0
Publicado el 23 Marzo, 2018 por Redacción Digital en ¿Sabías?
 
 

¡Entérate! Hay un ingrediente de tu cocina que podría ‘salvar’ al mundo

Científicos del Instituto Planetario de Ciencia de Pasadena, en Estados Unidos, descubrieron que la sal común o de mesa es más reflectante que la alúmina, y menos ofensiva para los humanos. También alegaron que cuando este condimento se muele en partículas bien pequeñas y se dispersa aleatoriamente, favorece la salida del el calor infrarrojo liberado por la Tierra se libere y permita su enfriamiento

mundo.sputniknews.com

Científicos descubrieron que pulverizar sal y propagarla a través de la troposfera superior de la Tierra podría disminuir los gases del efecto invernadero. Este condimento podría ayudar a contener los rayos del sol y enfriar el planeta.

Este 21 de marzo investigadores en la Conferencia de Ciencia Lunar y Planetaria sugirieron este nuevo enfoque, que según avizora, podría ser más benigno que otras estrategias para detener el cambio climático, refiere la revista Science.

Durante varias décadas, los científicos han sugerido formas de “geoingeniería” del clima. Varias propuestas requieren inyectar partículas microscópicas, llamadas aerosoles, en la estratosfera, la región tranquila de la atmósfera sobre la troposfera, a unos 18 kilómetros del ecuador.

Allí reflejan la luz solar de vuelta al espacio, imitando la influencia de grandes erupciones volcánicas que han enfriado temporalmente el planeta en el pasado.

Tales propuestas a menudo implican sulfatos, partículas que se forman en la estratosfera a partir de dióxido de azufre expulsado por volcanes u otras moléculas con alta reflectividad, como polvo de diamante o alúmina (óxido de aluminio). Sin embargo, el dióxido de azufre podría consumir la capa de ozono o causar una lluvia ácida.

Por su parte la alúmina podría incrustarse en los pulmones si se inhala y causar una enfermedad crónica similar a la silicosis, lo cual sería aún peor. Por ello, científicos del Instituto Planetario de Ciencia de Pasadena, en Estados Unidos han investigado diversos compuestos reflectantes con menos riegos para la humanidad.

Así descubrieron que la sal común o de mesa es más reflectante que la alúmina, y también inofensiva para los humanos. También alegaron que cuando este condimento se muele en partículas bien pequeñas y se dispersa aleatoriamente, favorece la salida del el calor infrarrojo liberado por la Tierra se libere y permita su enfriamiento.

La Universidad de Bristol en Reino Unido, también había investigado la sal común para un experimento de geoingeniería conocido como Proyecto de inyección de partículas estratosféricas para el clima, pero fue cancelado en 2012 por “algunos problemas”, publicó Science.

Los científicos británicos alegaron entonces que la sal contiene mucho cloro y este podría destruir el ozono. Además este condimento tiene una fuerte atracción con el agua, así que pequeñas cantidades de sal podrían alterar potencialmente la formación de nubes con consecuencias desconocidas.

Sin embargo, los norteamericanos esperan que esto no sea un inconveniente si se inyecta la sal en la troposfera superior, o sea, sobre las nubes pero debajo de la estratosfera. Además el estudio continuará para resolver algunas interrogantes antes de experimento sobre una región seleccionada.

De todas formas, estas estrategias no sustituyen la acción para frenar las emisiones de carbono ya que ningún invento de geoingeniería evitaría que el aumento del dióxido de carbono acidifique los océanos. Por tanto, esta investigación sólo resolvería una cuestión a corto plazo.

(Mundo Sputnik)

Condimento superhéroe: El ingrediente de tu cocina que podría salvar al mundo


Redacción Digital

 
Redacción Digital