Embates de la inflación

El incremento de los precios continúa su embestida, aguijoneado por los daños sufridos en la agricultura tras el paso del huracán Ian. Más de 20 000 hectáreas resultaron afectadas, principalmente en cultivos como el plátano y la yuca, en las provincias de Pinar del Río, Artemisa, y Mayabeque. En Vueltabajo, además, la furia del viento arrasó con buena parte de los techos de las naves avícolas, y se perdieron miles de gallinas ponedoras y crías recién nacidas.

De manera inmediata, la inflación vuelve a enseñar sus garras. En la capital, los comercializadores privados suben el valor de un plátano, cualquiera sea su variedad, a 10 pesos; la libra de yuca, más de 30; el tomate, de 200 para arriba. Un aguacate a 100. Frijoles y carne de cerdo, igual por las nubes. ¿A dónde iremos a parar?

Los coletazos de Ian provocaron muchos más estragos en el macizo tabacalero de San Juan y Martínez, San Luis, Pinar del Río, y Consolación del Sur. Volaron más de 10 000 casas de cura y 27 000 canteros de semillas. Ante tales pérdidas, es de prever afectaciones en la producción con destino al mercado interno y al externo.

Por tanto, a río revuelto, ganancia de revendedores…ya comenzaron a dispararse los precios del cigarro y el tabaco en la red minorista “callejera”. A la par, el país dispondrá de menos ingresos en divisas por uno de sus principales rubros exportables.

En tal escenario, las tensiones inflacionarias puertas adentro continúan en ascenso. A las adversidades climatológicas se une el hecho palpable de que el mercado cambiario, implementado desde el 23 de agosto del año en curso, no ha logrado detener el desbocado incremento del precio de las monedas extranjeras, en particular, dólares estadounidenses y euros, en el mercado informal.

En un comentario publicado en BOHEMIA, advertíamos sobre las peligrosas asimetrías que fijan las distintas tasas de cambio y los ingresos provenientes del trabajo, si bien veíamos en el retoñar del mercado cambiario una luz al final del túnel. Sin embargo, la realidad es inobjetable, el canje informal supera ya el 1 por 200.

Al indagar sobre las causas de las pérdidas empresariales, en otro reportaje, pudimos constatar las torceduras con los precios, las cuales se arrastran por décadas dentro de la economía cubana, y nos alejan de alcanzar la imprescindible soberanía financiera y la convertibilidad de la moneda nacional.

A diferencia de los embates temporales de Ian, Cuba está bajo el ojo de otro huracán mucho más destructivo: la inflación. Atizada -desde lo externo – por el irracional bloqueo del gobierno norteamericano, y la recesión mundial a causa de la pandemia; y –desde lo interno – por distorsiones estructurales que urge agitar de raíz, con rachas de viento superiores a la categoría 5, de la escala Saffir-Simpson.

Mientras eso no suceda, seguirán los especuladores medrando a su antojo, en céntricos lugares de la urbe y a plena luz del día, ofertando “pan caliente”: el cartón de huevo en 1 600 pesos. Como si estos fueran de la gallina de oro.

Comparte en redes sociales:

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

3 comentarios

  1. La inflación es un fenómeno mundial, pero se mueve dentro de ciertos límites, al menos en economías de mercado mejor estructuradas.
    En Cuba no tiene control alguno, toda vez que no se regula el límite ganancial y esto regula una especulación monstruosa, que a su vez hace crecer el sentimiento yoista en la sociedad, muy lejos de los valores éticos y morales de una sociedad socialista como nos la dieron Fidel y Marti..
    Creo y he manifestado más de una vez, que hasta que no se tope el margen ganancial, se busquen verdaderos revolucionarios para los puestos claves (y no «piquitos de oro»), y se exija con verdadero rigor la responsabilidad personal de cada quién por sus acciones, las buenas y las malas, seguiremos desgastándonos en medidas y contra medidas que nadie hace cumplir. Solo de esa forma, con rigor y disciplina podremos empezar a caminar, lentos pero seguros, hacia una recuperación de una sociedad justa y equitativa, como la que sonó Fidel. De otea forma no podemos y solo alimentamos a la gusanera interna y externa.

  2. EN MI OPINION HAY UN PROBLEMA FUNDAMENTAL QUE PUEDE DAR AL TRASTE CON LO LOGRADO POR LA REVOLUCION Y ES:

    FALTA DE CONTROL EN TODOS Y CADA UNO DE LOS NIVELES DE DIRECCION, QUE SE REFLEJA EN LOS SIGUIENTES EJEMPLOS:

    *.- Existe indisciplina tecnológica que afecta procesos y que va desde el pan bajo de peso que afecta diariamente a la población hasta la calidad de productos terminados.

    *.- Permitir que existan TCP que se dedican a revender productos que el Estado comercializa (ejemplo: cerveza, ron) a precios excesivos u otros productos sin una ficha técnica que lo avale y que va hasta la violación de precios que han sido topados por las instancias correspondientes y que no son, o son insuficientemente controlados. Si no es así, ¿cómo se explica la actual (y necesaria y muy importante) operación contra las panaderías? O sea, ¿ por qué no se hizo antes? ¿Quién respondía por esto en el superior nivel de dirección?

    *.- Falta de seguimiento operativo y por muestra, al control de los ingresos de los TCP, que permita verificar si están reportando cantidades razonables en sus ingresos, o si por el contrario reportan menos ingresos para pagar menos impuestos. Tampoco existe un control sistemático para verificar la legalidad de la procedencia de sus insumos.

    *.- No existe supervisión y control (por muestra) por el MINCIN de lo que en las bodegas se despacha mensualmente a la población y se sabe que esta es otra fuente de ingresos ilícitos de parte del personal que labora en las mismas. Y no hay de otra, si se quiere una solución, hay que comprobar (aunque existan pocos medios técnicos) el peso correcto de lo que se vende. Debe tenerse en cuenta además que parte de lo que se roba aquí es una fuente para negocios particulares vinculados a la gastronomía (arroz, aceite, etc).

    *.- Legislación que no se aplica adecuadamente. Pongo ejemplo: Se ponen multas a los panaderos y directivos de estas esferas que venden diariamente el pan bajo de peso a la población y no se les separa de forma definitiva del puesto de trabajo y del sector y para estar claros, le están robando diariamente al pueblo. Y lo peor es que no hay seguimiento y un personal sancionado en un lugar, tiempo después reaparece en otro haciendo exactamente lo mismo. No existe el temor a perder de forma definitiva el trabajo, por robar y estafar a la población.

    *.- Boteros cobrando importes excesivos para la transportación en sus carros particulares, o arrendados y no en todos los casos con la Licencia sino que boteando ¨por la libre¨ y el MITRANS no controla esto.

    ESA SITUACION REAL GENERA UN MALESTAR CONSTANTE EN LA POBLACION Y CON RELACION A NUESTRA JUVENTUD, ES EL PEOR ADVERSARIO QUE TENEMOS EN LA LUCHA IDEOLOGICA QUE AFRONTAMOS DIARIAMENTE CONTRA EL VECINO DE ENFRENTE.

  3. La realidad es que unos de los mayores problemas que tenemos con la inflación es la liberación de los precios, esto ha traido consigo un descontento popular enorme a lo largo y ancho del país.¿ Cómo es posible que el boniato, la yuca, el tomate tenga un precio en un lugar y en otro tenga otro?, demostrado está desde hace años las cartas tecnológicas para cada cultivo, que presenta los gastos que se incurren para producir una hectarea de determinado cultivo para seguir con el ejemplo anterior de ahí después viene la comercialización que incluye el transporte entre otros aseguramientos, entonces¿ cómo es posible que yo lo venda a un precio y usted a otro?, o que nos pongamos de acuerdo usted y yo para vender a un determinado precio.Lo peor que se ha hecho aquí en materia de precio es dejar que cada institución particular o no formen su precio porque dentro de él se esconden las ineficiencias, el poco análisis, el inescrúpulo etc. Los precios en una sociedad como la nuestra siempre los ha puesto el estado que es el que tiene personal calificado para analizar el comportamiento de los bienes y servcios, lo que cuesta producir determinado producto y después fija un precio. Los gobiernos locales no tienen la preparación adecuada para analizar una variable tan compleja como lo es el precio, los inspectores que van a hacer si no saben nada de precios, ni si está bien o mal el que tiene un determinado establecimiento,¿ Cómo van a poner multa si no saben donde está la irregularidad?, la policía no sabe nada ni de las leyes que tiene, es feo decirlo pero carecen de preparación, no saben diferenciar entre lo que viola tus derechos y lo que no, ¿ Cómo te van a defender?. ¿Quién entonces puede medir que el precio en un determinado establecimiento esté bien o mal?. Los que más sufrimos este desorden somos los de a pié, los humildes, los trabajadores estatales, mientras tanto la brecha social entre ricos y pobres crece cada día más y los pobres por y para los que se hizo esta Revolución nos decepcionamos más y perdemos más confianza. Esta Revolución no la están destruyendo los yanquis: La estamos destruyendo nosotros mismos. Gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te Recomendamos