1
Publicado el 3 Marzo, 2021 por Pastor Batista en Nacionales
 
 

Ciencia con todos los hierros

Texto y fotos PASTOR BATISTA VALDÉS

Condensando las mejores experiencias del país, los tuneros construyen un laboratorio de biología molecular que no escatima ni derrocha espacio o recurso algunos en función de un flujo que debe eslabonar acciones de alto rigor científico, de principio a fin.

Condensando las mejores experiencias del país, los tuneros construyen un laboratorio de biología molecular que no escatima ni derrocha espacio o recurso algunos en función de un flujo que debe eslabonar acciones de alto rigor científico, de principio a fin.

Cuando eche a andar el laboratorio de biología molecular que se construye en el Centro Provincial de Higiene y Epidemiología de Las Tunas, los técnicos y especialistas que trabajen allí tendrán el reto de corresponder con la más alta eficiencia y profesionalidad una obra concebida con verdadera exquisitez en lo que respecta al empleo del espacio y al carácter funcional de sus distintas áreas.

Para que ningún detalle se escape o quede pendiente para un “más adelante” que suele no llegar después del corte de la cinta inaugural, inversionistas del sector de la Salud y constructores laboran de manera ininterrumpida desde las 7:00 de la mañana hasta aproximadamente las 6:00 de la tarde, en medio de una rutina que, como afirma el doctor Aldo Cortés González, subdirector provincial de Higiene, “mantiene todo el tiempo ocupado a cada obrero, sin que haya sido necesario, hasta ahora, mandar a trabajar a nadie, pues todo el mundo está haciendo algo y cada quien sabe lo que le toca”.

Nada de ello sorprende a quienes conocen a esa fuerza constructiva, muy estable e integrada en su 60 por ciento por hombres sordo-mudos que durante 30 años o más han hecho historia en programas como el de la vivienda, sobre la base de un estilo que convierte en acciones el tiempo que habitualmente otros alternan con alguna que otra conversación o comentario.

EN EQUIPO DESDE EL DESPEGUE
Poco a poco van quedando conformados los pisos.

Poco a poco van quedando conformados los pisos.

Si algo continúa distinguiendo a esa obra es el sentido de trabajo en equipo que ha prevalecido desde su concepción misma. Aun cuando el proyecto correspondió a la Unión Nacional de Arquitectos e Ingenieros de la Construcción de Cuba (UNAICC), ese proceso contó con participación de especialistas de microbiología así como con una minuciosa búsqueda de información nacional, para asimilar las mejores experiencias y evitar problemas que pudieron presentarse antes, en otras provincias.

“Por eso nuestro laboratorio significa presente, para enfrentar las urgencias de este momento, pero también tiene una visión de futuro, de manera que podamos responder a cualquier necesidad de nuestro territorio o de provincias que requieran ayuda en un momento determinado”, explica Oscar Sánchez Martínez, Jefe del Departamento de Infraestructura y Sistemas Ingenieros de la Dirección Provincial de Salud.

Tocando con la yema de los dedos y “de los ojos” cada detalle, tanto él, como Valentín Ortíz Ramírez, especialista del propio departamento, y José Luis Torres Tejeda, supervisor por la Empresa de Diseño e Ingeniería CREVER, sienten la satisfacción de ver cómo avanza la colocación de la carpintería metálica, el enchape, pisos y otras labores que le siguen sumando cuerpo al 72 por ciento de ejecución a que hoy se encuentran los trabajos.

SOLO CON MARCHA HACIA ADELANTE
Laboratorio Las Tunas

También el enchape marcha a todo tren.

“Ni ahora, en pleno ajetreo constructivo, ni cuando empiece a funcionar, tendrá marcha atrás este laboratorio”, comenta con sano orgullo Oscar.

“Todo está concebido para mantener un flujo siempre hacia adelante desde que las muestras llegan procedentes de las distintas áreas de salud, mediante esa escalera independiente donde ahora ves a tres obreros trabajando.

“El diseño concibe entonces un laboratorio para la actividad de extracción, uno para mezclas y otro para pruebas de PCR (reacción en cadena de la polimerasa), hasta que se logra el resultado final. A ellos se suma un local de primeros auxilios para enfrentar dentro cualquier situación de emergencia que hipotéticamente pudiera presentarse, sin necesidad de contacto con el exterior”.

Con meticuloso apego al espíritu de los protocolos, la obra incluye un taquillero donde el personal se despoja de la ropa con que viene, se baña, se coloca el vestuario verde para primer acceso al área de laboratorios y transita, mediante pasillo aledaño, interior, a local donde se viste con el traje blanco, conocido como “escafandra”.

Laboratorio Las Tunas

Cada hombre tiene clara su tarea del día, minuto a minuto.

Sumo cuidado gira no solo en torno a la independencia total entre las áreas rojas de los laboratorios, sino también a los procedimientos que deberán realizar técnicos y especialistas cuando se dirijan a almorzar o se retiran definitivamente, al concluir la jornada laboral, momento en que tienen lugar una secuencia de pasos inviolables, relacionados con el cambio de ropa, tratamiento con luz ultravioleta, desinfección, esterilización y destino final de ese vestuario, conservación de muestras en nevera de baja temperatura…

“Este es el proyecto más importante que estamos ejecutando en estos momentos”, enfatiza Rolando Báez Agramonte, al frente de una tropa que oscila entre los 45 y 50 hombres sobre las herramientas de trabajo.

Muy cerca de él, Ramón Silva Grau mantiene total concentración en la pared donde trabaja. Por lo impasible que se muestra ante el comentario de Rolando cualquiera pensaría que es uno de los sordo-mudos que integran la brigada. Y no es así. Sucede que con ellos él ha aprendido a hablar poco, solo lo necesario, y a adelantar todo cuanto le permitan sus manos y la experiencia que acumula como albañil A.

Hoy Cuba cuenta con 22 laboratorios de biología molecular. Granma, Sancti-Spíritus y el municipio especial de la Isla de la Juventud también están inmersos en la construcción de los suyos. Los tuneros pretenden concluir en este primer trimestre del año. Pero eso no deviene meta a ultranza, a pesar de la necesidad y del valor que tiene para la provincia. Lo importante es terminarlo bien. En él estará en juego algo con lo que jamás se puede jugar: la vida humana.


Pastor Batista

 
Pastor Batista