2
Publicado el 30 Abril, 2020 por Rosainne Suárez Moreno en Nacionales
 
 

1º DE MAYO

Las casas como plazas

La pandemia del coronavirus obliga a quedarse en el hogar; aun así, la familia cubana celebrará el Día Internacional de los Trabajadores con iniciativas y sentimientos compartidos
Miguel Díaz Canel: La casa será la Plaza

Grafico: acn.cu

Por ROSAINNE SUÁREZ MORENO

Si meses atrás alguien me hubiera dicho que este 2020 no habría desfile por el 1º de mayo me habría echado a reír, porque era algo impensable. Sin embargo, la pandemia de la COVID-19 puso al mundo de cabeza, y nuestros modos de vidas y costumbres han tenido que variar necesariamente.

Ya por esta fecha me imaginaba ultimando detalles, preparando pancartas, formando parte de las convocatorias habituales. Sin embargo, aquí estoy, convidando a todos a participar de un modo diferente, pero no por ello menos especial.

No recuerdo un solo año en que no haya agarrado un pomo de agua, una sombrilla y hasta una meriendita para salir a festejar con toda la alegría, el compromiso y compromiso que amerita el Día Internacional de los Trabajadores.

Cuando pequeña, a los hombros de papá durante el desfile, veía todo ese mar de gente a mis pies, y me parecía una fiesta increíble. La mayor aspiración ese día era llegar a casa con el máximo número de banderitas de la estrella solitaria recolectadas. Cosa que hago aún a mis 23 años.

En la Universidad el festejo era mayor. Madrugadas en vela esperando el alba; música, serenatas, coros, baile. Al final de la jornada una quedaba agotada por el desvelo y por tanto aclamar. Pero contenta por las fotos tomadas, y las banderas de la facultad, de la FEU, de la UJC, que habían ondeado en la marcha popular.

Sin embargo, esta vez la premisa consiste en estar resguardados, cuidándonos todos hoy para volver mañana a desbordar plazas, avenidas, barrios. Por eso, este viernes 1º de mayo despertaré igual de temprano que anteriores ocasiones, prepararé la tan acostumbrada meriendita y haré mi pequeño desfile del balcón a la cocina, y hasta de ida y vuelta… También mi modesto aporte desde las redes sociales.

Si usted se pregunta qué puede hacer desde casa, pues tiene varias opciones: cante, cante a viva voz nuestro Himno Nacional puntual a las ocho de la mañana. Seguidamente aplauda, aplauda para agradecer en especial a todos esos profesionales y trabajadores de la salud, a todos esos obreros que se mantienen en sus puestos de trabajo para que el resto podamos mantenernos a salvo de la pandemia.

Además, puede hacer carteles para colocarlos en la puerta, en el balcón o la escalera… y si tiene alguna bandera no dude en sacarla también.

Si tiene la posibilidad inunde las redes con sus fotos, cuente porqué ha sido un día especial, lo que más disfruta hacer en cada marcha, o alguna anécdota que atesore.

Use las etiquetas #MiCasaEsMiPlaza, #SomosCuba, #CubaSalva, y todas las que estén a tono con la fecha para hacer sus publicaciones en redes como Facebook y Twitter, donde, más que nunca, se debe exigir ahora el cese del bloqueo.

Y, sobre todo, extreme las medidas sanitarias, cumpla con las orientaciones y no olvide, es un día atípico, pero sigue siendo un día de celebración. Lo que no cambia es el espíritu y el compromiso de los cubanos; porque a los cubanos nos sobran motivos para festejar.


Rosainne Suárez Moreno