2
Publicado el 18 Abril, 2020 por Liset García Rodríguez en Nacionales
 
 

Verdades de una Cuba bloqueada y calumniada

Odisea vivida por los cubanos que regresaron a su tierra, luego de esperar ansiosos en Perú el momento del retorno, al ser cancelados sus vuelos; no se parece a lo que se cuenta con mala intención de una Isla que cuida, rescata y salva

Nelson Milián vivió días amargos mientras estuvo varado en Perú sin saber si podría regresar a Cuba, donde fue recibido con los brazos abiertos, patria que abraza y aplaude por su generosidad, aunque en el mundo se diga otra cosa. Foto tomadas de su perfil de Facebook.

Por LISET GARCÍA

Nelson Milián, un cubano que estaba varado en Lima, Perú, acaba de egresar del aislamiento que Cuba le impuso como medida de protección frente a la Covid-19. Es el procedimiento normado en el protocolo epidemiológico que aplica el país desde que decidió cerrar la frontera el pasado 24 de marzo, y todo el que llegó después de esa fecha, fue enviado a un centro donde debía cumplir medidas establecidas.

Ha contado una historia en su muro de Facebook, y después de leerla, es más difícil explicar las manipulaciones, las fake news, o dicho en nuestra lengua, las mentiras que hablan de encierros, de abusos, de crisis alimentaria, de muertos tirados en la calle, de descuido de las autoridades frente a una pandemia que no admite titubeos a la hora de cumplir y hacer cumplir lo que pondría a salvo a las personas: aislarse, en primer lugar, y salir solo lo necesario, siempre protegidos.

“Yo estaba en Lima, Perú, cuando me cerraron mi vuelo para el 16 de marzo y no pude regresar a Cuba”. Cuenta que “aunque parecía TRANQUILO, empezó mi desesperación lejos de mi familia”. Por fin, el 1ro de abril la cónsul me comunicó que vendría el 2 en un vuelo humanitario. Desde ese momento empezó a repetir en alta voz GRACIAS CUBA.

Agradecimiento a los médicos, a todo el personal que atendió al grupo que viajó desde Perú en el centro de aislamiento ubicado en el edificio universitario, conocido como la beca de Línea e I. Foto tomadas del perfil de Facebook de Nelsón Milian

Regresaría como parte de un grupo de 71 personas, “desde deportistas hasta cubanos que estaban ilegales en Perú y que no pensaban venir, pero la situación los llevó a decidir el regreso a la patria”, relató. Algunos de esos opinaban: “chama, donde mejor se puede estar es en Cuba”.

En el grupo viajaron también los campeones de tiro Leuris Pupo y Jorge Félix Álvarez, aislados en Lima, tras varias jornadas de incertidumbre, hasta que se logró un acuerdo de las cancillerías de Cuba y Perú para la repatriación mutua de nacionales varados en ambos países.

En su FB, Nelson Milian rememoró paso a paso el retorno: 1. Ómnibus hasta el aeropuerto de Lima (34 soles a la empresa transporte). 2. Vuelo humanitario a Cuba (60 $ impuesto aeropuerto a la aerolínea) 3. Ómnibus aeropuerto La Habana al centro de aislamiento (gratis). 4. Centro de aislamiento, Línea e I, en el Vedado, 14 días, de 2 a 3 personas por habitación con tv, nevera y climatizado (gratis). 5. Desayunos, almuerzo y cenas por 14 días (gratis). 6. Asistencia médica dos veces al día, toma de temperatura, presión, examen clínico (gratis). 7. Prueba de kits rápido (gratis). 8. Vacuna para subir sistema inmunológico (gratis). 9. Servicio de habitación de una cafetería del lugar (gratis). 10. Cambio de ropa de cama y toalla cada 3 días, más aseo personal, para 14 días (gratis). 11. Transporte hasta la puerta de mi casa (gratis).

Milian advierte al final de su post, titulado “historia de mi confinamiento”, que es posible que olvide algo, pero está consciente de que a las 9 de la noche va a aplaudir no solo a “nuestros médicos, enfermeros, sino al personal de la cafetería, al de limpieza, a los cocineros que hicieron de esta estancia obligatoria un momento feliz, pese al desasosiego por no saber si estaba contagiado.

“Ninguno dio positivo ni padeció sintomatología. Pero por ser probables contagios, vivimos una experiencia que en muy pocos países se puede experimentar. Seguiré aplaudiendo. GRACIAS CUBA. Gracias a tu sistema de salud. Por cosas como esta somos respetados en el mundo entero, aunque haya quienes crean que esa realidad no existe. Es como el sol que no se puede tapar con un dedo”.


Liset García Rodríguez

 
Liset García Rodríguez