1
Publicado el 31 Octubre, 2019 por DPA en ¿Sabías?
 
 

¿Eran guerreras las vikingas?

Los vikingos mantenían igualdad de géneros

Mujeres vikingas

(Foto: supercurioso.com)

MADRID, 31 Oct. 2019 (DPA/Europa Press) – La igualdad de género puede remontarse a Escandinavia durante la época de los vikingos en atención al estado que presentan huesos y dientes de hombres y mujeres de aquella región y época.

Laura Maravall y Jörg Baten, historiadores de la Economía que trabajan como parte del Centro de Investigación Colaborativa ‘ResourceCultures’ en la Universidad de Tübingen, compararon la salud de hombres y mujeres de los últimos mil años, utilizando datos recopilados de dientes y esqueletos históricos.

Si los datos en una población mostraban que las mujeres tenían los mismos o incluso mejores valores de salud que los hombres, Maravall y Baten suponían que las niñas y los niños tenían un acceso relativamente igual a la comida y otros recursos.

Los datos de Escandinavia indicaron que las mujeres en las zonas rurales allí estaban en una posición comparativamente favorable ya en la Edad Vikinga (a fines del siglo VIII al XI) y en el período medieval que siguió. Para la sociedad en general, esta mayor igualdad de género parece haber llevado a un desarrollo positivo a largo plazo. El estudio ha sido publicado en la última edición de Economics and Human Biology.

El estudio se basó en datos europeos del Proyecto de Historia Global de la Salud (GHHP). Incorpora datos de estudios sobre esqueletos humanos de más de cien sitios europeos de los últimos 2.000 años. Los investigadores observaron especialmente de cerca la información proporcionada por los dientes. Si una persona está desnutrida o gravemente enferma en la primera infancia, su esmalte dental sufre un daño permanente, conocido como hipoplasia lineal del esmalte.

‘Presumimos que si las niñas y las mujeres recibieran menos alimentos y cuidados que los miembros masculinos de la sociedad, tendrían más daños’, explica Laura Maravall. ‘La medida en que los valores difieren entre hombres y mujeres es, por lo tanto, también una medida de igualdad dentro de la población’. La estrecha relación entre la frecuencia relativa de daño del esmalte y el estado general de salud se demostró mediante la medición de los huesos del muslo correspondientes. La longitud del fémur proporciona información sobre la altura, que es relativamente mayor en personas con buena salud y una buena dieta.

El análisis detallado de los datos dentales para hombres y mujeres escandinavos en el campo sugirió un alto grado de igualdad incluso en tiempos de los vikingos. ‘Esas mujeres en los países nórdicos pueden haber llevado a mitos populares sobre las valquirias: eran fuertes, sanas y altas’, dice Jörg Baten. Pero la imagen en las ciudades escandinavas era diferente.

‘Las ciudades suecas de Lund y Sigtuna –en el sitio de la actual Estocolmo– y en Trondheim en Noruega, habían desarrollado un sistema de clases a principios de la Edad Media. Las mujeres allí no tenían la misma igualdad que sus hermanas en el campo’. La igualdad fuera de las ciudades parece haber estado vinculada a la especialización en la cría de ganado.

‘La cría de cultivos fue algo que los hombres hicieron principalmente porque requería una mayor fuerza muscular; pero criar animales permitió a las mujeres contribuir en gran medida al ingreso familiar. Eso probablemente elevó su posición en la sociedad’, dice Baten. Las mujeres escandinavas también estaban bien en comparación con otras mujeres en Europa. Las mujeres experimentaron significativamente menos igualdad en la región mediterránea y en las ciudades de Europa del Este.

‘La investigación nos ha proporcionado una gran cantidad de evidencia sobre la relación entre la igualdad de género y el desarrollo económico de un país. La igualdad de género no solo aumenta la prosperidad de las mujeres, sino que también tiene un impacto positivo en el crecimiento económico y el desarrollo en general’, señala Baten.

Los investigadores en el proyecto especulan que las mujeres escandinavas han podido mantener su fuerte lugar en la sociedad hasta la era industrial y más allá. Maravall y Baten dicen que puede ser una razón por la que Noruega, Suecia, Dinamarca y Finlandia son naciones prósperas y económicamente estables

  • Hasta aquí esta historia; pero si te alcanza el saldo y la batería, y quieres saber algo más acerca de las mujeres vikingas,¿cómo eran? ¿qué hacían? te ampliamos el cuento con otros detalles, según la versión de supercurioso.com

Escandinavia tiene una rica historia, una conocida por muchas personas en el mundo y que ha inspirado libros, películas y mitos, especialmente aquella relacionada con el período que vio la transformación más grande era la época vikinga (AD 750-1100), es decir, la época de los Vikingos, temidos guerreros escandinavos que atacaban partes de las Islas Británicas y el continente europeo. Pero, ¿qué hay de las mujeres vikingas? ¡Te lo contamos!

¿Cómo eran las mujeres vikingas?

 

Aunque se sabe que estas bandas de vikingos estaban compuestas principalmente de hombres, hay pruebas de la época que demuestran que algunas bandas de guerreros iban acompañadas también por mujeres e, inevitablemente, por niños, aunque no hay evidencia convincente de que las mujeres participaron directamente en la lucha y las incursiones.

Sí hay evidencia que indica que el lenguaje hablado en estos asentamientos era el escandinavo, por lo que se puede aseverar la presencia de mujeres de habla escandinava. Es decir, mujeres que emprendieron el viaje junto a los guerreros vikingos.

Sin embargo, otras mujeres fueron llevadas a Islandia como esclavas. Los estudios de la composición genética de la población moderna islandesa sugieren que hasta dos tercios de su población fundadora femenina tenía sus orígenes en las islas británicas, mientras que sólo una tercera parte provenía de Noruega.

Las llamadas Sagas de Vinlandia muestran que las mujeres participaron en los viajes desde Groenlandia a algunas partes de Norteamérica (conocidas como Vinlandia). Entre ellas, hubo una mujer islandesa llamada Gudrid Thorbjarnardottir (que se calcula vivió en el siglo XI) que pasó a la historia por haber sido la madre del primer niño europeo nacido en Vinlandia, pero también por haber peregrinado más tarde a Roma, convirtiéndose, a su vuelta, en monja de clausura.

Las mujeres noruegas eran las esposas de los principales jefes noruegos que establecieron grandes haciendas en Islandia, mientras que las mujeres británicas pudieron haber sido llevadas allí como esclavas para trabajar en estas tierras.

En aquel entonces, las mujeres de todas las clases eran esenciales para la creación de nuevos hogares en territorios desconocidos y deshabitados, no sólo en Islandia, sino también en Groenlandia.

Las mujeres que se quedaron en Escandinavia también sintieron los efectos de la Edad Vikinga. Por lo que han podido concluir los historiadores, al menos las de las clases más ricas, fueron valoradas y respetadas. Muchos metales preciosos y obsequios de las islas británicas se encontraron en las tumbas de las mujeres noruegas, presumiblemente eran regalos de los hombres que se fueron al oeste. Algunos de esos presentes ostentosos incluían barcos grandes y hermosos, varios caballos y muchos otros objetos valiosos.

Así es que existieron las mujeres vikingas, aunque tal vez no con el papel más activo en las batallas, sí que tuvieron un papel fundamental en los asentamientos y la creación de nuevas sociedades, reconocido por los propios guerreros.

¿Qué te ha parecido esta historia? ¡Coméntanos!

 


DPA

 
DPA