1
Publicado el 1 Mayo, 2020 por María de las Nieves Galá León en Nacionales
 
 

Desde las casas, late la unidad (+fotos y video)

Este Primero de Mayo, Mi casa es mi Plaza, tal como convocó la CTC, pues es esta la trinchera decisiva en la batalla contra la COVID-19

Foto: Pastor Batista/Bohemia

Texto: MARÍA DE LAS NIEVES GALÁ

Este es sin dudas un Primero de Mayo diferente. Por primera vez en los años de Revolución han faltado la rumba y las canciones que desde la madrugada despertaban al barrio; las calles tampoco estuvieron inundadas de trabajadores, con los carteles alusivos a la fecha; el fotorreportero no pudo buscar la mejor imagen de la Plaza con el mar de pueblo apoyando su Revolución.

Este Primero de Mayo, Mi casa es mi Plaza, tal como convocó la CTC, pues es esta la trinchera decisiva en la batalla contra la COVID-19. El mejor aporte de la familia cubana es contribuir con disciplina y responsabilidad al llamado realizado por el gobierno de mantener el aislamiento social, para así contribuir a la prevención de la pandemia.

No por pequeños, los balcones y portales dejaron de ser expresión de la fuerza y unidad de los trabajadores. Las banderas cubanas ondean y el himno nacional retumbó como testimonio del patriotismo y la dignidad de una nación que se crece bajo cualquier circunstancia.

Foto: Yasset Llerena/Bohemia

Es un día para celebrar la unidad que nos ha mantenido fuertes, enfrentando adversidades y limitaciones financieras. Es una jornada para reflexionar sobre el concepto de Revolución, que expresara el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, aquel Primero de Mayo del año 2000.

Cada una de sus palabras tienen plena vigencia, y como nunca antes enarbolamos el altruismo, la solidaridad y el heroísmo. Lo demuestran nuestro médicos, enfermeras y laboratoristas, los que están en Cuba combatiendo sin desmayo el nuevo coronavirus, así como aquellos que dan su apoyo en otros países.

Lo expresan los científicos, con sus saberes al servicio de todos; los agricultores que producen el imprescindible alimento o la sencilla mujer que madruga para hacer el desayuno de los que permanecen en los hospitales.

Es un Primero de Mayo diferente solo en forma, porque la esencia sigue siendo la misma: ¡Aquí están los trabajadores cubanos orgullosos de su Patria, de su gobierno y Partido! Desde las casas, alzamos nuestras voces para agradecer a todos los que, con grandes y pequeñas acciones, combaten la COVID-19. Y aunque aislados socialmente, hemos estado más unidos que nunca.


María de las Nieves Galá León

 
María de las Nieves Galá León