0
Publicado el 21 Septiembre, 2017 por ACN en Salud
 
 

Valora el ministro de Salud vitalidad de servicios avileños

En los hospitales provinciales Antonio Luaces Iraola, de la ciudad capital, y el Roberto Rodríguez, de Morón, se labora intensamente para recuperar los daños en los techos y mantas impermeables que provocaron averías en los conductos de clima y en el falso techo de varios salones de operaciones
Valora el ministro de Salud vitalidad de servicios avileños.

Foto: radiorebelde.cu

Por LUBIA ULLOA TRUJILLO

Roberto Morales Ojeda, miembro del Buró Político del Partido Comunista de Cuba y ministro de Salud Pública, comprobó hoy en Ciego de Ávila que el compromiso del sector es garantizar la vitalidad de los servicios y las medidas de vigilancia epidemiológica para evitar enfermedades tras el paso del huracán Irma.

En un recorrido por unidades de la Salud en los municipios de Ciego de Ávila, Chambas y Morón, afectados por el fenómeno hidrometeorológico, Morales Ojeda enfatizó en que el trabajo de médicos, enfermeros, técnicos y demás personal, es hacer de los centros asistenciales dañados un referente de la recuperación.

Al visitar el Consejo Popular Máximo Gómez, más conocido por Punta Alegre, en Chambas, donde el mar penetró, provocó inundaciones y arrasó con viviendas y el policlínico, el ministro insistió en que se debe agilizar la limpieza de los patios de los hogares para desratizar con el objetivo de mantener bajos los índices de infestación por roedores.

En ese lugar pesquero del norte avileño, Morales Ojeda se interesó por la calidad sanitaria del agua de consumo, la desinfección en las fuentes de abasto y sus niveles de cloro, la garantía de venta en la farmacia de hipoclorito de sodio al uno por ciento y de la aplicación del antibiótico Doxiciclina a los más de ocho mil habitantes para evitar procesos de diarreas.

Urge ir a cada casa para hacer pesquisajes y saber lo que realmente sucede en cada núcleo familiar de las zonas más devastadas por el huracán, labor en la que deben colaborar los estudiantes de la facultad de Ciencias Médicas, puntualizó Morales Ojeda.

Nos corresponde- dijo- estar al tanto de quienes perdieron sus espejuelos; prótesis dentales; los medicamentos de la diabetes, la presión, el asma y de otras enfermedades; así como también de las necesidades de ayuda psicológica.

El ministro constató que en los hospitales provinciales Antonio Luaces Iraola, de la ciudad capital, y el Roberto Rodríguez, de Morón, se labora intensamente para recuperar los daños en los techos y mantas impermeables que provocaron averías en los conductos de clima y en el falso techo de varios salones de operaciones.

En ambas instituciones hospitalarias, Morales Ojeda exigió mejorar las condiciones de alojamiento y alimentación del personal médico de guardia y darles apoyo a los trabajadores que perdieron sus viviendas o tuvieron algún impacto de los fuertes vientos de Irma.

También vio como la furia del meteoro dejó sin cubiertas al policlínico y a la casa del abuelo del Consejo Popular Máximo Gómez; y al hogar de ancianos Mártires de Barbados, de la comunidad El Asiento, todos de la localidad de Chambas.

Sobre las principales afectaciones reportadas en el sistema de salud en Cuba, el titular del sector informó a la Agencia Cubana de Noticias que están identificadas 797 unidades, de ellas 61 son hospitales, 117 policlínicos y 82 instituciones sociales.

Se suman 301 consultorios del médico y enfermera de la familia, 104 farmacias y otros 102 centros tales como bancos de sangre, ópticas, clínicas estomatológicas y almacenes y 30 de subordinación nacional, acotó Morales Ojeda. (ACN).


ACN

 
ACN