0
Publicado el 7 Abril, 2016 por Raúl Menchaca en Opinión
 
 

Una brújula para la nación

MenchacaPor RAÚL MENCHACA/ R.Reloj

Uno de los más trascendentales asuntos que discutirá el venidero VII Congreso del Partido será la conceptualización del modelo económico cubano. Y es importante porque para avanzar es necesario conocer la dirección adonde se desea llegar.

Por supuesto que esa es una propuesta que ha necesitado de un cuidadoso esbozo y que recibió unas seiscientas consideraciones de los miembros del Comité Central. Esas opiniones fueron analizadas y procesadas durante la elaboración previa del concepto, que se enriqueció con el pensamiento colectivo.

Aunque el documento define las bases teóricas y las características esenciales de nuestro mo­delo económico y social, se seguirá examinando en el período que transcurra entre uno y otro Congreso. “NO es estático, sino dinámico”, adelantaba el jefe de la Comisión Permanente para la Implementación y Desarrollo de los Lineamientos, Marino Murillo.

Mirando lejos.

El país que queremos, ese que se adelanta socialista, próspero y sostenible, será también otro punto de análisis del venidero Congreso de los comunistas cubanos. El foro deberá aprobar un Programa de desarrollo económico y social hasta el dos mil treinta, un texto en el que se viene trabajando desde hace cuatro años. Ese Programa está dirigido a resolver de una vez los problemas estructurales de nuestra economía, a partir de políticas de gobierno con enfoques integrales y sostenibles, que respondan a una visión estratégica y consensuada de mediano y largo plazos.

Lo que se plantea está sustentado por los Lineamientos ya aprobados, y no es una vía diferente, sino un salto hacia adelante en la estrategia económica.

Ese ambicioso programa de desarrollo, junto a la conceptualización del modelo, constituirán una nueva brújula para la nación.

 


Raúl Menchaca

 
Raúl Menchaca