, la Confederación de Trabajadores de Cuba, organización defensora de los derechos sindicales que devino en la actual Central de Trabajadores de Cuba.

El líder obrero, quien fue designado delegado a la Asamblea Constituyente y Representante a la Cámara, convirtió su labor en un enfrentamiento constante a la burguesía y al imperialismo, que provocó el desprecio de las clases dominantes y la admiración de los obreros.

El 22 de enero de 1948 le dispararon por la espalda en la estación de ferrocarriles de la ciudad de Manzanillo, en el oriente cubano, donde se encontraba como parte de un recorrido por los centrales azucareros del país. (ACN).


ACN

 
ACN