Foto. / fifa.com
Foto. / fifa.com

Qatar 2022: Larga vida al Rey

Francia no creyó ni en historias pasadas ni en su rival, y en su debut goleó a la selección de Australia por cuatro a uno


Francia llegó a su cita en Qatar plagada de bajas importantes. Con las lesiones de Pogba, Kanté y el actual poseedor del Balón de Oro, Karim Benzema, prensa especializada y aficionados se tornaban un poco apocalípticos con el paso en el torneo mundialista de la actual campeona. Sin embargo, ya lo dice el refrán: de casta le viene al galgo; y las nuevas caras en la selección gala se encargaron de mantener el linaje y la etiqueta de favoritos pre-competencia.

Kylian Mbappe (a la derecha) de nuevo fue referente con la selección francesa. / fifa.com

En una jornada enmarcada por la sorpresiva derrota de Argentina por Arabia Saudita (2-1) y una sequía de goles tras dos ¿aburridos? empates a cero, Francia saltaba a la grama del Al Janoub en su debut contra la,modesta pero osada selección de Australia. Allí, Rabiot, Olivier Giroud (por partida doble) y el astro Kylian Mbappe se encargarían de danzar con sus piernas para hacer llover los goles en la portería y darle los tres puntos a su selección con un marcador de 4 x 1.

Desde la cita de Sudáfrica 2010, el equipo campeón del mundo en ejercicio no debutaba con victoria y, más allá, nunca ha logrado sobrepasar la fase de grupos. Equipos como Alemania, Italia y España han sido víctimas de una maldición que parece haberse apoderado de las canchas futboleras.

En medio de este panorama, a los nueve minutos de partido viejos fantasmas del pasado aparecieron en el césped catarí, cuando Mathew Leckie mandaba un centro al área francesa que sería encontrado y anotado por Craig Goodwin, poniendo delante a los australianos. Para colmo de males y desgracias, tras la acción, el lateral francés Lucas Hernández se suma al nada pequeño hospital francés tras sufrir una lesión.

Con el gol (el más rápido en la historia australiana en Copas del Mundo), la hinchada francesa reflexionaba sobre su equipo, una vez más. El pasado no les era muy alentador: venían de ser eliminados por Suiza en octavos de final, hace un año, en la Eurocopa. En la Liga de las Naciones tampoco había mucho consuelo: un solo triunfo en seis salidas. Así pasaban los minutos y Australia (un rival enfrentado y vencido con mucho trabajo hace cuatro años) seguía dominando y generando peligro.

Sin embargo, no todos los días David vence a Goliath y los galos se fueron sacudiendo de la modorra inicial. Ya en el minuto 27 el asedio francés rendía sus frutos, cuando tras un centro de Theo Hernández, Adrien Rabiot de cabeza empujaba el balón al fondo de las redes para romper la resistencia de los australianos y poner el empate a uno en la pizarra.

Poco después, Rabiot, dueño y señor del mediocampo francés en la jornada de este martes, volvió a hacer de las suyas. Corría el 32 minuto del partido, cuando tras una mala salida desde la zaga rival, el jugador de la Juventus, previa recuperación de balón de Kylian Mbappe y un buen pase, dejó solo frente a la portería a Olivier Giroud, quien marcó el gol de la remontada. De esta manera, el delantero anotó en una justa mundialista,  luego de haber dejado su cuenta en cero hace cuatro años en Rusia.

Francia siguió con su tormenta, aunque el grito de gol seguía atorado en las gargantas de sus fanáticos. A todas estas, los Socceroos seguían buscando el empate y un cabezazo de Jackson Irvine al palo del arco de Hugo Lloris casi lo concretaba. Sin embargo, todo era cuestión de tiempo para que llegase la segunda goleada en el actual campeonato.

Francia, con buen juego, supo vencer y golear a una osada Australia. / https://sport.optus.com.au

Ya en la segunda parte, con otros dos goles, de Mbappe y Giroud en ese orden, los franceses se encargaron de asegurar el encuentro y eliminar cualquier tipo de ascua luego del incendio inicial. Algo curioso es que Giroud, con el segundo tanto de la noche, acabó igualando el récord de máximo goleador histórico de su selección. Ahora comparte, por poco tiempo, dicho galardón con Thierry Henry, ambos con 51.

Pero la noche árabe no solo se engalanó con goles, sino que también se adornó de récords. Más allá de los dos ya mencionados, hubo un tercero. Con su anotación de hoy, Kylian Mbappé se ha convirtió en el jugador que más rápido ha alcanzado los cinco goles con Francia en el Mundial (23 años y 11 meses), superando el récord de Just Fontaine en 1958 (24 años y 9 meses).

Con el silbatazo final del sudafricano Victor Miguel de Freitas, Les Bleus habían recuperado por entero los vaticinios de favorito a sumar la tercera estrella a su chamarreta. Desde que Brasil lo hiciera en 1958 y 1962, ninguna otra selección ha podido alzar el título dos veces seguidas. ¿Acaso 60 años no son ya mucho tiempo? Solo el tiempo lo dirá. De momento, el rey tiene larga vida y no cree en maldiciones…

Comparte en redes sociales:

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te Recomendamos