Desenfado, soltura y sapiencia
Foto. / radioflorida.icrt.cu
Desenfado, soltura y sapiencia
Foto. / radioflorida.icrt.cu

Desenfado, soltura y sapiencia

Varios años han pasado desde que un equipo Cuba de beisbol, sin importar la edad, jugara con el ímpetu de estos muchachos. Me atrevo a asegurar que no fueron pocos los que se engancharon por el camino a seguir el torneo, ilusionados a medida que la escuadra de las cuatro letras fue avanzando.

Los chicos lo hicieron muy bien. Más allá de la medalla de plata y la dura disputa en la final ante un megafavorito como Estados Unidos, que incluso nos superaba en lo referente al porte físico, sin contar la cantidad de juegos que efectúan cada año en ligas muy bien organizadas, nos tuvieron que vencer sudando la camiseta, en un desafío que no se decidió hasta el último out. De los nuestros debemos archivar la actitud siempre positiva y la excelente preparación con la que llegaron al certamen.

Aunque es cierto que siempre hay renglones que pueden pulirse, en Hermosillo vimos a un equipo capaz de rectificarse en medio del juego, con acertadas decisiones sobre la marcha, un mal que nos ha perseguido en incontables ocasiones en eventos internacionales últimamente, y hablamos sobre todo de equipos de mayores.

Tras la derrota ante los norteños 4-3 en el duelo final, cuando dejamos las bases llenas y la esperanza del oro en cada corazón antillano, me vino a la mente el esfuerzo, no solo del manager, Alexander Urquiola, quien merece todo nuestro respeto, sino también de los entrenadores que trabajaron desde edades tempranas con estos, todavía niños, especialmente si le preguntamos a sus padres. De hecho, son los progenitores la fuente fundamental del sacrificio, estoy seguro, para poder garantizar en tiempos tan difíciles como los que vivimos, la práctica de un deporte como el beisbol, que requiere para sus hijos tiempo, alimentos, recursos, presupuesto…

Así que no estaría completa esta felicitación si no hablamos de la familia cuando nos referimos a un elenco donde todos los integrantes de la plantilla son menores de 15 años. Por cierto, hemos mencionado mucho en estos espacios dedicados a nuestro pasatiempo nacional, declarado Patrimonio Cultural de la Nación, la importancia de garantizar en la base las condiciones idóneas, que van desde artículos materiales e instalaciones deportivas en buen estado, hasta la experiencia que pueden aportar los buenos entrenadores, para garantizar que esa semillita empiece a germinar en el tiempo preciso.

Al parecer, algunas cosas andan mejor de lo imaginado, aunque para nadie es un secreto que se trata de una categoría que adolece hasta en términos organizativos, por lo que habrá que seguir trabajando duro para limar las asperezas que siguen quedando. Ahora dichos motivos se refuerzan aún más con la causa de Hermosillo.

No obstante, me quedo con el desenfado, la soltura y la sapiencia de esos adolescentes que este verano le dieron clases a muchos de nuestros peloteros más experimentados de cómo se debe jugar pelota, empezando porque se trata precisamente de un juego, tal cual. Y en medio de esas pericias alcanzamos nada menos que la cuarta medalla de nuestra historia en estas lides, de plata como en 2012, pues en 2014 y 2016 levantamos el trofeo de campeones.

Mirarnos hoy en el brillo de esos rostros jóvenes, llenos de ansias por demostrar su calidad, es recordar también nuestro bello pasado, cercano aún, en el deporte de las bolas y los strikes. Cuando haya llovido un poco más, serán nuevamente ellos los portadores del gran nombre de nuestra Isla en el pecho, con mayores pretensiones, literalmente. Nos llevarán tras el sueño divino de la victoria, navegarán por otras ligas y alzarán trofeos en casa. Volveremos a saber de ellos. Toca entonces dar el seguimiento oportuno y garantizar todas las condiciones para un crecimiento seguro, certero. En esos atletas, aún en formación, se resguarda el preciado tesoro que asegura el futuro de la pelota cubana, y con ello la felicidad de todo un pueblo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te Recomendamos