0
Publicado el 3 Octubre, 2020 por Irene Izquierdo en Nacionales
 
 

FRENTE A LA PANDEMIA

Determinante Camagüey en atención a pacientes de Ciego de Ávila

Los dos hospitales agramontinos concebidos para el ingreso y tratamiento especializado frente a la Covid-19 se distinguen por el rigor que exige la misión de salvar vidas y cortar toda posibilidad de contagio interno
Bien atendidos pacientes de Ciego de Ávila en Camagüey.

En el hospital Octavio de la Concepción de la Pedraja, la comisión evaluadora sigue, paso a paso, la evolución de cada paciente.

Texto y fotos PASTOR BATISTA VALDÉS

Con predominante presencia de pacientes avileños, a quienes personal altamente especializado les ofrecen excelente atención desde los puntos de vista científico, terapéutico y humano, los hospitales de Camagüey siguen confirmando el rol determinante e integrador de la ciencia médica  cubana para salvar vidas humanas frente al violento rebrote que ha registrado el SARS-CoV-2 en Ciego de Ávila desde hace casi seis semanas.

En función de ese supremo objetivo, no solo permanecen en suelo avileño expertos de la capital encabezados por José Ángel Portal Miranda, Ministro de Salud, junto a profesionales de varias provincias, sino que se acentúa, minuto a minuto, la consagrada labor de médicos pertenecientes a diversas especialidades, enfermeros y otros trabajadores del sector vinculados al combate contra la Covid-19 en los hospitales Clínico Quirúrgico Amalia Simoni y Militar Octavio de la Concepción y de la Pedraja, en territorio camagüeyano.

Con tendencia un poco más favorable últimamente en el estado que presentan los pacientes al arribar procedentes de Ciego de Ávila, comparado con los inicios del repunte pandémico, las dos instituciones médicas agramontinas siguen, paso a paso, durante las 24 horas de cada día, la evolución individual de los 240 pacientes ingresados actualmente en sus distintas salas.

Bien atendidos pacientes de Ciego de Ávila en Camagüey.

También en la sala moderada de alto riesgo del hospital Amalia Simoni, cada minuto es vida.

A diferencia de lo que ha venido ocurriendo, los reportes dan cuenta hoy de un solo paciente en estado grave y cero críticos, resultado que no conduce a la más mínima expresión de confianza o descuido entre directivos, especialistas y resto del personal encargado de aplicar a pie de letra protocolos y tratamientos que se sustentan en la experiencia acumulada durante el enfrentamiento a la enfermedad dentro y fuera del país, así como en la intervención de los mejores productos de la biotecnología cubana.

Así, mientras doctores como Eduardo Rivero Peláez, al frente del Amalia Simoni, consideran que el hospital no hace otra cosa que cumplir sus funciones y responder al llamado del país en un momento tan complejo, a muchos ingresados suele sucederles lo mismo que a la sexagenaria Yolanda Reyes Quintana, quien no encuentran las palabras exactas o el modo más justo para expresar y corresponder una atención que trasciende con creces el ámbito médico o científico para calar en lo más profundo de la sensibilidad humana.

Vale la pena subrayar que todo ese proceso fluye sobre la base de un extremo rigor en las medidas preventivas internas para evitar la menor complicación, tal y como  explica Taurino Simón Cruz Padilla, director del hospital Octavio de la Concepción, En cuya labor de enfrentamiento a la COVID-19 han intervenido más de 1 200 profesionales, técnicos y demás trabajadores de la Salud camagüeyana, sin que hasta el momento se haya reportado entre ellos ni un solo caso positivo a la enfermedad.


Irene Izquierdo

 
Irene Izquierdo