Arroz: ¿lo conoces tanto como lo amas?
Foto. / escambray.cu
Arroz: ¿lo conoces tanto como lo amas?
Foto. / escambray.cu

Arroz: ¿lo conoces tanto como lo amas?

Este cereal constituye la base de la dieta de casi la mitad de la población mundial: es el segundo más producido a nivel global; el primero es el maíz y el tercero, el trigo.​​


Siempre ha llamado mi atención la belleza del paisaje natural en el trayecto entre las occidentales provincia de La Habana y Pinar del Río. En ocasiones, ese panorama se ve marcado por húmedas y verdes extensiones, sobre las cuales permanecen encorvadas figuras que parecen ser parte del entorno, en una acción sin fin. Son los campesinos, sembrando arroz.

Esta es una de las formas de plantar las posturas, pero se cuenta también con el proceso mecanizado, sobre todo en el sector estatal, aunque una buena parte de las producciones anuales  se logran en las cooperativas. De ahí que no sea un desatino pensar en que a la acción de degustar un buen plato de arroz con frijoles, le ha antecedido un trabajo intenso.

El fruto de esta gramínea constituye la base de la dieta de casi la mitad de la población mundial: el segundo cereal más producido a nivel global; el primero es el maíz y el tercero, el trigo.​​

Arroz: ¿lo conoces tanto como lo amas?
Los campesinos plantan y atienden el cultivo de arroz en áreas anegadas. / granma.cu

¿A cuántos de los encargados de preparar el menú del día les ha sucedido que, sin  arroz, sienten que no tienen “comida, porque en casa, si falta el arroz, la gente no se llena”? Lo cierto es que Cuba no puede faltar, aun cuando el resto de los alimentos garanticen una dieta balanceada.

Es innegable que a las carencias actuales no escapa el arroz, y por más que se ahorre el de la canasta básica, en muchos hogares hay que “salir a buscarlo para llegar a fin de mes”, sin olvidar cuánto se ha disparado el precio.

Desde el punto de vista nutricional, este cereal es rico en vitaminas del complejo B —ácido fólico, tiamina, riboflavina y niacina—, vitamina E, selenio y zinc. Según el sitio Nutrición para vivir mejor, la afirmación de que “el arroz engorda es un mito; esto solamente pasa si es consumido de forma excesiva, como sucede con cualquier otro alimento”.

Detalles

  • Hay dos tipos de arroz: de grano largo y grano redondo. Son los mejores; el primero, para poner a la mesa un arroz desgranado, y el segundo, asopado.
  • Está también el grano entero y el grano partido. Cuando a vayas la bodega por el de la canasta básica, observa que en la parte delantera del saco indica cuál es el porcentaje de granos partidos; puede ser entre un 5, un 15 hasta un 25. El primero, indudablemente, es el mejor.

La receta

Volvemos a la maestra, a Nitza Villapol; en la página 45 de su libro Cocina al minuto —Editorial ORBE, 1980— aparece la receta de arroz con especias, una forma de cambiar la presentación y el sabor del alimento número uno de la cocina cubana. Aquí está:

Arroz con especias

Arroz: ¿lo conoces tanto como lo amas?
Arroz con especias. / recetasgratis.net

Ingredientes:

3 cucharadas de grasa

1 libra de arroz

3 tazas de agua

1 cucharada de sal

½ cucharadita de orégano molido

1 hoja de laurel

1 cucharadita de comino

1 cucharada de cúrcuma rallada

¼ cucharadita de pimienta molida

Preparación:

Calienta la grasa y sofríe en ella el arroz, revolviéndolo constantemente, hasta que se vea doradito; mientras, pon a calentar el agua con la sal en jarro. Cuando esté dorado agrega el agua con sal y las especias, tápalo y déjalo cocinar a fuego mediano hasta que se seque, y a fuego mediano de la misma manera que cocinas habitualmente el arroz. Adórnalo con una ramita de perejil y sírvelo con picadillo o con perritos preparados con cebollino, y ensalada.

¿Sabes calentar el arroz?

Hay muchas maneras de hacerlo, sobre todo ahora, en que el horno de microondas y la olla arrocera lo agilizan todo. También puedes probar con las formas tradicionales:

A fuego lento: Salpícalo si está un poco duro, tápalo bien y ponlo a la candela entre cinco y ocho minutos.

Al baño de María: Coloca la cazuela, bien tapada, dentro de otra con agua hirviendo y déjala unos 15 minutos.

En el horno: Salpica el arroz, tápalo y déjalo en el horno a temperatura moderada (350 °F, equivalente a 175°C), aproximadamente, de 20 a 25 minutos –En la sartén: Puedes calentarlo con otros ingredientes, al estilo del arroz frito o salteado

Comparte en redes sociales:

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te Recomendamos