0
Publicado el 25 Noviembre, 2019 por ACN en Nacionales
 
 

Tres años sin la presencia física de Fidel son más que una eternidad

Fui testigo de su incansable labor en favor del campesinado, al igual que, una década después, en la recién creada provincia de Guantánamo, cuando yo atendía por el Buró del Partido la esfera agropecuaria, y él se propuso y logró convertir al valle de Caujerí en “un jardín agrícola, en una especie de paraíso económico y social”, confiesa el entrevistado
Tres años sin la presencia física de Fidel son más que una eternidad.

Fidel con los estudiantes de la Universidad de Ciencias Médicas de Manzanillo, en la década de los años 80. (Foto: lademajagua.cu).

Por PABLO SOROA FERNÁNDEZ

Para el casi octogenario William Ganén Ganén, veterano luchador revolucionario y ex dirigente del Partido Comunista de Cuba(PCC) en las regiones de Manzanillo y Guantánamo, tres años sin la presencia física de Fidel, “ han durado una Eternidad, la misma  hacia la cual marchó”.

“Admito la ausencia  del Comandante en Jefe, de nuestro guía y líder incansable, pero no me acostumbro a ella”, declaró hoy a la ACN este fundador del PCC, nacido hace 79 años en Cruce de Lajas, localidad perteneciente hoy al municipio III Frente y entonces a Contramaestre.

El entrevistado confiesa que su responsabilidad en la pasada década de los 70, en el hoy segundo municipio más importante de la provincia de Granma, le permitió acompañar al Comandante en Jefe en varios recorridos por la Sierra Maestra.

“En su interés por ver surgir nuevas obras grandes en esas montañas donde nació la Revolución, chequeaba con inusitada frecuencia, y en situ, la marcha de los proyectos promovidos por él y por los cuales respondía el Partido”, subrayó Ganén Ganén.

Me tocaba acompañarlo, como Primer Secretario del Partido en la región de Manzanillo, y fui testigo de su incansable labor en favor del campesinado, al igual que, una década después, en la recién creada provincia de Guantánamo, cuando yo atendía por el Buró del Partido la esfera agropecuaria, y él se propuso y logró convertir al valle de Caujerí en “un jardín agrícola, en una especie de paraíso económico y social”.

El manzanillero-guantanamero, como se autodenomina, evoca las dos visitas de Fidel al que hoy es el polo productivo más importante de la provincia, la primera, a principios de julio de 1977, luego de inaugurar el combinado poligráfico Juan Marinello.

Precisa que la segunda ocurrió el 17 de mayo de 1981, en ocasión del Acto nacional por el Día del Campesino y el XX Aniversario de la Ley de Reforma Agraria, celebrado en Guaibanó, capital del valle, en el cual se refirió a los progresos de la inversión y reiteró que con el campesinado se podía ir a cualquier parte.

“El pueblo guantanamero, como el del resto de Cuba, es agradecido, pero el de Caujerí, en el municipio de San Antonio del Sur,  donde antes de la Revolución la situación era tan precaria como en el Realengo 18, y los campesinos lucharon también por el derecho a la Tierra, recuerdan a Fidel con una preferencia especial”, sentenció.

“Fueron muchos los beneficios que obtuvieron los vecinos de ese lugar, gracias a la estrategia del Comandante en Jefe”, confiesa, y seguidamente los enumera: carreteras, embalses (Pozo Azul y Los Asientos), derivadoras, estaciones de bombeo, cooperativas, una empresa agrícola, y viviendas.

Hace un alto, y completa la obra de la Revolución en ese apartado paraje, al pie del macizo montañoso Sagua-Baracoa: “sistemas de riego, casas de cultivo tapado, dos trasvases (Arroyón y Sabanalamar) y hasta una fábrica de conservas y círculos sociales”.

Como colofón de la conversación, el ex dirigente partidista menciona la presencia de Fidel, en la Plaza de la Revolución Mariana Grajales, el 26 de julio de 1985, en ocasión del acto central por el aniversario 32, de los Asaltos a los Cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes y su referencia al heroísmo de los guantanameros, durante la Guerra del 95:

“Puede decirse que entre los primeros lugares que iniciaron la lucha contando poco después con la presencia de los más prestigiosos jefes revolucionarios, se encuentra esta provincia de Guantánamo”.

Esta provincia que también rinde tributo hoy al Invicto Comandante en Jefe de la Revolución, al discípulo más aventajado de José Martí. (ACN).


ACN

 
ACN