0
Publicado el 21 Septiembre, 2020 por Pastor Batista en Nacionales
 
 

DESDE CENTRO Y ORIENTE

Casi un centenar de médicos y enfermeros apoyan a Ciego de Ávila

Expresión de la solidaridad entre territorios, ese refuerzo tiene lugar en un momento muy complejo, cuando la provincia sigue presentando, junto a La Habana, la mayor incidencia y dispersión de Covid-19, con eventos de transmisión en sus dos hospitales más importantes
Cerca de un centenar de profesionales de la Salud apoyando a Ciego de Ávila.

Tras ser recibidos en el hospital moronense, profesionales de varias provincias se insertan rápidamente en el trabajo.

Texto y fotos PASTOR BATISTA VALDÉS

Casi un centenar de médicos y personal de enfermería han arribado en las últimas jornadas a  territorio avileño, en el contexto de una ayuda que pretende poner freno, de una vez, a la propagación de la Covid-19 en esa central provincia, la más complicada del país junto a La Habana.

Según explica la doctora Coralia García Montenegro, secretaria general del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Salud en Ciego de Ávila, hasta hoy lunes han integrado esa avanzada un total de 37 médicos y 54 enfermeros de probada experiencia en el trabajo de terapia intensiva pediátrica y para adultos, cirugía, nefrología, ginecología e higiene y epidemiología, entre otras disciplinas, fundamentales todas para poder enfrentar con más rigor la enfermedad en el territorio.

Procedente de las cinco provincias orientales, Camagüey, Sancti-Spíritus, Villa Clara y Cienfuegos, el valioso refuerzo ha sido destinado a los hospitales Doctor Antonio Luaces Iraola, escenario de un evento de transmisión institucional que ha complicado aún más el panorama de la provincia, y al hospital Roberto Rodríguez, de Morón, afectado también por focos internos de la enfermedad, aunque con un mejor manejo de la situación hasta el momento.

De hecho, en el hospital de la cabecera provincial ha sido necesario intensificar aún más las medidas que venían aplicándose en condiciones de cuarentena modificada, sobre la base de una reorganización de los servicios internos, que reduce la presencia de personal médico, otros trabajadores y pacientes dentro de la institución, a la vez que libera espacios, como alternativa para poder acometer con más efectividad las labores de limpieza y desinfección.

Cerca de un centenar de profesionales de la Salud apoyando a Ciego de Ávila.

El doctor guantanamero Barbiel Nápoles confía en que, codo a codo con los profesionales del territorio, se revertirá la situación.

Con excepción de un reducido grupo de servicios, entre los que figuran los del cuerpo de guardia (apto para clasificar y redirigir a pacientes según cada caso concreto), emergencias, cirugía de urgencias y cuidados intensivos e intermedios, el grueso de las especialidades y sus consultas se desplazan hacia áreas de salud del entorno comunitario en la propia ciudad y en el resto de los municipios.

Informado acerca de la situación que hoy atraviesa Ciego de Ávila, el grupo de médicos y enfermeros han reafirmado la disposición de poner todo su conocimiento y experiencia en ambos hospitales o donde lo decidan la provincia y el país, por el tiempo necesario.

“Para ello no solo cuento con lo aprendido aquí en Cuba o en Turín, Italia, sino también con la comprensión y el apoyo incondicional de mi familia, allá en Baracoa, Guantánamo”, dijo en declaraciones de prensa el doctor Barbiel  Nápoles Rodríguez, especialistas de medicina interna, diplomado en terapia intensiva y emergencia médica, al ser recibido por directivos y trabajadores del hospital moronense.

Según afirmó recientemente Tomás Alexis Martín Venegas, Vicepresidente del Consejo de Defensa Provincial,  autoridades sanitarias, gubernamentales y políticas han creado condiciones de alojamiento y de atención integral, en correspondencia con la actitud de quienes integran ese refuerzo médico, la trascendencia de su contribución y la gratitud expresada hacia ellos por parte de la población.

De apreciable valor resultan también las consideraciones y sugerencias dejadas por el grupo de expertos que el país envió recientemente a Ciego de Ávila, con el objetivo de examinar el terreno, cerrar fila y ganar tiempo en la aplicación de acciones para impedir más propagación del virus.


Pastor Batista

 
Pastor Batista