0
Publicado el 23 Abril, 2020 por ACN en Nacionales
 
 

CUBA: Ciencia, electrónica, industria y sector privado, juntos frente a la COVID-19

Entre los principales pasos dados por esa fusión se encuentra el hecho de avanzar en la fabricación de hisopos, necesarios para la realización del PCR en tiempo real, y que en el mundo cuesta entre medio dólar y 7 euros -recordar que en Cuba se hacen cerca de dos mil determinaciones en un solo día, por lo que supone en sí un alto gasto
CUBA: Ciencia, electrónica, industria y sector privado, juntos frente a la COVID-19CUBA: Ciencia, electrónica, industria y sector privado, juntos frente a la COVID-19

Han trabajado en las soluciones a la ventilación mecánica, y la meta fundamental de Cuba es reparar todos los ventiladores y estudiar la elaboración de los llamados ventiladores emergentes, pues resultan más económicos y elementales, precisó Valdés Sosa. (Foto ilustrativa: granma.cu)

Por CLAUDIA GONZÁLEZ CORRALES

Las instituciones científicas, la industria, la electrónica y el sector privado se unen hoy en Cuba para enfrentar la COVID-19, sobre todo en cuanto a la elaboración de medios de protección, accesorios y la reparación de equipos imprescindibles, como los ventiladores mecánicos.

Así lo destacó hoy Mitchell Valdés Sosa, director general del Centro de Neurociencias de Cuba (CNEURO), en el espacio informativo Mesa Redonda, donde explicó que la emergencia sanitaria ha obligado a direccionar tecnologías y aprovechar de manera óptima los recursos con los que se cuenta, en un escenario complejo marcado por el bloqueo estadounidense y una demanda de equipos a nivel internacional que está muy por encima de la oferta.

Según anunció, entre los principales pasos dados por esa fusión se encuentra el hecho de avanzar en la fabricación de hisopos, necesarios para la realización del PCR en tiempo real, y que en el mundo cuesta entre medio dólar y 7 euros -recordar que en Cuba se hacen cerca de dos mil determinaciones en un solo día, por lo que supone en sí un alto gasto.

Informó que el hisopo desarrollado por el Centro Nacional de Biopreparados (BioCen) con apoyo de la industria textil, el sector cuentapropista y los investigadores, está en proceso de prueba, y que luego se buscará producir a mayor escala.

Otros aspectos en los que se han ido trabajando son las soluciones a la ventilación mecánica,  y, en este sentido, precisó Valdés Sosa, la meta fundamental de Cuba es reparar todos los ventiladores y estudiar la elaboración de los llamados ventiladores emergentes, pues resultan más económicos y elementales.

Comentó que se ha creado un área de trabajo con especialistas de la electromedicina y la electrónica para la reparación de estos equipos, y que en las últimas semanas se han arreglado más de 28 equipos.

Añadió que se fabrican válvulas con ayuda de los cuentapropistas, y que se recibe asesoramiento, por medio de videoconferencias, de investigadores de avanzadas universidades del mundo para la creación de los ventiladores de emergencia.

En su intervención, el director del CNEURO recordó que Cuba presenta dificultades para adquirir equipos y piezas de repuesto para los ventiladores profesionales luego de que dos empresas que suministraban este tipo de aparatos fueran adquiridas por una firma de Estados Unidos, pero que el objetivo fundamental del país es garantizar todos los equipos que se necesiten.

Señaló también que en el contexto de la fusión de la industria y las instituciones científicas y el sector militar han surgido diversas propuestas que se estudian y se validan para garantizar los medios de protección: mascarillas, protectores faciales, trajes y delantales, y las cajas de protección.

Indicó que muchos de los modelos se obtuvieron de distintas fuentes internacionales a través de conferencias con investigadores, que luego se construyeron los prototipos y que se validan, por lo que muchos se van a ir perfeccionando.

Al respecto, ponderó la realización de las cajas protectoras para cuidados intensivos, que básicamente se construyen para evitar la emisión de partículas virales del enfermo al médico, y refirió que se van a producir hasta 60 en las próximas semanas.

Valoró que lo sucedido frente a la COVID-19 es un ejemplo de cómo en breve tiempo se establecen nuevas colaboraciones y producciones, y que esta experiencia de crear lazos laterales y aprovechar todo el potencial científico-técnico, debe llegar para quedarse. (ACN).


ACN

 
ACN