0
Publicado el 14 Abril, 2020 por Redacción Digital en ¿Sabías?
 
 

Gestionar emociones

¿Clave para el éxito laboral?

Cada vez es más importante tanto para los entrevistadores como para el desempeño diario, aunque siempre ha tenido mucho peso. Algunos expertos la consideran «la habilidad clave» en el entorno del trabajo.
inteligencia emocional

Ilustración: universia

 

Hace poco nos preguntamos cuáles son las habilidades más demandadas por las empresas. Según un informe publicado por LinkedIn, en el entorno laboral cada vez se valoran más las competencias interpersonales, incluso más que los conocimientos técnicos, que también, por supuesto, son -y serán siempre- necesarios.

Las habilidades blandas o soft skills llevan años de moda y ganando importancia. En esta lista, destacan de manera especial la creatividad, la persuasión, la colaboración, la adaptabilidad y el manejo del tiempo; habilidades que tienen varios rasgos en común y que podemos resumir en la flexibilidad ante las circunstancias y la capacidad para responder a ellas. También podemos decir que todas entroncan en la llamada “inteligencia emocional”.

De ella vamos a hablar hoy. Para conocer su importancia, nos dirigimos a las opiniones de dos profesores de economía de la Universidad Abierta de Cataluña (UOC), que recoge en un artículo el diario El Economista.

¿Conoces ya este concepto?

“Un equipo depende en gran parte de que sus miembros sepan gestionar sus emociones”

“El funcionamiento de un equipo depende en gran medida de la capacidad de sus miembros para gestionar sus emociones”, sentencia Edgar Breso, uno de estos docentes de la UOC. No exagera. Para su compañera Mireia Cabero, “no es posible que el cerebro racional y creativo trabaje en alto rendimiento si emocionalmente no estamos bien”.

En el rendimiento afectan varias variables. A saber: la concentración, la creatividad o la aceptación de errores, entre otros muchos. Una persona capaz de gestionar bien sus emociones es más efectiva.

Sin embargo, como aclaran, la gestión de las emociones propias no es la única rama de la inteligencia emocional, aunque sí es la más conocida. Leer e interpretar las emociones del otro es igualmente importante para adaptar nuestra respuesta.

Otros beneficios de ser inteligente emocionalmente

Cabero destaca diversas ventajas de la inteligencia emocional que la convierten en una habilidad clave en el trabajo y que afectan también al bienestar personal. A nivel interior, por ejemplo, señala que una persona se sentirá más motivada, disfrutará más del momento y experimentará un mayor estado de bienestar.

A nivel social, además, tendrá más positividad y serenidad. Asimismo, podrá disfrutar más del trabajo en equipo y será mejor recibido por sus compañeros. En caso de que esta persona ostente un cargo directivo, le resultará más fácil generar contagio emocional positivo.

Mayor presencia en la sociedad

“Las empresas contratan a sus trabajadores por sus habilidades técnicas, pero las despiden por sus competencias emocionales”, asegura Breso.

Es por ello que los gobiernos están tomando cartas en este asunto. Reino Unido y Malta han anunciado que sus colegios impartirán una asignatura obligatoria sobre inteligencia emocional, que forme a los estudiantes en estas competencias tan importantes. Una medida que podemos suponer que no tardará mucho tiempo en extenderse a otros países.


Redacción Digital

 
Redacción Digital