0
Publicado el 25 Septiembre, 2020 por Redacción Digital en ¿Sabías?
 
 

Reconstruyen rostro de un niño de más de dos mil años

Los restos, de 78 centímetros de altura, fueron hallados en 1880 en un cementerio próximo a la pirámide de Hawara, al suroeste de El Cairo.
Reconstrucción del rostro de un niño egipcio

Nerlich AG, et al. PLOS One (2020)

Los avances de la ciencia son cada día más sorprendentes, algunos se pudieran hasta tildar de “mágicos”. Dentro de estos últimos se sitúa la posibilidad de conocer, cada vez con mayor exactitud, la apariencia de nuestros antepasados.

Este es el caso de un niño egipcio que murió entre los años 50 a.C. y 100 d.C., cuyo rostro fue conformado a través de la reconstrucción digital en 3D, basándose en una tomografía y una pintura de la momia en cuestión.

Los restos, de 78 centímetros de altura, fueron hallados en la década de 1880 en un cementerio próximo a la pirámide de Hawara, al suroeste de El Cairo. Actualmente radican en el Museo de Arte Egipcio de Múnich, y muestran en el envoltorio que los cubre un “retrato” de quien se suponía estaba enterrado dentro.

La momia del niño cubierta.

Nerlich AG, et al. PLOS One (2020)

El grupo de investigadores austriacos y alemanes a cargo de tal hazaña evidenció que, efectivamente, la pintura coincidía casi con exactitud a la imagen obtenida, excepto porque en la primera el infante aparentaba mayor edad de la que debía tener al momento de su fallecimiento, correspondiente a 3 o 4 años.

“El retrato muestra rasgos un poco ‘más maduros’, que pueden haber sido el resultado de una tradición artística de la época”, explicó a Live Science Andreas Nerlich, investigador principal del estudio y director del Instituto de Patología de la Clínica Académica Múnich-Bogenhausen (Alemania).

Para recrear la cara utilizaron la forma del cráneo y los dientes, mientras el color del pelo, los ojos y la piel fueron agregados confiando en la veracidad del retrato. Por otra parte, con el fin de determinar el grosor de la piel, los científicos emplearon estándares correspondientes a menores de entre 3 y 8 años.

muestra computarizada del rostro del niño egipcio

Nerlich AG, et al. PLOS One (2020)

Durante el proceso se pudo comprobar que, probablemente, la causa de la muerte haya sido debido a una neumonía, mientras que el cerebro y varios órganos abdominales faltaban, algo común en las momificaciones del antiguo Egipto.

Fuente: Actualidad RT


Redacción Digital

 
Redacción Digital