0
Publicado el 10 Septiembre, 2020 por ACN en Salud
 
 

Uso de Biomodulina-T se ampliará a más grupos etarios

El uso de un inmunomodulador, incluido en el protocolo de tratamientos a personas con Covid-19, se extenderá a personas vulnerables mayores de 40 años.
Protege a los ancianos en Cuba la terapia preventiva contra la COVID-19.

Foto: cuba.cu

Autoridades sanitarias cubanas anunciaron hoy que extenderán a personas vulnerables mayores de 40 años el uso de un inmunomodulador, incluido en el protocolo de tratamientos a personas con Covid-19.

Se trata de la Biomodulina-T, fármaco que forma parte de los tratamientos de la enfermedad desde los primeros instantes de su llegada al país, y administrado a adultos mayores que se encuentran en hogares de ancianos, los centros psicopedagógicos, hospitales psiquiátricos, centros de aislamiento y de protección social.

Más de ocho mil personas mayores de 60 años recibieron el inyectable en dos dosis por seis semanas, y ahora en una segunda fase se extenderá a los mayores de 40 años, también hospitalizados en esas instituciones, explicó en el programa radiotelevisivo Mesa Redonda Consuelo Macías, directora del Instituto de Hematología e Inmunología.

El fármaco, que logra aumentar la producción, proliferación y activación de células de defensa, los denominados linfocitos T, es un extracto del timo (órgano principal del sistema linfático) bovino, indicado para estados de disfunción inmunológica, como las infecciones respiratorias repetitivas en el adulto mayor.

Desde la llegada de la Covid-19 con los primeros casos en marzo último, gobierno y autoridades sanitarias diseñaron un programa para su control y manejo que incluye el uso de varios productos de producción nacional.

La Biomodulina-T fue uno de ellos que se incorporó como preventivo, y otros como el interferón alfa 2B, ambos para reforzar el sistema inmunológico, sobre todo en adultos mayores, quienes constituyen los más vulnerables a esta enfermedad, diseminada ya como pandemia hace seis meses. (PL)


ACN

 
ACN