0
Publicado el 1 Octubre, 2020 por ACN en Nacionales
 
 

Lisbety sufrió la COVID-19 en carne propia, y alerta…

Aunque permanecí ingresada 10 días en el hospital militar Manuel “Piti” Fajardo, en Santa Clara, provincia de Villa Clara, sin malestar alguno… me resultó difícil la estancia allá por la incertidumbre y la tensión que se sienten ante una enfermedad tan letal, asegura esta joven de 24 años
La joven Lisbety Pérez habla de sus vivencias de la COVID-19

“Por favor, usen el nasobuco y mantengan el distanciamiento físico en todos los lugares de la vía pública, además de realizar el constante lavado de las manos; son medidas que evitan el contagio”, es el pedido de Lisbety.

Por ISRAEL HERNÁNDEZ ÁLVAREZ
Foto: Cortesía de la paciente

Les pido a todos los seres humanos que se cuiden para que no les pase lo que me sucedió  el pasado día 10 del presente mes: me diagnosticaron la COVID-19, y sin saberlo porque estaba asintomática, expresó a la ACN Lisbety Pérez García.

Esta joven de 24 años de edad labora, como ingeniera civil, en la edificación del hotel Meliá Trinidad cuando le detectaron la enfermedad. La contrajo en el hotel Costasur de la península Ancón, lugar donde se hospeda por aproximadamente un año, en razón de su trabajo.

Justo en Costasur Sancti Spíritus abrió uno de los eventos de la COVID-19 luego del rebrote de este mal en la provincia a partir del ocho de septiembre último.

Aunque permanecí ingresada 10 días en el hospital militar Manuel “Piti” Fajardo, en Santa Clara, sin malestar alguno… resultó difícil la estancia, debido a la incertidumbre y la tensión ante una enfermedad tan letal, agregó Pérez García.

Tuvo frases de elogio para el personal médico y paramédico que la atendió en ese centro asistencial: “personas maravillosas y muy preocupadas por los pacientes”.

Actualmente permanece aislada en su hogar, en el poblado de Mayajigua, municipio de Yaguajay, donde la visita sistemáticamente elpersonal del sector sanitario con el objetivo de seguir su estado de salud, favorable, según ella.

Estoy a la espera del 7 de octubre, cuando se cumple el plazo de 28 días en estricta vigilancia para reiniciar mi faena de constructora, acotó la joven, que insiste pedirles a todos que se cuiden para evitar contraer la COVID.

Por favor usen el nasobuco y mantengan el distanciamiento físico en todos los lugares de la vía pública, además de realizar el constante lavado de las manos, porque esas medidas son el ABC para evitar el contagio, afirmó finalmente la ingeniera de la Empresa de Construcción y Montaje de Sancti Spíritus. (ACN).


ACN

 
ACN