4
Publicado el 24 Septiembre, 2019 por Liset García Rodríguez en Nacionales
 
 

ASAMBLEA NACIONAL DEL PODER POPULAR

Cuba y su democracia real

Los diputados opinan y asumirán la responsabilidad de decidir, en nombre del pueblo que los eligió, quiénes integrarán los principales cargos de la dirección del país
Cuba y su democracia real

Entre el 18 y el 22 de septiembre, los miembros de la CCN realizaron las consultas con los diputados de todo el país, con el objetivo de conocer sus propuestas sobre quienes deberán integrar los correspondientes proyectos de candidaturas, que serán sometidos a la próxima sesión de la ANPP, para la elección de los nuevos cargos. (Foto: acn.cu).

Por LISET GARCÍA

Días intensos han tenido los diputados en cada provincia cubana. Su opinión cuenta y será de mucho valor en las jornadas venideras de la comisión de Candidaturas, que recoge sus opiniones y sus propuestas para los principales cargos de los órganos de dirección del Estado.

Alta es la responsabilidad de dicha comisión porque tendrá en sus manos la facultad que le otorgan la Constitución y la nueva Ley Electoral, –esta última aprobada el 13 de julio último–, para saber los pareceres sobre quiénes ocuparán los puestos de Presidente y Vicepresidente de la República, el presidente, vicepresidente y secretario de la Asamblea, quienes lo serán asimismo del Consejo de Estado, y el resto de sus miembros. Así es de acuerdo con la Disposición Transitoria Segunda de la Constitución, proclamada el pasado 10 de abril, que dispone la realización de este importante paso en un plazo de tres meses luego de aprobada la mencionada Ley Electoral.

El proceso previsto para este mes de septiembre habla de participación, y da continuidad al ejercicio vivido por el país tras el anuncio el pasado año del debate popular –en sí mismo revolucionario y democrático– acerca de la Constitución, cuya mayor virtud  es que resume con sentido común las aspiraciones de una nación que defiende principios de una Revolución auténtica, raigal, cimentada en la savia del pueblo.

La actual Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular, la mayoría de cuyos miembros no habían nacido o eran niños cuando triunfó la Revolución (el promedio de edad es de 49 años), ha tenido el privilegio de discutir y refrendar significativas decisiones, entre ellas aprobar la propia Ley de Leyes, y ahora elegirá a la nueva dirección del país, acerca de quienes fueron consultados en estos días sus 605 diputados. Ellos representan al conjunto de la sociedad, y en su nombre actúan. Pertenecen a diversos sectores sociales, son mujeres el 53,2 por ciento de sus integrantes y el 47,4 son delegados de circunscripción. Son pueblo.

Lo que sucederá en La Habana durante la sesión ordinaria del Parlamento el próximo mes de octubre será otro nacimiento, como continuidad de aquel de 1868 cuando comenzaron las luchas por nuestra independencia. Otro paso más en la búsqueda por aplicar la nueva Constitución, aprobada en referendo por el pueblo en votación secreta, libre, transparente, masiva… también precisamente en fecha más que singular: el 24 de febrero, que significa triunfo de la unidad de los patriotas, alzados en 1895 en la guerra necesaria organizada por Martí, para seguir los empeños de Céspedes.

En medio de las amenazas que pesan hoy sobre Cuba y la resistencia del pueblo frente al imperio que lo somete al genocidio más prolongado de la historia, y pretende prolongar su declarada política de “causar hambre y sufrimiento”, cubanas y cubanos mantienen su rumbo y ponen en práctica derechos democráticos que ya quisieran tener otros en el mundo, al tiempo que asumen como objetivo permanente mejorar el funcionamiento de la sociedad.

Se acordó hacer una nueva Constitución y se hizo. La voluntad de cambiar todo lo que deba ser cambiado está en marcha. La continuidad de la Revolución, perfeccionar el socialismo, renovar y fortalecer su institucionalidad, contando con el consenso más amplio y firme para salvar la Patria, sigue adelante.


Liset García Rodríguez

 
Liset García Rodríguez