0
Publicado el 18 Abril, 2021 por ACN en Nacionales
 
 

Aprobadas resoluciones de las comisiones de trabajo del 8vo. Congreso del Partido (+ textos de las resoluciones)

Aprobadas resoluciones de las comisiones de trabajo del 8vo. Congreso del Partido.

Miguel Díaz-Canel Bermúdez, quien presidió la comisión 3, dijo que el debate sostenido por los 94 delegados y los 22 invitados fue reflexivo, profundo y aportador. (Foto: ARIEL LEY ROYERO/ACN).

Por JOSÉ ARMANDO FERNÁNDEZ SALAZAR

En una sesión plenaria presidida por el General de Ejército Raúl Castro Ruz, Primer Secretario del Comité Central del Partido, los delegados del 8vo. Congreso aprobaron hoy cuatro resoluciones derivadas del trabajo en comisiones.

En el encuentro, que aconteció en el Palacio de Convenciones de La Habana, también estuvieron presentes José Ramón Machado Ventura, Segundo Secretario del Comité Central del Partido, y Miguel Díaz-Canel, miembro del Buró Político y Presidente de la República, así como delegados e invitados en representación de los más de 700 mil militantes comunistas de todo el país.

Manuel Marrero Cruz, Primer Ministro, al introducir las propuestas de las dos resoluciones de la Comisión No. 1 sobre el tema económico y social, destacó la participación de los 136 delegados e invitados quienes emitieron más de 140 intervenciones, las cuales estuvieron centradas en los principales conceptos que se definen en los documentos.

El Premier señaló que en el debate primó la alta sensibilidad y compromiso con el pueblo y se analizaron con objetividad las principales prioridades encaminadas a enfrentar la situación actual provocada por la pandemia de COVID-19 y el recrudecimiento del bloqueo, destacándose las medidas para incrementar la producción de alimentos, implementar la tarea de ordenamiento, impulsar el desarrollo territorial y el perfeccionamiento de los distintos actores económicos, priorizando la empresa estatal socialista.

Añadió el Primer Ministro que fueron enriquecidos y finalmente aprobados dos proyectos de resoluciones, el primero sobre la  Actualización de la Conceptualización del Modelo Económico y Social Cubano de Desarrollo Socialista, el cual resume las concepciones esenciales para impulsar el desarrollo socioeconómico conforme con las particularidades actuales del proceso revolucionario cubano.

El documento encarga al Comité Central que la Conceptualización se emplee como guía teórica, conceptual y de acción para la construcción del socialismo en Cuba mediante todas las estructuras partidistas, desde sus más altos niveles de dirección hasta las organizaciones de base.

Además recomienda a la Asamblea Nacional del Poder Popular el análisis del documento para obtener su respaldo y el posterior control de su aplicación.

La segunda resolución aprobada por los delegados al 8vo Congreso fue la referida al estado de la Implementación de los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución desde el 6to. Congreso hasta la fecha y la Actualización de estos para el período 2021-2026.

En el documento se encarga al Comité Central que, mediante las estructuras partidistas a los diferentes niveles, impulse, controle y exija la Actualización del Modelo Económico y Social Cubano de Desarrollo Socialista.

Asimismo encarga al Pleno del Comité Central del Partido analizar con la periodicidad requerida la marcha del desempeño de la economía, la implementación de los Lineamientos aprobados para el período 2021-2026 y el cumplimiento del Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social hasta el 2030, y recomienda a la Asamblea Nacional del Poder Popular ejercer un control similar.

Finalmente, la resolución recomienda a la Asamblea Nacional del Poder Popular, al Gobierno y a los organismos correspondientes que elaboren y aprueben, según el caso, las normas jurídicas necesarias para continuar perfeccionando la base legal e institucional que respalde las modificaciones funcionales, estructurales y económicas que se adopten.

En la sesión de este domingo fue aprobada también una resolución sobre la evaluación del cumplimiento de la Resolución del 7mo Congreso del Partido acerca de los Objetivos de Trabajo de la Primera Conferencia, relacionados con el funcionamiento, la actividad ideológica y la vinculación con las masas.

El documento fue analizado en la Comisión No. 2, presidida por José Ramón Machado Ventura, Segundo Secretario del Comité Central del Partido, y estuvo integrada por 110 compañeros, cuyas 49 intervenciones estuvieron dirigidas a profundizar en las causas de los problemas y deficiencias y a sugerir modos y formas de elementos prácticos para enfrentarlos.

Machado Ventura significó que en los debates se razonó sobre la importancia de atemperar  los sistemas y mecanismos de influencia a las necesidades actuales del trabajo político e ideológico.

La Resolución establece las principales proyecciones del trabajo para el período 2021-2026 y faculta al Comité Central para la elaboración y aplicación de las normas y mecanismos que resulten necesarios en cumplimiento de estos propósitos, así como también establecer la forma en que se evaluará sistemáticamente su cumplimiento.

De igual forma encomienda al Pleno del Comité Central realizar las modificacion que se requieran a los Estatutos y Reglamentos del Partido, para atemperarlos a las decisiones adoptadas en este Congreso y las necesidades para el trabajo de la organización en la actualidad.

En el debate sobre el documento Julio Gómez, delegado de Ciego de Ávila, opinó que debe dedicarse más tiempo a la labor ideológica con la base, trabajar con las expectativas del pueblo y conjugar la defensa de las conquistas de la Revolución con la promoción de nuevos proyectos utilizando con creatividad el legado de la generación histórica.

Más adelante Adis Norma Martínez, delegada de Camagüey, dijo que es una necesidad fortalecer la labor del Partido con las nuevas generaciones mediante la ampliación del sistema de influencia educativa y dinamizar los códigos de comunicación dirigidos a ellos, lo que se corresponde con un trabajo ideológico diferenciado, integral y objetivo.

Miguel Colina Rodríguez, delegado de Villa Clara, señaló que más allá de los logros del último quinquenio hay que perfeccionar el trabajo ideológico a partir de la ejemplaridad, el fortalecimiento de la vida interna, la captación con calidad de la vanguardia juvenil, la dinamización del trabajo con las organizaciones de masas y el ejercicio del control, para que las cosas se hagan bien.

En la sesión plenaria también quedó aprobada la Resolución denominada Valoración acerca de la Política de Cuadros del Partido, la UJC, las organizaciones de masas, el Estado y el Gobierno. Papel del Partido para alcanzar resultados superiores.

Miguel Díaz-Canel Bermúdez, miembro del Buró Político y Presidente de la República, quien presidió la Comisión No.3 en la que se elaboró el texto, dijo que el debate sostenido por los 94 delegados y los 22 invitados fue reflexivo, profundo y aportador.

El documento, que realiza un análisis realista y oportuno sobre la implementación de la Política de Cuadros, encarga al Comité Central  la aprobación de una Estrategia para atenderla diferenciadamente en las condiciones actuales de la sociedad cubana.

Dicha estrategia tiene como propósitos fundamentales consolidar el papel del Partido en la correcta aplicación de la Política de Cuadros, gestionar con eficacia los procesos de selección y desarrollo de los cuadros, las reservas y canteras, con prioridad en el trabajo con los jóvenes, aplicando un Modelo que permita atender, de manera diferenciada, la preparación y tránsito, por diferentes responsabilidades.

Además incrementa la intransigencia frente a la corrupción, el delito, las violaciones e indisciplinas, implementa un Programa de Investigación sobre la actividad de dirección, articula un sistema único para la preparación y superación y establece una política dirigida a reforzar la imagen social de los cuadros, su atención y estimulación.

Suselys Morfa, delegada de Matanzas, opinó que el texto tiene como fortaleza que es el resultado de un estudio de todos los congresos del Partido, recogió el legado y pensamiento de Fidel, Raúl y la generación histórica, y se contextualizó con las características actuales.

Estamos ante un documento robusto e integral -dijo- que reconoce críticamente lo que faltó y presenta un proyecto de acciones concretas para resolver estas problemáticas.

Agregó que en la Comisión se habló mucho del rol del núcleo del Partido que tiene la responsabilidad en la formación de jóvenes desde la base y el protagonismo de su secretario en el control sobre la calidad en la implementación de los principios de la Política.

Yudalys Rodríguez Castro, delegada de Pinar del Río, señaló que es necesario asegurar más que nunca la preparación de cuadros en la base para garantizar las tareas que se materializan en el municipio. La estrategia y el modelo que se presentan están muy bien pensados y acabados, y si logramos incorporarlos a nuestro modo de actuación, los resultados tienen que ser necesariamente superiores.

En la plenaria de este domingo los delegados al 8vo.Congreso aprobaron además de las cuatro derivadas de las comisiones de trabajo, la resolución sobre el Informe Central.

La cita partidista cubana se desarrollará hasta el lunes 19 de abril y coincidirá con las celebraciones por el aniversario 60 de la Victoria de Playa Girón, primera derrota del imperialismo yanqui en América Latina. (ACN).

Texto de las resoluciones aprobadas

“EVALUACIÓN DEL CUMPLIMIENTO  DE LA RESOLUCIÓN DEL 7MO CONGRESO DEL PARTIDO ACERCA DE LOS OBJETIVOS DE TRABAJO DE LA PRIMERA CONFERENCIA, RELACIONADOS CON EL FUNCIONAMIENTO, LA ACTIVIDAD IDEOLÓGICA Y LA VINCULACIÓN CON LAS MASAS”

El 8vo Congreso al evaluar el informe sobre “EL CUMPLIMIENTO DE LA RESOLUCIÓN DEL 7MO. CONGRESO DEL PARTIDO, ACERCA DE LOS OBJETIVOS DE TRABAJO DE LA PRIMERA CONFERENCIA, RELACIONADOS CON EL FUNCIONAMIENTO, LA ACTIVIDAD IDEOLÓGICA Y LA VINCULACIÓN CON LAS MASAS”, analizó el trabajo del Partido desde el anterior congreso hasta la fecha, tomó en consideración las opiniones emitidas por las organizaciones de base en su proceso de balance en relación con estos temas y el resultado de las consultas que se hicieron con los Burós provinciales, las estructuras similares de las FAR y el MININT, las direcciones nacionales de la UJC y las organizaciones de masas y finalmente con los delegados.

La discusión se centró fundamentalmente en la necesidad de continuar fortaleciendo al Partido como vanguardia política de la revolución en su vínculo permanente con el pueblo y su funcionamiento desde la base, para involucrar cada vez más a militantes, trabajadores y toda la población en el impulso de la actividad económico social del país, que permita el enfrentamiento a la crisis mundial en desarrollo y a los problemas y dificultades que nos impone el genocida bloqueo del Gobierno de los EE.UU, trabajando con mayor sistematicidad, eficiencia y firmeza por resistir y avanzar; así como el enfrentamiento a todo lo que ponga en riesgo la seguridad nacional del país incluyendo la batalla sin tregua frente a la corrupción, el delito, las ilegalidades y conductas inadecuadas.

Énfasis principal se puso, en la batalla ideológica a librar a tono con los escenarios actuales, a partir de una superior utilización de los recursos humanos y tecnológicos de que se disponen, para contrarrestar y enfrentar la subversión político ideológica en todos los espacios y formas, así como la necesidad de un protagonismo acrecentado de nuestras organizaciones de masas y sociales, en su estrecha vinculación con los sectores en ellas representados; en particular la trascendencia de un diálogo permanente con los jóvenes, estudiantes universitarios, intelectuales, académicos y otros sectores, fue de los asuntos más debatidos.

La importancia de seguir perfeccionando los métodos y estilo de trabajo del Partido en las relaciones con el Gobierno y las administraciones, contribuyendo a elevar su autoridad y eficiencia en el cumplimiento de sus funciones, fue objeto igualmente de atención.

El análisis realizado permite considerar que la Resolución aprobada en el anterior Congreso, condujo al Partido a centrar su labor en las ideas y propósitos que esta contenía, alcanzándose avances en el trabajo, manteniendo su prestigio y autoridad como fuerza política superior de la Sociedad y el Estado, no obstante reconocer que existen aspectos en los que no se avanzó lo suficiente o que es necesario continuar atendiendo con prioridad.

Basado en lo anterior, deben guiarse en lo adelante nuestras acciones en las siguientes proyecciones:

• Continuar fortaleciendo la actuación del Partido esencialmente en lo referido al trabajo político ideológico diferenciado, en especial con las nuevas generaciones; el control, exigencia y participación del pueblo para impulsar el desarrollo económico y social del país; el incremento de la combatividad y ejemplaridad de los militantes y cuadros; el funcionamiento de sus estructuras con énfasis en las organizaciones de base y la utilización del método y estilo de trabajo adecuado en su vínculo con las instituciones, organizaciones y pueblo en general.

• Pensar y actuar como país, con mayor compromiso, firmeza, creatividad e inteligencia; enfrentar el reto de fortalecer la unidad y su permanente construcción teniendo en cuenta la diversidad de intereses colectivos e individuales; potenciar las vías y formas para concretar el vínculo permanente con el pueblo y lograr la efectividad requerida.

• Fortalecer el consenso ideológico alcanzado con la apropiación, conocimiento e incorporación de lo más avanzado del pensamiento revolucionario cubano y universal, el ideario martiano, el Marxismo Leninismo, el legado de Fidel; y las enseñanzas de Raúl; el perfeccionamiento de la investigación, impartición y divulgación de la historia patria; la promoción y exigencia del uso respetuoso de los símbolos nacionales y la preservación y desarrollo de las tradiciones, identidad y cultura nacional; sobre la base de una participación y cohesión superior entre las instituciones, investigadores, profesores e intelectuales, en función de sus aportes al desarrollo y la vida espiritual del país.

• Profundizar en la aplicación del principio de la vinculación del Partido con las masas desde los organismos superiores hasta las organizaciones de base, ampliando y sistematizando los mecanismos y espacios de intercambio, búsqueda de opiniones y retroalimentación con los trabajadores, estudiantes y pueblo en general. Garantizar, como establecen los reglamentos del Partido, la participación sistemática de los trabajadores en las reuniones ordinarias de los núcleos y en las comisiones de trabajo.

• Priorizar el crecimiento del Partido, ratificando la calidad como premisa fundamental para el ingreso; con énfasis en la labor de captación en los centros sin estructura partidista, los militantes de la UJC y otros jóvenes, los obreros y los sectores estratégicos de la economía.

• Perfeccionar el sistema de atención a las organizaciones de base, priorizando la selección y preparación de los secretarios generales, para que asuman su responsabilidad con eficiencia, promuevan la correcta actuación de los militantes, aplicando con rigor las medidas correspondientes ante incumplimientos y desviaciones.

• Dinamizar la labor de los comités en los niveles intermedios y superiores del Partido como principal organismo de dirección, propiciando mayor vínculo e intercambio de sus integrantes con los militantes y organizaciones de base, que les permita una mayor preparación y participación en la elaboración y análisis de los temas que se discuten en los plenos, así como en la transformación de los problemas identificados.

• Adecuar la estructura de los organismos superiores e intermedios de dirección del Partido, al papel y responsabilidades que les corresponden en las actuales y futuras circunstancias.

• Enfrentar de manera sistemática y previsora la subversión político ideológica en todos los escenarios y formas; optimizar el empleo de los recursos y las fuerzas; en particular fortalecer el activismo revolucionario en las redes sociales digitales, insistir en el perfeccionamiento de la alerta oportuna y el desarrollo de sistemas de trabajo sustentados en una información y actualización más dinámica por todos los organismos en los diferentes niveles.

• Garantizar que los procesos de informatización de nuestra sociedad, constituyan una herramienta a favor de la identidad nacional, el desarrollo económico, la participación y elevación del nivel de vida del pueblo; enfrentar los contenidos dirigidos contra la Revolución y sus políticas.

• Estructurar sistemas de trabajo que articulen las acciones destinadas a la formación en valores; en especial con los grupos etarios más jóvenes, y atender sus aspiraciones en el orden colectivo, personal y profesional; promover la evaluación de acciones dirigidas a la reducción de la emigración, especialmente de jóvenes y profesionales; así como a un vínculo superior de los residentes en el exterior con las familias y nuestro país.

• Consolidar el enfrentamiento a prejuicios y discriminaciones de todo tipo; apoyar las acciones a acometer sobre la base del papel que desempeñan en su tratamiento los mecanismos de influencia educativa, cultural, jurídica y política; sin dar espacio a fracturas de la unidad nacional.

• Apoyar la implementación de la Política de Comunicación del Estado y el Gobierno. Garantizar el acceso del pueblo a una información veraz, objetiva y oportuna; enfrentando las debilidades que aún lastran este propósito, con una actuación más efectiva de nuestras instituciones, medios de comunicación, organizaciones y profesionales.

• Enfatizar la labor político ideológica con los trabajadores no estatales, estimular su aporte y participación en la vida económica; propiciar el despliegue de sus capacidades y potencialidades acorde con sus intereses y los del país. Priorizar en su atención, la afiliación sindical, el crecimiento al Partido y la UJC, el vínculo e intercambio sistemáticos con ellos y la canalización apropiada de sus preocupaciones.

• Consolidar la atención y vinculación permanente con la UJC y los jóvenes en general, favoreciendo los espacios de intercambio, debate y diálogo, incluidos los del ámbito digital e informal, para lograr una participación cada vez más activa del sector juvenil en los procesos económicos, sociales y políticos, con una formación ética acorde a los valores del Socialismo.

• Contribuir al perfeccionamiento de los órganos del Poder Popular, potenciando el municipio como ente principal de la dirección local. Priorizar la atención a las nuevas estructuras y la existencia de relaciones adecuadas entre ellas, el fortalecimiento de las asambleas municipales, la labor del delegado, el trabajo comunitario integrado, la atención a los planteamientos de los electores, la ampliación de los mecanismos de acceso de la ciudadanía, la información pública y la participación popular.

• Fortalecer el papel del Partido con su participación,  apoyo y control en las acciones de prevención y enfrentamiento a todos los fenómenos y manifestaciones que constituyan una amenaza para la seguridad nacional, incluyendo la corrupción, la droga, el delito, las ilegalidades e indisciplinas sociales, a partir de la utilización más efectiva y sistemática de las vías y mecanismos propios, exigiendo la responsabilidad del Gobierno, las administraciones, las organizaciones de base y sus militantes. Potenciar el papel de las organizaciones de masas en esta batalla, reforzando el control popular a través del sistema creado a esos fines, que compulse la actuación oportuna y eficaz de las autoridades competentes.

• Propiciar que las organizaciones de masas continúen la actualización de sus misiones a partir del contexto actual en que desempeñan su labor, con un carácter más diferenciado, personalizado y con mayor integralidad, de acuerdo a las motivaciones e intereses de sus miembros. Desarrollar estrategias más efectivas y concertadas para elevar la actuación de los militantes en las organizaciones que actúan en la comunidad.

El Octavo Congreso ratifica, como nos ha reiterado el Primer Secretario del Comité Central, General de Ejército Raúl Castro Ruz, la responsabilidad que asume el Partido como legítimo heredero del legado del Líder Histórico de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz.

Faculta al Comité Central para la elaboración y aplicación de las normas y mecanismos que resulten necesarios en cumplimiento de los propósitos o proyecciones contenidos en esta resolución; establecer la forma en que se evaluará sistemáticamente su cumplimiento y organizar su estudio por todos los cuadros y organizaciones de base.

De igual forma encomienda al Pleno del Comité Central realizar las modificaciones que se requieran a los Estatutos y Reglamentos del Partido, para atemperarlos a las decisiones adoptadas en este Congreso y las necesidades para el trabajo de la organización en la actualidad.

RESOLUCIÓN SOBRE LA ACTUALIZACIÓN DE LA CONCEPTUALIZACIÓN DEL MODELO CUBANO DE DESARROLLO SOCIALISTA 

El 8vo. Congreso del Partido Comunista de Cuba, celebrado entre los días 16 al 19 de abril de 2021 en La Habana, ha analizado el proyecto de Actualización de la Conceptualización del Modelo Económico y Social Cubano de Desarrollo Socialista.

En correspondencia con su carácter de guía activa y perfectible, es coherente con los fundamentos y términos incluidos en la nueva Constitución de la República, a la vez que considera los resultados de la implementación de los Lineamientos y de las políticas aprobadas desde el 6to. Congreso hasta la fecha.

La Conceptualización actualizada ratifica que la sociedad cubana se encuentra en el período histórico de construcción del socialismo, así como los principios en que se sustenta el ideal de sociedad socialista, forjado durante el proceso revolucionario en función de materializar la Visión de la Nación, Soberana, Independiente, Socialista, Democrática, Próspera y Sostenible.

Entre los principios fundamentales se destaca el ser humano como objetivo principal y sujeto protagónico; la propiedad socialista de todo el pueblo sobre los medios fundamentales de producción como forma principal del sistema socioeconómico; el rol de la innovación científica y tecnológica para el desarrollo económico y social del país; el Estado Socialista de Derecho y Justicia Social como garante de la igualdad de deberes y derechos, que asegura que ninguna persona quede desamparada.

Se reafirma el papel dirigente del Partido Comunista de Cuba, único, martiano, fidelista, marxista y leninista, vanguardia organizada de la nación cubana, expresión de la unidad de los cubanos en torno a la dirección de la Revolución.

A su vez, la Conceptualización actualizada fundamenta las principales transformaciones para la consolidación y continuidad de la Revolución a partir de nuestras fortalezas y potencialidades.
Entre las principales transformaciones se encuentran:

Consolidar el papel de la propiedad socialista de todo el pueblo sobre los medios fundamentales de producción; reconocer y diversificar las diferentes formas de propiedad y gestión adecuadamente interrelacionadas; el perfeccionamiento integral del Sistema de Dirección Planificada del Desarrollo Económico y Social y del Estado como rector, coordinador y regulador de todos los actores, en particular la descentralización de facultades a los niveles territoriales, con énfasis en el municipio como instancia fundamental.

Reconocer, regular y lograr un adecuado funcionamiento del mercado, de modo que las medidas administrativas centralizadas, en interacción con las políticas macroeconómicas y otras, induzcan a los actores económicos a adoptar decisiones de acuerdo con los intereses de toda la sociedad.

Como parte de ello, se define que es necesario impedir que productores o comercializadores impongan malas prácticas, la especulación y condiciones contrarias a los intereses y principios de la sociedad, con independencia de la forma de propiedad o gestión.

Impulsar la ciencia y el desarrollo de la tecnología y la innovación, de modo que desempeñen un papel principal en el incremento de la eficiencia, eficacia y la productividad en todas las esferas.
Consolidar el papel de las universidades y fortalecer sus relaciones con las entidades de la producción, los servicios e instituciones armadas. Lograr que la toma de decisiones y la evaluación de los resultados, se apoyen en el conocimiento y la base científica.

Asegurar que el trabajo y la laboriosidad constituyan valores morales cardinales y que la aplicación del principio de distribución socialista con arreglo a la calidad y cantidad del trabajo posibilite que esta sea la vía fundamental de satisfacción de las necesidades.

La elevación del nivel y calidad de vida es un objetivo prioritario permanente, con énfasis en la seguridad alimentaria y energética, la educación y la salud, entre otros.
El control de la correlación entre la dinámica de los precios y los ingresos provenientes del trabajo, las pensiones y prestaciones de la Asistencia Social, en función de ampliar la oferta, proteger y mejorar los ingresos reales, en la medida que se avanza en el proceso de desarrollo económico y social.

La actualización del Modelo es un proceso complejo en el que se asumen los retos derivados de las fuertes restricciones impuestas por el bloqueo económico, comercial y financiero del gobierno de los Estados Unidos, la agresividad de los enemigos de la Revolución, la crisis sistémica internacional, los efectos del cambio climático y la pandemia de la Covid 19.

El 8vo. Congreso del Partido Comunista de Cuba acuerda:

PRIMERO: Aprobar el proyecto de Actualización de la Conceptualización del Modelo Económico y Social Cubano de Desarrollo Socialista, con las modificaciones incorporadas.

SEGUNDO: Encargar al Comité Central del Partido Comunista de Cuba que la Conceptualización del Modelo Económico y Social Cubano de Desarrollo Socialista, actualizada, se emplee como guía teórica,  conceptual y de acción para la construcción del socialismo en Cuba, mediante todas las estructuras partidistas, desde sus más altos niveles de dirección hasta las organizaciones de base.

TERCERO: Recomendar a la Asamblea Nacional del Poder Popular el análisis del documento a que se refiere el numeral PRIMERO para obtener su respaldo y el posterior control de su aplicación durante la actualización del Modelo de Desarrollo Económico y Social.
Dada en La Habana a los 18 días del mes de abril de 2021 “Año 63 de la Revolución”.

RESOLUCIÓN SOBRE EL INFORME CENTRAL AL 8vo. CONGRESO DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA.

El 8vo Congreso del Partido Comunista de Cuba, efectuado los días 16 al 19 de abril de 2021, analizó el Informe Central presentado por su Primer Secretario, General de Ejército Raúl Castro Ruz, expresión del legado de la Generación Histórica y guía para el trabajo futuro de la organización partidista y demás actores de la sociedad.

El Informe Central evalúa con objetividad, justeza, claridad y sentido crítico las tareas desarrolladas por nuestro Partido y pueblo en los pasados cinco años frente a los desafíos y dificultades provenientes de la situación internacional, así como las deficiencias propias del quehacer nacional, la burocracia, inercia y resistencia al cambio, al igual que la falta de firmeza, exigencia y de control frente a los fenómenos negativos.

También ratifica que el desarrollo de la economía nacional, de conjunto con la lucha por la paz y la firmeza ideológica, constituyen las principales misiones del Partido.
Igualmente, realiza una acertada apreciación del cumplimiento de las medidas aprobadas para el enfrentamiento a la pandemia de la Covid-19, el aporte de nuestros científicos y personal de la Salud, en el diseño de efectivos protocolos de tratamiento a esta enfermedad y el desarrollo de cinco candidatos vacunales, dos de ellos en fase avanzada de ensayos clínicos.

Expone el desempeño de la economía nacional, la cual, a pesar de los obstáculos del recrudecido bloqueo económico, comercial y financiero de los Estados Unidos, permitió preservar las principales conquistas sociales de la Revolución sin renunciar a los objetivos de desarrollo previstos. Nuevamente se puso de manifiesto la unidad del pueblo en torno al Partido y su capacidad de resistencia frente a las agresiones del enemigo.

Identifica con nitidez los factores subjetivos que inciden en la gestión económica, así como los problemas estructurales del modelo, que no proporciona suficientes incentivos para el trabajo. Aborda la necesidad de propiciar una adecuada combinación del carácter centralizado de la planificación con la autonomía y descentralización requeridas en los niveles intermedios y de base del sistema empresarial y los gobiernos locales.

El compañero Raúl subraya la importancia que reviste el principio de que la propiedad de todo el pueblo sobre los medios fundamentales de producción constituye la base del poder real de los trabajadores y  por tanto, el sistema empresarial estatal está llamado a demostrar en la práctica y afianzar que es y será la forma de gestión dominante en la economía. Al propio tiempo, alerta que la ampliación de las actividades de las formas no estatales de gestión, no debe conducir a un proceso de privatización que barrería los cimientos y las esencias de la sociedad socialista, construida a lo largo de más de seis décadas.

Reitera que las decisiones en la economía no puede generar una ruptura con los ideales de justicia e igualdad de la Revolución y debilitar la unidad del pueblo en torno a su Partido, el cual defenderá por siempre el principio de que en Cuba jamás se permitirá la aplicación de terapias de choque y por tanto nadie quedará desamparado.

El Informe Central precisa la necesidad de defender el incremento de la producción nacional, en especial de los alimentos, desterrar el dañino habito de importarlos y generar exportaciones diversificadas y competitivas. Enfatiza que, sin dejar de aspirar y trabajar por superiores niveles de satisfacción de nuestras necesidades, debemos acostumbrarnos a vivir con lo que tenemos y no pretender gastar más que los ingresos que seamos capaces de generar.

Expresa que la Tarea Ordenamiento iniciada el primero de enero del presente año, luego de más de una década de estudio y trabajo deberá proseguir su implementación en correspondencia con el cronograma aprobado hasta su total aplicación.

El Primer Secretario del Comité Central del Partido reafirmó que recae en el Partido la honrosa misión de ser el digno heredero de la confianza depositada por el pueblo en el líder fundador de la Revolución, el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz. Llamó a comprender la enorme responsabilidad que supone para todos los militantes el contenido del artículo No. 5 de la Constitución de la República, que lo consagra como la fuerza dirigente superior de la sociedad y del Estado.

La existencia de un único partido nos compulsa a promover en su seno y en la sociedad en general la más amplia democracia y un permanente intercambio, sincero y profundo de opiniones, no siempre coincidente, estrechar el vínculo con la masa trabajadora y la población y asegurar la participación creciente de los ciudadanos en las decisiones fundamentales. La unidad de la inmensa mayoría de los cubanos en torno al Partido debe cuidarse con celo y jamás aceptar la división entre revolucionarios bajo falsos pretextos de mayor democracia, pues ese sería el primer paso para destruir desde dentro la propia Revolución.

El Partido Comunista deberá mantener el enfrentamiento a prejuicios y todo tipo de discriminación que toda perviven y que atentan contra la unidad de la nación.

El Informe Central llama a revitalizar el accionar de las organizaciones de masas en todas las esferas de la sociedad y actualizar su funcionamiento. Es preciso rescatar el trabajo en la base, en las fábricas, en los campos y en las comunidades, en defensa de la Revolución y en la lucha contra la indisciplina social y el delito. Es necesario elevar la combatividad e intransigencia.
Al propio tiempo, se enfatiza que las calles, los parques y las plazas son y serán de los revolucionarios y no se negará a nuestro heroico pueblo el derecho a defender su Revolución.

Asimismo refiere que en el trabajo político ideológico no es suficiente hacer más de lo mismo, es necesario realizar una profunda transformación dirigida a potenciar las esencias y los valores que emanan de la obra de la Revolución.

El compañero Raúl denunció el programa de  influencia ideológica y cultural que despliega el enemigo, enfocado al resquebrajamiento de la unidad nacional y la aspiración a que las redes sociales se conviertan en canales de subversión. Alertó que no debe existir espacio para la ingenuidad y el entusiasmo desmedidos por las nuevas tecnologías sin previamente garantizar la seguridad informática.

El Informe Central reconoció el avance alcanzado en materia de la política de cuadros e identifica las debilidades aún presentes en esta decisiva dirección de trabajo. Indica la importancia de que, en corresponden-cia con el contenido del artículo No. 4 de la Constitución de la República, no se admita la promoción a cargos superiores de compañeros, que por motivos injustificados, no hayan pasado el servicio militar activo.

En esta esfera destaca el carácter estratégico de la política de cuadros, la necesidad de su constante perfeccionamiento y actualización, de modo que se asegure la cantera de los dirigentes del futuro, caracterizados por su compromiso con la Revolución, humildad, modestia, ejemplo personal, liderazgo y firmes convicciones frente a cualquier vestigio de elitismo, vanidad, autosuficiencia y ambiciones.

El Informe central ratifica los principios que sirven de guía a la política exterior de la Revolución Cubana, al tiempo que enfatiza el mandato constitucional de que  las relaciones económicas, diplomáticas y políticas con cualquier otro estado no podrán jamás ser negociadas bajo agresión, amenaza o coerción.

Se reconoce la plena vigencia de la concepción estratégica de la Guerra de Todo el Pueblo y el aporte de los combatientes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias y el Ministerio del Interior en el cumplimiento de las misiones encomendadas.

Finalmente el Informe Central significa que según lo planificado, el 8vo Congreso marca la conclusión del proceso de transferencia ordenada de las principales responsabilidades por la Generación Histórica a las nuevas generaciones.

El octavo Congreso del Partido Comunista de Cuba acuerda:

PRIMERO: Aprobar en todas sus partes el Informe Central.

SEGUNDO: Orientar el estudio del Informe Central por los militantes del Partido y la Unión de Jóvenes Comunistas y adoptar las medidas necesarias para que su contenido esté a disposición de todo nuestro pueblo.

Dado en La Habana, a los 18 días del mes de abril de 2021, “Año 63 de la Revolución”.

VALORACION ACERCA DE LA POLÍTICA DE CUADROS DEL PARTIDO, LA UJC, LAS ORGANIZACIONES DE MASAS, EL ESTADO Y EL GOBIERNO. PAPEL DEL PARTIDO PARA ALCANZAR RESULTADOS SUPERIORES

En los Informes Centrales presentados al 6to. y 7mo. Congresos del Partido Comunista de Cuba, el Primer Secretario del Comité Central, General de Ejército Raúl Castro Ruz, se refirió a los efectos negativos de la improvisación, la falta de previsión y de sistematicidad en la conducción de la Política de Cuadros, como consecuencia de lo cual ha existido una insuficiente reserva de sustitutos debidamente experimentados y maduros, con preparación adecuada para asumir las complejas funciones de dirección en el Partido, el Estado y el Gobierno.

En el texto presentado al 8vo. Congreso, planteó que en materia de la Política de Cuadros se ha continuado trabajando en el cumplimiento de los acuerdos de los anteriores eventos. Se avanzó en la concepción organizativa y la materialización de la política de la renovación paulatina de los cargos decisorios.

Igualmente, señaló que se observa un incremento progresivo y sostenido en la promoción de jóvenes, mujeres, negros y mulatos sobre la base del mérito y las cualidades personales, aunque lo alcanzado es absolutamente insuficiente en lo referido a las principales responsabilidades en el Partido, Estado y Gobierno. Prosigue la promoción de cuadros de la Unión de Jóvenes Comunistas a la labor profesional en el Partido.

Al propio tiempo, refirió que persisten debilidades en la aplicación de la Política de Cuadros, que se reflejan en la tendencia al formalismo y la superficialidad de no pocos cuadros que se consideran imprescindibles y no atienden la formación de las reservas. Se pone de manifiesto un escaso vínculo con el pueblo, falta de sensibilidad e incapacidad para movilizar a los colectivos en la solución de los problemas y un débil trabajo hacia los subordinados.

La Revolución Cubana se desenvuelve en medio de complejas condiciones, por la irrenunciable vocación independentista y su programa de desarrollo socialista, en abierta contradicción con la política del imperio, lo que permite avizorar un escenario aún más difícil y desafiante para los próximos años, que demanda un fortalecimiento de la unidad del pueblo en torno a su Partido, como tarea fundamental de los cuadros y militantes.

En esas circunstancias, los principios contenidos en la Tesis y Resolución del Primer Congreso, así como los Objetivos que sobre este tema se aprobaron en la Primera Conferencia Nacional del Partido, mantienen plena vigencia. En ellos se precisa que la formación, selección, ubicación, promoción y superación de los cuadros debe garantizar que se caractericen por su solidez política, conocimientos profesionales, capacidad de dirección y se promuevan de manera  escalonada.

La aplicación de la Política de Cuadros es una responsabilidad de los jefes y constituye una actividad priorizada e indelegable para los que ejercen la dirección, pues de su labor depende, en gran medida, los resultados que se alcancen. Al Partido le corresponde exigir, controlar y velar por la efectividad en su cumplimiento.

Es imprescindible elevar en los cuadros la formación de convicciones, reforzando su incondicionalidad y compromiso para cumplir tareas que impliquen sacrificios personales y profesionales.

Desde el anterior Congreso, el Partido desarrolló diferentes procesos políticos, con la finalidad de consolidar el control de sus organismos de dirección y organizaciones de base sobre la Política de Cuadros.

Diversas decisiones se adoptaron encaminadas a corregir errores y debilidades, iniciándose el traspaso paulatino y ordenado a las nuevas generaciones de las principales responsabilidades del país.

Se ratifica que quienes dirigen deben acrecentar su vínculo con las masas, tener capacidad de movilizar, argumentar, dialogar y ser resolutivos, elevar la sensibilidad política y humana, la responsabilidad y el uso de la dirección colectiva en función de la solución de los problemas.

El enfrentamiento a la corrupción y otras conductas nocivas ha sido una prioridad, al constituir un problema de Seguridad Nacional, ante lo cual se requiere actuar con mayor vigilancia, exigencia y control, adoptando las decisiones necesarias en relación con cualquier manifestación de deterioro y debilidad en el comportamiento ético de los cuadros.

Lo alcanzado ha sido posible por la capacidad de nuestro Partido para enfrentar y superar desafíos, así como por la existencia de un potencial de cuadros y otros trabajadores con cualidades individuales, entre ellos jóvenes con perspectivas de desarrollo y compromiso para cumplir diferentes tareas.

Mención especial requiere el haber contado, durante todos estos años, con la presencia activa y el ejemplo de lealtad y consagración de la generación histórica de la Revolución.

El 8vo. Congreso del Partido, considerando el proceso previo de estudio, análisis y consultas que se ha realizado, así como los resultados alcanzados en los debates de la comisión, a partir de los problemas reiteradamente planteados por nuestros líderes históricos en este asunto estratégico y crucial para el destino de la nación, acuerda:

Primero: Aprobar el informe sobre la Valoración acerca de la Política de Cuadros del Partido, la UJC, las organizaciones de masas, el Estado y el Gobierno. Papel del Partido para alcanzar resultados superiores.

Segundo: Encargar al Comité Central del Partido Comunista de Cuba la aprobación de una Estrategia para atender diferenciadamente la Política de Cuadros en las condiciones actuales de la sociedad cubana, la que tendrá como propósitos fundamentales:

•    Consolidar el papel que le corresponde desempeñar a los organismos de dirección y organizaciones de base del Partido, en la correcta aplicación de la Política de Cuadros, exigiendo mayor responsabilidad de los jefes en este vital asunto.

•    Gestionar con eficacia los procesos de selección y desarrollo de los cuadros, las reservas y canteras, con prioridad en el trabajo con los jóvenes. Aplicar un Modelo que permita atender, de manera diferenciada, la preparación y tránsito, por diferentes responsabilidades, de los compañeros que muestren las mayores perspectivas para ocupar los principales cargos de la nación.

•     Incrementar la intransigencia frente a la corrupción, el delito, las violaciones e indisciplinas.

•     Implementar un Programa de Investigación sobre la actividad de dirección y el trabajo con los cuadros.

•     Articular un sistema único para la preparación y superación de los cuadros y reservas.

•     Establecer una política dirigida a reforzar la imagen social de los cuadros, su atención y estimulación.

De lo que se trata es de emplear al máximo las conquistas y fortalezas de estos 62 años de obra revolucionaria,  conjugando el caudal de experiencias  acumuladas, con la utilización de métodos científicos, en función de un ser humano cada vez más cercano al ideal de sociedad, justa y solidaria, que distingue a Cuba ante el mundo.

Es traer a nuestros días lo que se plantearon los fundadores de la Revolución, desde la selección y organización de los asaltantes al Moncada, lo que fue cristalizando durante la lucha, con el ejemplo personal de Fidel y sus compañeros y compañeras de la Generación del Centenario.
Dado en La Habana, a los 19 días del mes de abril de 2021, “Año 63 de la Revolución”.

 


ACN

 
ACN