15
Publicado el 4 Agosto, 2020 por ACN en Nacionales
 
 

Con la estrategia de semillas comienza el éxito en la cosecha de caña

El central Carlos Baliño, en la provincia de Villa Clara, es el único de su tipo en Cuba que produce azúcar orgánica con destino a la exportación, posee el 80 por ciento de su área cultivable cubierta de caña para este fin, con cuatro unidades reservadas a la siembra agroecológica y tres convencionales

Foto ilustrativa: escambray.cu

Por MAIRYN ARTEAGA DÍAZ

El desarrollo, mediante la multiplicación de simientes certificadas, de las variedades de caña que abastecen a unidades de la central provincia de Villa Clara constituye prioridad para el Banco de Semillas del central Carlos Baliño, en el municipio de Santo Domingo.

Las ganancias en los rendimientos cañeros dependen en gran medida de la calidad de la siembra, de ahí que mantener una estrategia de semillas acorde a las exigencias actuales constituye escalón principal para lograr el éxito en este importante sector productivo.

Miguel Perera Cruz, jefe del grupo de caña en el ingenio Carlos Baliño, comentó a la prensa que actualmente se fomentan entre seis y 10 variedades de la gramínea, entre las que se cuentan la 86-156 y la 86-12, a la vez que se potencian nuevos cultivares de la 4-45 o la 4-69; ahora en estudio, pero que despuntan con comportamientos loables en los suelos de esta zona.

El Carlos Baliño, único de su tipo en Cuba que produce azúcar orgánica con destino a la exportación, posee el 80 por ciento de su área cultivable cubierta de caña con este fin, con cuatro unidades reservadas a la siembra agroecológica y tres convencionales.

Los rendimientos por hectáreas (ha) se comportan entre las 30 toneladas en las orgánicas y las 40 en las convencionales, agregó Perera Cruz.

Leandro Hernández Ortega, administrador del Banco de Semillas, dijo a la Agencia Cubana de Noticias que de 31 ha de tierra, 26 se dedican aquí al desarrollo de la caña, con prácticas armónicas con el ambiente como la liberación de medios biológicos y el empleo de biofertilizantes, dígase la gallinaza que se agrega al suelo, producto de una nave avícola vecina.

Las restantes cinco ha se cubren con cultivos varios para el autoabastecimiento del personal de trabajo, con plantaciones de ajonjolí, plátano, frijol caupí, frutabomba, por solo mencionar algunos, aseguró Hernández Ortega.

El grupo empresarial azucarero AZCUBA en Villa Clara tiene la meta de frenar el decrecimiento cañero que ha caracterizado a la provincia durante los últimos años, para lo cual se propone la siembra de unas 19 mil 300 ha, distribuidas en los 13 municipios.

Andrés Durán Fundora, al frente de AZCUBA en el territorio, corroboró que para ello se acometen trabajos rigurosos de preparación de las tierras, se ha cambiado el método de siembra de dos a tres trozos, lo que posibilita aumentar la población de la caña y se garantiza la semilla de calidad. (ACN).


ACN

 
ACN