1
Publicado el 13 Octubre, 2020 por ACN en Nacionales
 
 

Otra paso para avanzar en transformaciones necesarias, el ordenamiento monetario

Son una verdadera revolución las transformaciones de la economía en Cuba.

Foto: cubadebate.cu

Por FIDEL RENDÓN MATIENZO y JENNIFER RODRÍGUEZ MARTINTO

Marino Murillo Jorge, jefe de la Comisión de Implementación y Desarrollo  de los Lineamientos, aseveró hoy que no va a ser posible avanzar en las otras transformaciones de la economía si no se ordena monetariamente el país.

El también miembro del Buró Político intervino junto al Viceprimer ministro Alejandro Gil Fernández en una mesa redonda de la radio y la televisión cubana dedicada  al ordenamiento monetario y cambiario, una tarea incluida en la Estrategia Económica y Social de Cuba, y cuya implementación ayuda a la solución de problemas estructurales de la economía nacional.

En el entorno de la crisis mundial por el efecto de la COVID-19 hay un decrecimiento en todas las economías y no se puede seguir esperando debido a que la situación podría empeorar, el bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos se continúa arreciando y no es posible enfrentar esto sino se logra un ordenamiento para avanzar en el modelo económico, comentó Murillo Jorge.

Reconoció que existen problemas de eficiencia en el sistema empresarial, por cuestiones tecnológicas, de gestión, restricciones administrativas, además de dificultades en el incentivo a las exportaciones.

Afirmó que el problema del ordenamiento monetario no es tan sencillo como quitar una moneda y dejar otra sino que tiene un grupo de interacciones, a la vez que recordó que la tarea tiene cuatro elementos clave: resolver la dualidad cambiaria, la monetaria, eliminar gratuidades y subsidios indebidos y hacer una transformación de los ingresos.

La aspiración en este proceso es que todos los asalariados queden en mejores condiciones que en el punto de partida en el que están, manifestó.

A decir del Jefe de la Comisión Permanente de Implementación y Desarrollo de los Lineamientos, durante una etapa del proceso se discutió si se podía hacer de manera progresiva, lo cual dilataba en el tiempo la unificación cambiaria, y además, no permitía tocar la eliminación de subsidios y gratuidades  y la transformación de ingresos.

Respecto a los subsidios y gratuidades, señaló que son conquistas de la Revolución pero cuando tienen carácter masivo no estimulan la productividad del trabajo.

Murillo Jorge reconoció que actualmente todos los cubanos son subsidiados y al mismo tiempo a nadie le alcanza el salario, a la vez que se subsidian a personas que no trabajan ni aportan, ante lo cual cuestionó si era justo repartir la riqueza de esa forma en una sociedad.

Asimismo, aclaró que unificar tipos de cambio lleva una devaluación que genera ajustes con presiones al sistema empresarial para buscar más eficiencia; las personas deben ser más productivas y hay que hacerlo en aras de que la economía se mueva de manera natural pero sin terapias de choques.

En otros países, añadió, una devaluación significa desempleo porque muchas empresas no soportan la devaluación.

Según Murillo Jorge, en Cuba se tuvo el peso, luego se dolarizó, después vino el peso cubano convertible (CUC) y seguidamente el peso cubano (CUP) y el CUC, lo cual ocurre cuando la moneda base empieza a dejar de cumplir las funciones del dinero.

Aclaró que en el caso de la mayor de las Antillas el CUP sufrió eso asociado a la caída del campo socialista, y tal comportamiento genera, además, economías excesivamente administrativas.

Explicó que la tasa de cambio es el precio de una divisa expresado en términos de moneda nacional y que los tipos de cambio tienen efecto directo en la formación de precios al interior de la economía; por tanto, si se devalúa el peso cubano se incrementarán los precios mayoristas, los minoristas que se decidan, así como los salarios y pensiones.

La dualidad monetaria es cuando existen dos monedas (CUP y CUC), las dos de curso legal, y la dualidad cambiaria tiene lugar cuando existen dos tipos de cambios (1 CUP = 1 CUC = 1 USD para el sector de las entidades y 25 CUP = 1 CUC= 1 USD para las personas naturales), esclareció.

En Cuba, acotó, la sobrevaloración del peso frente al dólar ha abaratado las importaciones y para transformar eso hay que devaluar el peso cubano. (ACN).


ACN

 
ACN