Voleibol, el regreso que nos puso a soñar.
/ thespike.kr
Voleibol, el regreso que nos puso a soñar.
/ thespike.kr

Voleibol, el regreso que nos puso a soñar

No vamos a ilusionarnos, pero el título de los voleibolistas cubanos en la Copa Challenger (del 27 al 31 de julio de 2022), que por primera vez nos clasificó a la próxima Liga de Naciones, en 2023, nos devolvió el añorado sitio que habíamos perdido durante años; la Copa concentra desde 2018 a la élite a nivel de selecciones nacionales y es considerado el más importante del planeta.

El deporte cubano de la malla alta fue pionero en contrataciones de atletas en el exterior. Situación que ha ido creciendo, al punto que en la temporada 2021-22 se llegó a la cifra récord de 36 fichados entre ambos sexos. Tras un largo camino recorrido, podemos empezar a ver la luz al final del túnel.

Durante varios años cedimos ante la posibilidad de contar con muchos atletas que a título personal se habían contratado fuera del país. Sin embargo, afortunadamente el consenso se dio y el voleibol, como otros deportes colectivos, hizo hincapié en la lógica, y se empiezan a ver los resultados.

Esa visión de futuro hoy ha hecho crecer a una generación aún joven, que ya pudo saborear las mieles de la victoria, y a los aficionados nos ha hecho revivir momentos todavía más dulces, como aquel bronce olímpico en el ya lejano Montreal 1976.

Mas, en estos nuevos mares de talento no podemos predecir que nadaremos como peces, aunque compartir con los “tiburones” del deporte de los remates ya constituye motivo de celebración a gran escala.

Además, recordemos el panorama desolador de los últimos años para los deportes colectivos en nuestro país. Basta rememorar que en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 solo contamos con una pareja en el vóley de playa rama femenina.

El camino

Voleibol, el regreso que nos puso a soñar.
Así celebraron los cubanos en Seúl. / thespike.kr

Regresemos al presente. Cuba doblegó a Turquía en cuatro sets (25-17, 23-25, 25-20, 25-20) durante la final de la Copa Challenger de Voleibol 2022, con sede en Seúl, Corea del Sur, y esa victoria nos dio el cupo para la próxima lid mundial.

Antes, los discípulos de Nicolás Vives habían barrido a Chile y República Checa, por lo que acumularon nueve parciales a favor y solo uno en contra.

Al cierre de esta edición de BOHEMIA aún restaban otros eventos de nivel en el año (XV Copa Panamericana de Voleibol de Quebec, Canadá, del 7 al 15 de agosto; y campeonato mundial en Eslovenia y Polonia, del 26 de agosto al 11 de septiembre, vitales para la unificación de una escuadra que se vio muy motivada y aparentó encontrarse en condiciones de poder enfrentar retos mayores, aunque aún tiene aspectos que mejorar, como la recepción, nuestro talón de Aquiles desde hace algún tiempo.

De cualquier modo, aboguemos por un futuro prometedor en un deporte sumamente entretenido y que cuenta con muchos seguidores en Cuba. Imposible olvidar aquella Ciudad Deportiva en los tiempos divinos de la Liga Mundial, competencia en la que fuimos campeones en 1998, además de cinco platas y tres bronces. Y mucho menos pasar por alto que entre nuestros tesoros más cotizados del deporte, conservamos con orgullo lo conseguido en la rama femenina de esta disciplina por las multipremiadas Morenas del Caribe, únicas en ganar tres cetros consecutivos bajo los cinco aros (Barcelona 1992, Atlanta 1996 y Sydney 2000).

Repito, sin ilusionarnos, pero el regreso a la élite ya es suficiente para armar una fiesta.

Comparte en redes sociales:

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te Recomendamos