Foto. / herbazest.com
Foto. / herbazest.com

Con tomates, mil manjares

Cuando empiezan a arribar a los agromercados, las personas encargadas de confeccionar el menú en los hogares sienten un gran alivio, por las posibilidades que ofrece para variar los platos a elaborar para la familia. Una fruta o verdura que permite hacer maravillas. Varias recetas hoy


En la relación de productos con mayor presencia en los agromercados, no abordados en esta sección, estaba pendiente el tomate. Es cierto que sus precios –fluctuantes- muchas veces andan muy por encima de la calidad de la oferta, pero hoy se trata de ver que esta fruta –también verdura-, es muy versátil.

Si de repente hace falta una salsa para croquetas, hamburguesas, medallones o pastas…, ahí está el tomate, tan transformable –aunque sin perder su sabor original- que se funde perfectamente con cualquier condimento o yerba aromática. La frase popular “con tomate, mil manjares”, tiene un fundamento basado en la experiencia culinaria.

Tanta fuerza tiene que inspiró al cantante, compositor, productor discográfico español y editor de músico Antonino Martínez Ortega, conocido artísticamente como Paco Ortega, a crear la Canción del tomate, de gran aceptación en el público al que va dirigido: los niños

Dicen que el tomate tiene/ muchísimas vitaminas/dicen que el tomate sirve/ para mucho en la cocina/ y como es muy baratito/ yo me lo voy a comprar/ un kilo de tomatitos/ para comer y cenar.

Luego de referirse a sus diversas propiedades y los alimentos con los cuales se puede combinar, dice: Viva el arroz con tomate/ las sardinas en tomate…/…tómate el tomate/tómate el tomate/ tómate el tomate, ya…

Una vez más se demuestra la gran interrelación de la culinaria con el resto de las artes, en este caso, la poesía y la música.

Si no fuera un fruto de estación, por nuestro clima, en Cuba pasaríamos todo el año colocando en la mesa la ensalada de tomates, lo mismo sola –y bien aliñada, por supuesto- que mixta, con col, habichuelas, pimientos, cebolla, zanahoria, remolacha o cualquier otra verdura.

¿Cuántos han sucumbido ante la tentación de un arroz blanco bien desgranado, dos huevos fritos y una ensalada de tomates? Muchos, porque es una comida sencilla, pero deliciosa.

Salud y belleza

El tomate tiene cada vez más demanda como producto de belleza. / nuevamujer.com

Fruto de la planta Solanum lycopersicum, es originario de los bajos Andes –desde Venezuela hasta Argentina, pasando por Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia y Chile-, aunque varios autores aseguran que en épocas prehispánicas era cultivado por los aztecas en México.

Entre las ventajas de su consumo está la de proteger la vista, por su elevada concentración de vitamina A; mejorar la circulación sanguínea, favorecer la digestión y evitar el estreñimiento, a lo cual contribuye su cantidad de fibras.

También es diurético, por la presencia del becaroteno. Rico en calcio, hierro, magnesio zinc, sodio potasio, fósforo; Además de la del tipo A, es abundante en vitaminas C, B1, B2, B5 y B6, E, por lo que contribuye a proteger la piel

Se puede consumir diariamente, a menos que se sufra de insuficiencia renal o de diabetes, este último por la presencia del potasio. No es muy recomendable comerlo verde, debido a la presencia de una sustancia llamada solanina, que es tóxica para el cuerpo.

Las mismas cualidades, que lo hacen beneficioso para la salud, posibilitan que sea muy demandado en la fabricación de productos de belleza. Por ejemplo, mezclado con miel es recomendable para la limpieza del cutis.

De igual forma, el tomate bien maduro, tanto licuado como combinado con huevo y aceites vegetales, es excelente para el tratamiento del cabello, porque contribuye a su salud, lo suaviza, aumenta su brillo natural y lo ayuda a crecer más rápidamente.

Algunas recetas

Ensalada de tomates y pimientos asados. / recetasgratis.net

De tomates hay tantas recetas que alcanzarían para editar una buena cantidad de libros, puesto que no solo existen formulaciones con esta fruta, sino que se le encuentra en otras, como uno de los ingredientes principales.

Las sugerencias de hoy son ensalada de tomates y pimientos, tomates verdes encurtidos, jugo y mermelada. En algunas, las proporciones (más o menos) las establece usted, en dependencia de la disponibilidad de ingredientes. Sabemos que en estos momentos no se cuenta con las mismas cantidades de recursos de otros momentos y es preciso proponer lo que en realidad se puede hacer.

Ensalada de tomates y pimientos asados

Ingredientes:

2 tomates maduros grandes

1 pimiento maduro asado y cortado en tiras

½ cucharadita de sal

2 cucharadas de vinagre

Preparación:

Lave los tomates sobre una fuente de regular tamaño, córtelos en ruedas; agregue el pimiento cortado en tiras, la sal y el vinagre. Si desea, puede añadirle cebolla blanca cortada en tiras. Le proporciona un sabor más agradable. Si la prepara con antelación puede guardarla en el refrigerador hasta el momento de servirla.

Tomates verdes encurtidos

Tomates verdes encurtidos. / bonapeti.net

Ingredientes:

2½ libras de tomates verdes

¾ libra de cebolla

5 hojas de laurel

1 taza de vinagre

¼ taza de agua hervida

2 cucharaditas de azúcar

1 cucharadita de pimienta

Preparación:

Corte los tomates y las cebollas en ruedas. En un pomo de boca ancha coloque capas alternas de ruedas de tomate, cebolla y laurel. Mezcle los demás ingredientes y viértalos en el pomo. Guárdelo varios días en el refrigerador o nevera. Es un encurtido especialmente sabroso.

Jugo de tomate

Jugo de tomate. /okdiario.com

Preparación:

Lave los tomates, córtelos en pedazos chiquitos. Póngalos a cocinar a fuego lento hasta que estén blandos. Bátalos y páselos por un colador. Añádale sal, azúcar y pimienta a gusto. Puede servirlo frío.

Si desea conservarlo, déjelo calentar hasta el momento en que comience a hervir, pero sin dejar que hierva. Vierta el jugo caliente en pomos estériles que luego colocará en una cacerola, al baño de María, por cinco minutos. Pasado ese tiempo ponga a refrescar los pomos, añadiendo, poco a poco, cantidades de agua fresca al agua del baño de María.

Mermelada de tomate

Mermelada de tomate. / divinacocina.es

Preparación:

Lave los tomates bien maduros, córtelos en pedazos y póngalos a cocinar hasta que estén blandos. Bátalos y páselos por un colador. Mida la pulpa y añádale igual cantidad de azúcar y algunas gotas de limón. Póngala a cocinar hasta que esté espeso y se vea el fondo de la cazuela. No revuelva, muévala con una cuchara de madera de un lado al otro. Viértala caliente en pomos esterilizados.

Comparte en redes sociales:

Un comentario

  1. A la mermelada y al dulce de tomate hay un detalle que los vuelve cosas del otro mundo: agregar una estrellita de anís, hágalo y me recordará, mi madre me lo enseñó…
    Gracias por sus recetas, muy sabrosas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te Recomendamos